La motosierra pasó por la «ley bases»: 434 artículos menos

69
0
Compartir:

13/06/2024 La Voz del Interior (Córdoba) – Nota –   – Pag. 4

Fue una verdadera motosierra: de los 664 artículos que originalmente tenía el proyecto de la llamada «ley bases» que Javier Milei presentó el 27 de diciembre del año pasado, llegaron al Senado 230, con notables cambios hasta último momento. Un repaso del archivo da un panorama de la licuación que sufrió aquel rimbombante texto redactado por Federico Suirzenegger.

La primera poda ocurrió en la primera negociación, en las últimas horas de enero. Al recinto de la Cámara Baja llegaron 386 artículos. En aquellas horas frenéticas se acotaron las «facultades extraordinarias» con las que Milei pretendía gobernar. Fue un golpe al corazón de las formas del jefe del Estado, que desprecia al Congreso. Llegaron la emergencias y quedaron seis: económica, financiera, de seguridad, tarifaria, energética y administrativa.

Martín Llaryora y otros gobernadores encabezaron una rebelión y le dieron a Milei su primera «derrota»: sus negociadores en el Congreso debieron retirar el aumento a las retenciones y varias empresas por privatizar, como Fadea, a la que el cordobés considera clave.
También con autoría intelectual de los gobernadores, se eliminó un artículo que habilitaba el desmantelamiento del Fondo de Garantías de Sustentabilidad, una bolsa de bonos y acciones que administra la Anses como respaldo al sistema provisional. Luis Caputo quería liquidarlo para apuntalar las reseñas.

En aquella primera zaranda, también cayó todo el capítulo de «reforma política»; desde el fin de las Paso hasta la instauración del sistema de circunscripciones uninominales que hubiera barrido con el d’Hondt.

432 artículos menos El 2 de febrero, en una medio del amateurismo del oficialismo, el tratamiento de la ley naufragó cuando la versión recortada tenía los votos para ser aprobada. El Gobierno nacional perdió la posibilidad de privatizar 40 empresas estatales y de derogar la Ley de Defensa de la Competencia.

El 8 de abril, el expulsado jefe de Gabinete, Nicolás Posse, anunció el envío de un nuevo texto y de un paquete fiscal que incluían la restitución del Impuesto a las Ganancias con un nuevo nombre («ingresos personales»), el blanqueo de capitales y cambios en el Monotributo. El proyecto tenía 279 artículos.

Con los nuevos dictámenes, y más recortes. Diputados volvió al recinto el 29 de abril con un dictamen de mayoría de 232 artículos, texto que tendría su aprobación en general el 30. tras una sesión de 30 horas. 432 artículos menos que aquel mamotreto de 664 artículos.

En esta nueva negociación, los «dialoguistas» hicieron que el Gobierno retirara cambios que eran muy resistidos por especialistas, en particular los cambios al Código Civil y Comercial, la ley Micaela, la ley de Mil Días y la eliminación de paridad de género en los ámbitos legislativos.

En la media sanción se declaró que las empresas Aerolíneas .Argentinas, Energía Argentina, Radio y Televisión Argentina e Intercargo podrán ser privatizadas. Para las estratégicas Nucleoeléctrica Argentina (centrales nucleares) y Yacimientos Carboníferos de Río Turbio, se habilitó la incorporación de accionistas privados, aunque con participación accionaria mayoritaria del Estado.

Senado, más poda El despacho de mayoría que llegó al recinto tras una maratón de sesiones de las comisiones implicó más podas a la ley con inedia sanción de Diputados: hubo 45 cambios en la redacción de los artículos aprobados en abril y la eliminación de los dos artículos que derogaban la moratoria previsional. La cuenta de artículos quedó en 230.

Además, hubo una lija a las facultades delegadas se estableció que el Gobierno no podrá disponer de la disolución de los organismos vinculados con la cultura, como el Incaa.

Para garantizarse las facultades delegadas en economía, el oficialismo aceptó cambios en el Rigi, en el sentido de lo pedido por el radicalismo.

Para avanzar con la sanción, el Gobierno excluyó de las privatizaciones a Aerolíneas Argentinas, al Correo y Radio y a Televisión Argentina. Los empleados de la aerolínea de bandera habían recibido un gesto de solidaridad que los galvanizó ante una cámara donde hay una mayoría de católicos: el papa Francisco posó con una bandera de Aerolíneas.

Compartir: