Isela Costantini: ‘La inflación es el principal incendio que debe apagar la Argentina’

189
0
Compartir:

11/05/2022 Clarin.com – Nota

Al frente del Grupo Financiero GST, también consideró que «no existe la posibilidad de incumplir las metas pactadas con el FMI. Hace cinco años Isela Costantini se puso al frente del holding financiero

Isela Costantini habla poco con la prensa. Después de su paso por Aerolíneas Argentinas, la que fuera señalada como una de las ejecutivas más influyentes del mundo, se puso al frente del Grupo Financiero GST y optó por el perfil bajo.
Cinco años después de su salida de la línea aérea de bandera, Costantini lidera un holding financiero en expansión. La última apuesta fue la compra de la operación de la aseguradora Met Life en Argentina, cuyo proceso de fusión e integración a la compañía que preside lleva más de seis meses. En diálogo con Clarín, Costantini analizó el potencial del negocio financiero dentro de una coyuntura díficil.

– Desembarcó en el Grupo ST en 2017. En aquel momento las proyecciones para la economía eran muy diferentes a las actuales. ¿Qué apuesta hace el grupo para seguir invirtiendo en la Argentina?- Los accionistas están en la economía real: concesionarias, campos, energía, petróleo… Pero cuando yo entré dije: yo hago una raya, arreglemos lo financiero, podemos trabajar el conjunto pero separemos para poder organizar bien. Ellos siguen con el interés de invertir en la Argentina. Lo que yo trato de hacer es organizar lo que es el crecimiento estructurado. Hay una combinación entre el ADN de los accionistas que quieren buscar la forma de crecer en el país y la tranquilidad de que hay un equipo que puede materializar esas ambiciones. A veces uno quiere hacer x cosa pero no encuentra quién lo ayude a empujar. La verdad que tenemos un equipo muy bien armado, que realmente puede tomar una empresa nueva, hacer todo el proceso de compra de una empresa, como puede integrar esa empresa dentro de la organización.

– Con respecto a las expectativas, ¿ve un apetito mayor de inversores internacionales por el país de cara a un nuevo escenario electoral?- Siempre va a haber un apetito para las oportunidades en países como la Argentina. El tema es quien quiere apostar en el largo plazo. Uno ve que a lo largo de la vida del país, los inversores extranjeros vienen en olas, pero el que quiera venir tiene que estar dispuesto a afrontar nuestros subes y bajas y en ese sentido es importante que vea que dentro de esos subes y bajas la curva puede mejorar. Es un país interesante en términos de volumen. No deja de serlo, pero tiene sus riesgos. El tema de la credibilidad y la expectativa de lo que va a pasar el año que viene con elecciones, no deja de ser un punto importante. Eso pesa en cualquier país, pasó en Chile, pasa en Colombia. La política en los países sigue muy relacionada todavía a la economía y a la política fiscal. De afuera, pueden venir inversores que conocen o que se pueden aliar con personas o que se asocien con quienes están acá y conocen el mercado y cómo manejarse en la Argentina. En en el banco y en nuestra SGR, el 45% de nuestros clientes son Pymes. No vemos tantos interesados de afuera en venir a invertir.

– ¿Qué necesitan las Pymes en este momento? ¿Ven que siga el rebote de la actividad del año pasado?- Necesitan financiamiento a medida. Nos convertimos un poco en consultores financieros. El que tiene la inversión hecha acá, no se puede ir, tiene que hacer que su negocio siga funcionando. Seguimos viendo un interés de seguir invirtiendo. Si vemos lo que es el mercado de capitales hemos crecido un montón de 2020 a 2021 y este año estamos creciendo mucho más. No sé cuánto le estamos robando al mercado, o si el mercado está creciendo en si. Pero no hemos visto una desaceleración en ese sentido.

– ¿Considera que el acuerdo con el Fondo Monetario logró despejar las expectativas para la economía?- Creo que si, como ser humano se necesita tener una esperanza para seguir construyendo. Cerrar el acuerdo fue muy importante, más allá de que haya sido bueno o no, pero decir “ya está” y ver cuál es el próximo paso. Y ahí viene la necesidad y la ambición y ver cómo seguimos. Creo que es un hito bisagra, porque si no se hubiera cerrado estaríamos hablando de otras medidas y de otra situación política, económica y social. Pero todavía hay una serie de cuestionamientos que vienen para llevar adelante la situación-¿En ese sentido ve que el Gobierno tiene la capacidad para cumplir con las metas trazadas?

– No sé si existe la opción de no cumplir con el Fondo. La pregunta es cómo nos podemos comprometer como sociedad, con todas las dificultades que tenemos. Al que está en la pobreza, no le importa el FMI, no le importa siquiera la inflación, le importa saber si mañana va a tener qué comer. Si hay inflación o no hay, no es su problema. En este escenario, cabe a los que pueden aportar pensar cómo se entrega lo que se necesita para que podamos seguir teniendo el terreno de la credibilidad despejado para construir todo lo que hay que construir.

– Y en ese punto, ¿le parece que la credibilidad puede verse afectada por las internas dentro del Gobierno?
Debería haber la vocación de unir posiciones. El que elige la política es porque tiene la vocación a lo público. Debería ser la vocación al otro, al que está afuera del Gobierno. Yo lo viví de adentro y la dinámica es muy compleja: hay intereses múltiples. Pero se necesita el liderazgo para que se trate de contener lo más posible. Es algo difícil. Tengo la teoría de que crisis siempre van a existir, en el país y en la vida personal de cada uno. Pero el secreto es que podamos tener un plan para que al inicio de una crisis sepamos cómo actuar. Es muy difícil ir apagando incendios por todos lados. No se apaga ningún incendio. El gran desafío es como dar un poco más de estabilidad

– ¿Cómo evalúa el liderazgo del Presidente y de su Ministro de Economía?
Creo que es fácil de opinar de afuera. Uno se pierde muchas cosas. Siento que se le dio mucho foco a la discusión con el Fondo. Hubo una urgencia tan grande en cerrar ese acuerdo que mirar cómo se va a gestionar o cuál era el plan económico no era la prioridad en el momento. Pero eso es lo que uno ve desde afuera. Más allá de las internas, del tiempo, lo que uno espera es un plan sobre cómo gestionar la economía.

– De todos los incendios que menciona, ¿Cuál le parece que es el más urgente?
La inflación, que es lo que lleva a un efecto dominó de lo que viene para atrás. Es lo más importante. Creo que hay cosas que se empiezan a transformar en endémicas: cuando uno ve una sociedad que está acostumbrada a la inflación y que no le hace ruido ver que tenemos una inflación del 50% 60%. Hay un tema nuestro que va más allá del Gobierno. Creo que con este nivel de inflación están todos perdidos sobre cuál es el nivel de precios correcto de las cosas.

– El negocio de Life, de seguros de vida y de retiro, tiene que ver con el largo plazo. ¿Cómo se desarrolla en un país de alta volatilidad como el nuestro?

El argentino se la pasa pensando en el dólar y cómo ahorro en dólares. Ahora estamos hablando también de criptos, muchos jóvenes se están yendo a la cripto. Pero nosotros desde el sector tenemos la necesidad de seguir trabajando en la concientización de otras formas de ahorro, como pueden ser un seguro de retiro o un seguro de vida con ahorro. Necesitamos hablar con los jóvenes para ayudarlos a entender que no sirve quedarse esperando la jubilación y que cuando llegue ese momento darse cuenta de que cuánto aportó no le sirve y que tenga otras formas de ir ahorrando para garantizarse que esa forma de vivir que tiene hoy la pueda tener cuando sean más grandes.

– ¿Es posible entonces ese cambio de conciencia?
Uno puede decir que si está preocupado por cómo paga las cuentas en el día a día, cómo va a pensar en el futuro. Pero cuando uno se da cuenta que esta es una coyuntura que se repite a lo largo de los años y las generaciones y lo escucha al padre, al abuelo que pasaron por los mismo… Tiene la oportunidad de hacer algo diferente y de invertir de una forma que garantice ese ahorro. Hoy cuando habla del acceso al dólar como forma de ahorro es mucho más restringido y más difícil que comprar una póliza y que yo en esa póliza pueda garantizar que pagándola por mes en pesos voy a tener asegurado algo. Hay opciones más fáciles que pensar en las mil alternativas para ganarle a la inflación.

– En este momento, ¿existen en el mercado de capitales opciones de mediano y largo plazo? ¿O todo está puesto en la deuda indexada?
En el banco trabajamos mucho con el corto plazo, pero en la gestora aparecen opciones más de mediano plazo. Hay herramientas. No es el país el que va dar las garantías de mediano y largo plazo. Pero hoy creo que con una amenaza de guerra mundial, hay tantas variables el largo plazo está puesto en duda en todos los países. Hoy hay más riesgos en ese largo plazo de los que había tres años atrás. Por ejemplo la pandemia, que nadie se imaginaba lo que podía llegar a generar en el corto plazo. Las definiciones de riesgo y las tranquilidades del largo plazo han cambiado.

Compartir: