Flybondi está usando un Boeing de LADE para cubrir la falta de tripulación por Covid

174
0
Compartir:

Política aerocomercial

La aerolínea estatal depende de la Fuerza Aérea. El acuerdo es por al menos 15 vuelos para no dejar varados unos 3.000 pasajeros y requirió de la aprobación de La Cámpora.

El Gobierno le está alquilando a la línea aérea Flybondi un servicio charter de tres vuelos diarios durante al menos toda esta semana. Es a raíz de que la aerolínea «low cost» quedó sin la cantidad de tripulaciones y personal de tierra necesario para operar sus propios vuelos, a raíz de los contagios por Covid.

El acuerdo fue realizado, en lo formal, entre Flybondi y el Ministerio de Defensa. La cartera que encabeza Jorge Taiana emitió el martes un comunicado en el cual señaló que, «por requerimiento del ministerio de Turismo y Deporte», la Fuerza Aérea a través de LADE operará su avión Boeing 737-700 para Flybondi.

El cuarto avión de Flybondi, Boeing 737-800 NG matrícula LV-KAY, entró en servicio en noviembre. Ahora están por incorporar un quinto avión.

El contrato ya entró en vigencia: los pasajeros de Flybondi abordarán algunos de los llamativos aviones pintados de amarillo de la empresa «low cost», pero también se subirán al adusto Boeing 737 «Malvinas Argentinas», con 141 asientos, de la Fuerza Aérea.

«Desde el Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea se ha decidido poner a disposición su capacidad y recursos humanos a fin de evitar que miles de pasajeros queden sin posibilidad de llegar a sus destinos turísticos. Dicha acción se enmarca en la política de fomento para la cual fue creada la aerolínea estatal LADE», agregó el comunicado.

Fuentes del sector señalaron que esa «rueda de auxilio» le representa a Flybondi no dejar varados o con demoras a unos 3.000 pasajeros.

El acuerdo, además, contó con la venia de la agrupación La Cámpora, lo cual revela puertas adentro del Gobierno una diferencia no menor entre la agrupación que lidera Máximo Kirchner y los gremios aeronáuticos.

Desde hace poco más de un año cuando, a través del ORSNA, bloqueó la posibilidad de reabrir el aeropuerto de El Palomar, La Cámpora puso sobre la mesa su poder de fuego para manejar los resortes de la política aerocomercial. Desde entonces, negociaron tanto con Flybondi como JetSmart su mudanza a Ezeiza primero, y a Aeroparque más adelante. Y también «alentaron» a Flybondi para que llevara a mantenimiento a uno de sus aviones Boeing 737 a los talleres de Aerolíneas.

El Boeing 737-800 matrícula LV-HFR de Flybondi, en pleno «recorrido» de mantenimiento en el hangar de Aerolíneas.

Aunque nadie lo admitirá en voz alta, desde La Cámpora se están manejando una política que apunta a dar garantías a Aerolíneas para retener un 80% del mercado interno y el 20% restante para las «low cost».

Durante el gobierno de Macri, la participación de Aerolíneas en el mercado interno había pasado a ser poco menos del 70% (si bien había crecido en cantidad de pasajeros porque, a la vez, creció el mercado).

Los gremios aeronáuticos, en cambio, le reclaman al Gobierno medidas más duras para directamente erradicar a las «low cost» de la Argentina. Celebraron como un logro propio la publicación del Decreto 879 que le pone límites a las tarifas mínimas y máximas que pueden cobrar las aerolíneas en el mercado de cabotaje.

Los gremios, además, siguen pidiendo la eliminación de «sindicatos truchos» dentro de su sector: se trata de dos gremios, habilitados desde 2019 ante el Ministerio de Trabajo, que agrupan a la totalidad de los trabajadores de Flybondi y JetSmart. En total son casi 800 trabajadores que no están afiliados a los gremios aeronáuticos tradicionales.

El senador y ex presidente de Aerolíneas, Mariano Recalde, es quien maneja los resortes de este sector: en lo político, le responden de manera directa tanto el titular de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani (ex número dos de la empresa cuando Recalde era el presidente) como el vicepresidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional Aeroportuario (ORSNA), Fernando Muriel.

Mariano Recalde, senador nacional por CABA, durante la asunción de Máximo Kirchner como presidente del PJ Bonaerense. Foto Guillermo Rodriguez Adami

Hubo otro hecho similar de «auxilio» estatal a las «low cost» que pasó más desapercibido: fue cuando Aerolíneas Argentinas alquiló uno de sus aviones, con tripulación y servicio de rampas incluido, a la otra línea aérea «low cost» que opera en el país, JetSmart.

En aquella ocasión se trató de cinco vuelos, entre mediados de octubre y mediados de noviembre, que Aerolíneas realizó para transportar pasajeros de JetSmart entre Aeroparque y destinos como Tucumán, Iguazú y Posadas.

Fuente: clarin.com

Compartir: