La canibalización, la única salida de la aviación rusa para sobrevivir

79
0
Compartir:

ECONOMÍA DE GUERRA

Su objetivo es conseguir que parte de sus aviones comerciales, en su mayoría extranjeros, puedan seguir en activo al menos hasta el año 2025. Intentará estirar todo lo posible la vida de buena parte de la flota sacrificando para ello algunas de las aeronaves

Actualizado 15 agosto, 2022 || Por Redacción Preferente
La aviación rusa se las ingenia como puede para intentar resistir el bloqueo occidental al que está siendo sometida. Como ya publicó Preferente, Aeroflot se ha visto obligada recientemente a desguazar dos aviones (Sukhoi Superjet 100 y un Airbus A350) para utilizarlos como repuestos y así poder mantener operativa el resto de su flota (Aeroflot destina un A350 nuevo para repuestos).

Y es que, además de impedir que las aerolíneas de origen ruso sobrevuelen sus cielos, la Unión Europea y Estados Unidos, donde se ubican los dos grandes fabricantes del planeta (Airbus y Boeing), han dejado de suministrar recambios a las aerolíneas del país.

Un directivo del sector aéreo contactado por La Vanguardia asegura haber tenido acceso a la documentación de un plan del Gobierno ruso, así como a la situación operativa actual de algunas de sus aerolíneas.

Según detalla, la estrategia del país es aplicar una economía de guerra, intentando estirar todo lo posible la vida de buena parte de la flota sacrificando para ello algunas de las aeronaves, utilizadas única y exclusivamente como repuestos.

Su objetivo es conseguir que parte de estos aviones comerciales, en su mayoría extranjeros, puedan seguir en activo al menos hasta el año 2025 aunque las restricciones para comprar piezas de repuesto y el veto a adquirir nuevas aeronaves sigan en vigor para entonces.


Compartir: