“Faltan pilotos, pero yo no logro conseguir trabajo”

80
0
Compartir:

Paradoja de los jóvenes que quieren acceder a un trabajo • Por Luis Alberto Franco
Aeromarket.com.ar

Publicado el Ago 9, 2022

En todas partes están faltando pilotos, pero hay jóvenes que no son admitidos en las aerolíneas. Uno de ellos, un argentino que reside en España, trabaja como personal de tierra de una low cost, pero no ha logrado ingresar a la compañía como piloto, ni a otras aerolíneas que dicen estar complicadas por la faltante de profesionales. “Tal vez me falta experiencia, pero ni siquiera he podido llegar al simulador para que vean cuán formado estoy. También he presentado mi curriculum en empresas más pequeñas pero aún no me han llamado”, dice el novel piloto argentino que tiene cientos de horas de instrucción.

En los Estados Unidos están facilitando la visa de residente a pilotos con experiencia porque la escasez de profesionales es una realidad de la pospandemia y del cambio en las actitudes laborales subsecuente, lo cual coincidió con la jubilación de los pilotos de la generación de baby boomers.

El problema de la falta de pilotos y otros profesionales de la aviación fue la causa de la crisis que provocó decenas de miles de cancelaciones y atrasos en los vuelos de un verano septentrional que va dando paso a un fresco otoño que emerge con problemas sindicales tanto en Europa como los Estados Unidos. Una cosa es consecuencia de la otra, todo está relacionado con el malestar de una sociedad que supuso que el bienestar y la estabilidad eran algo dado que no podía ser alterado por gérmenes o guerras.

En los Estados Unidos las aerolíneas buscan cubrir unos 12.000 puestos en sus cockpits en los próximos 12 meses, y sumar otros 9.000 pilotos para el 2024. Algunas compañías están buscando aviadores en otras latitudes y otras comenzaron a ser más elásticas en sus exigencias de experiencia.

En las últimas semanas todos pusieron un pie en el freno al conocerse que la economía de Estados Unidos sumó un tercer trimestre a una desaceleración con inflación, lo cual significa que el gran país de norte estaría entrando técnicamente en recesión. Esto llama a replantear todos los programas empresariales, sobre todo el de las aerolíneas que vienen de sufrir la peor crisis de su historia.

En un sentido la tormenta perfecta podría estar armándose en el horizonte. Las presiones sufridas en el verano por los pilotos ha producido reacciones sindicales y demandas puntuales que buscan mejoras salariales y reclamos por la seguridad operacional, lo cual es otro motivo de tensión.

Como ya se ha escrito en ARMKT, existe el proyecto de elevar la edad de retiro de los pilotos para que aquellos que así lo deseen se mantengan un tiempo más en servicio. Eso podría ser un pequeño alivio que no representaría mayores presiones inmediatas.

Otra forma de abordar el problema de la futura escasez de pilotos es la de formarlos in house. La experiencia de algunas aerolíneas como Lufthansa y Japan Airlines, que ya transitaron la experiencia de buscar jóvenes para capacitarlos como pilotos, es un antecedente válido para el mercado. United ha comenzado un programa para formar pilotos propios, o mejor dicho, tomó en sus manos un programa de Goodyear para establecer lo que llamó Aviate Academy. Delta, American Airlines y otras líneas también trabajan en esa dirección, pero todo lleva tiempo y recursos.

Lo que se prevé es que las compañías que más sufrirán la situación serán las regionales o más pequeñas, ya que tendrán mayores dificultades para cubrir los puestos que necesitan para seguir operando. La crisis también afectará a las corporaciones que tienen flotas de aviones para sus traslados, las empresas de taxi aéreo y las de servicios fractional.

Probablemente nuestro amigo en España encontrará trabajo de piloto en un futuro próximo si está dispuesto a esforzarse al mismo nivel que un profesional de cualquier carrera. Por ejemplo un médico, que se prepara durante más de 10 años para estar en condiciones de ser considerado un profesional formado.

Será muy interesante observar el mercado para ver cómo reacciona la creatividad empresaria para resolver los desafíos que se avecinan. Como siempre las mejores opciones están del lado de la libertad y no de las ocurrencias de los gobiernos.

Compartir: