Fuerzas de seguridad intentaron aplicar el protocolo antipiquetes y hubo incidentes

118
0
Compartir:

01/02/2024 BAE – Nota – Política – Pag. 14

Fuera del Congreso se registraron varias escaramuzas y no se liberó el tránsito en la zona.

Efectivos de Gendarmería, Prefectura y Policía Federal avanzaron en diversas ocasiones contra manifestantes de agrupaciones políticas de izquierda y de organizaciones sociales sobre la avenida Entre Ríos, frente al Congreso, con el objetivo de liberar la vía pública que habían ocupado como parte de la protesta contra los proyectos impulsados por el Gobierno.

El avance de los uniformados, incluso con carros hidrantes, se produjo en dos etapas en las últimas horas de la tarde, operativos en los cuales además hubo un detenido, un ciudadano chileno de unos 30 años, según informaron fuentes policiales.

Pese a las órdenes que recibieron las fuerzas de seguridad de desalojar las calles adyacentes al edificio parlamentario, en definitiva las arterias quedaron ocupadas tanto por los efectivos como por los manifestantes.

Inicialmente hubo un avance de gendarmes y policías sobre la multitud y se registraron escaramuzas entre ambos sectores en la pugna por los espacios, pero luego los ánimos se calmaron en medio de la movilización que se sostenía en una tarde donde la temperatura superaba los 35 grados.

Los activistas denunciaron ante la prensa haber recibido «palazos» y «gases» por parte de las fuerzas de seguridad que intentaban cumplir con el protocolo antipiquete dispuesto por el Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich.

Pero poco después, con la llegada de los prefectos, se reavivó la tensión y hubo un nuevo enfrentamiento en el que el líder del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, cayó y estuvo inerte en el asfalto durante varios minutos, hasta que se recuperó. El dirigente denunció que «Prefectura reprimió. Me arrastraron, me golpearon. Estábamos sentados en el piso con varios compañeros.

Nos sentamos para mostrar que era pacífico. A mí me pegaron patadas en la espalda, y me dejaron sin aire», dijo a la prensa luego de reincorporarse.

Además, el dirigente pidió un nuevo paro, como el realizado la semana pasada por la CGT, para oponerse a las políticas del Gobierno nacional.

La diputada del FIT Myriam Bregman, al enterarse del accionar de las fuerzas de seguridad, salió del recinto y se acercó a la protesta para señalar ante las cámaras de televisión que «Patricia Bullrich está montando un show para justificar la ley. Lo quieren tapar con esto».

«Es lamentable que tantos sectores se presten a este mamarracho, provocar y provocar. Montó una provocación afuera», apuntó Bregman, y añadió que la ministra «quiere ver palos, sangre y represión».

Entre los participantes de la protesta, en su mayoría militantes del Polo Obrero (PO), el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el MTR Teresa Vive y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), se encontraban Celeste Fierro y Patricio Del Corro, legisladores porteños del FIT-U.

«Nos gasearon, había periodistas de medios públicos e internacionales. Gasearon a todos y a los palazos. Tenemos derecho a manifestarnos.
Los delincuentes están adentro del Congreso», dijo Del Corro a la prensa respecto del uso de gases lacrimógenos.

Por su parte, el delegado de Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), Claudio Dellecarbonara, también cuesitonó el accionar de las fuerzas de seguridad en el lugar y calificó al operativo de «inconstitucional».

«Vamos a seguir en las calles.
Esta en riesgo el futuro de nuestros hijos y nuestros nietos. No te quedes en tu casa», señaló Dellecarbonara. Los manifestantes denunciaron ante la prensa haber recibido «palazos» y «gases». Bullrich está montando un show para justificar la ley. Lo quieren tapar con esto», dijo Bregman. Las protestas contra la ley ómnibus terminaron con enfrentamientos y un detenido (pérez re).

Compartir: