Entre la acefalía y la incertidumbre

640
0
Compartir:

Como siempre, la aviación general es la más afectada.

Poco a poco se confirman algunos de los datos que llegan a nuestra redacción o vamos recogiendo de actores de la aviación civil y que compartimos con nuestros lectores al establecer un cierto grado de verosimilitud.

Como se recordará dijimos que las primeras designaciones serían cuasi interinatos. Estos podrían seguir más allá de abril si en los próximos 90 días se observa gestión en cada uno de los puestos claves.

Desde nuestra perspectiva, dos son los puestos más sensibles de la aviación civil: la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y la Empresa Argentina de Navegación Aérea. Los otros dos, el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) y la Junta de Investigación de Accidentes de la Aviación Civil (JIAAC) son importantes pero de incidencia operativa menos inmediata. Y en ARSA, ya está todo jugado y en marcha. Como dijimos, de allí podrían surgir políticas, pero nada que cambie demasiado el esquema actual. Volveremos sobre el tema más adelante.

Los nombres que han circulado hasta ahora no generan entusiasmo en la comunidad aeronáutica, más bien sucede lo contrario.

La ANAC está virtualmente parada desde que Tomás Insausti renunció semanas antes de la llegada de la administración Fernández. Casi todos los trámites están parados por su prematura decisión de eyectarse. Es un poco difícil de entender por qué, con la antelación que hubo entre las elecciones nacionales y la asunción –por no decir desde las PASO–, no se pudo organizar un desembarco prolijo y tranquilizador. Otra vez la aviación general no parece importar. Las líneas tienen su peso específico propio para que su actividad no se interrumpa.

Un consultor, conocedor de los vericuetos de la ANAC, nos decía con humor que la sensación de “tierra arrasada” en la aviación no tiene vinculación con la gestión anterior sino con la desaparición de funcionarios que entre fiestas de fin de año, licencias y acefalía (huida de Insausti), han dejado el edificio de Azopardo y Garay casi desierto y sin decisiones. “Siempre está la buena voluntad de algún jefe, inspector y/o técnico que no te deja abandonado o te firma algo como gauchada, pero ¿cuál va a ser la validez respecto de un vencimiento de CETA o CESA? Hay empresas que están en tierra por este tema”, afirmó.

En EANA, a pesar de todos los nombres que se barajaron oficial u “operacionalmente”, la cosa está mejor, allí sigue al frente el Ing. Gabriel Giannotti. Es raro, pero a pesar de que por las oficinas de EANA pasó gente “bendecida” por Transporte para evaluar la situación, no hay nada totalmente firme sobre quién será nombrado al frente de la empresa. Incluso algunos arriesgan que la gestión está tan ordenada allí –sobre todo en contraste con lo realizado por Rodriguez Grellet– que se estaría evaluando una continuidad. Difícil: la tolerancia y continuidad sería un hito histórico para una gestión peronista.

Confirmamos también la información de que Transporte tendría órdenes de no variar un ápice el rumbo trazado por Guillermo Dietrich en materia aerocomercial. Los gobernadores no cederían las conexiones aéreas tal como la tienen hoy día.

Por otra parte, los Airbus A340 han comenzado a dejar la Argentina sin que se escucharan gritos o groserías en la calle Lezica. ARSA sigue con lo dispuesto anteriormente.

En cuanto a los recursos que necesitarían las aerolíneas “de bandera” debemos confesar que fuimos criticados por estimar la cifra de necesidades financieras para 2020 en 450 millones de dólares ya que serían 600, sin embargo, Economía dijo que se deberá considerar una cifra sensiblemente menor a la que calculamos nosotros. Dicho de otra manera: menos plata y más ajuste.

En cuanto a la JIAAC, debemos decir que el equipo de la calle Belgrano no habría disfrutado el brindis de fin de año en que se confirmó que Pamela Suárez continuará al frente del organismo. Curioso, siempre consideramos que allí había un grupo consolidado y cohesionado. Nunca se sabe. Igual consideramos que la gestión de la contadora Suárez ha sido correcta. Hay que recordar que por ley es posible que la JIAAC se transforme en un ente mayor que investigaría todos los accidentes del transporte.

aeromarket.com.ar

Compartir: