La aviación agrícola genera 40.000 empleos indirectos en Argentina

387
0
Compartir:

Como un actor esencial para mantener viva la cadena de valor de uno de los sectores económicos clave del país, la actividad agroaérea fue una de las pocas ramas de la aviación argentina que se mantuvo funcionando en los casi tres meses que lleva de vigencia el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Es por eso que la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FeArCA) realizaron un estudio que tiene como objetivo divulgar el impacto que tiene la aviación agrícola en la capacidad de trabajo de Argentina, considerando su flota de 1.200 aviones, la tercera más grande del mundo después de las de Estados Unidos y Brasil.

«Teniendo en cuenta que son 800 empresas las que la integran con un promedio de cinco trabajadores cada una, se calcula que la actividad incluye indirectamente 40 mil puestos. El mecánico, el proveedor de insumos agrícola y de combustible, el ingeniero agrónomo, la escuela de vuelo, fletes, entre otros, hacen que esta actividad se vuelva esencial no sólo por participar de la producción de alimentos, sino como fuente generadora de trabajo», señalaron desde FeArCA a través de una nota publicada en su sitio web.

«Además, es importante destacar que la mayoría de las empresas están instaladas en pueblos muy pequeños y distribuidas por toda la superficie del país, lo que produce una interacción comercial directa con cada comercio de esas localidades. Desde ferreterías, combustibles terrestres para la movilidad de insumos y personal, locales de comidas, farmacias hasta pequeños mercados de barrio, todo esto, vinculado directamente a esta actividad de producción. Por otro lado, cada aeroaplicador y su familia, vive en la misma comunidad donde trabaja interactuando también colegios, clubes de barrio y entidades benéficas», agregaron.

También destacan cómo la aviación agrícola trabajó sobre unas 27 millones de hectáreas, un nivel de alcance que «es posible no sólo por la velocidad con la que se traslada el avión, siendo la herramienta más rápida, sino también porque al trabajar desde el aire, se puede aplicar sobre campos inundados o con grandes irregularidades, haciendo los tratamientos en el momento más oportuno para lograr el mejor resultado».

Fuente: aviacionline.com

Compartir: