Lufthansa, a horas de hacerse con la propiedad de Ita Airways

159
0
Compartir:

EN FUNCIONES, DRAGHI FIRMARÁ LA VENTA

La heredera de Alitalia se integrará en el conglomerado de aerolíneas de Lufthansa, aunque con la naviera MSC como primer accionista. Con la operación, el grupo alemán se hace con el control del centro de Europa

Actualizado 1 agosto, 2022 || Por Redacción Preferente
El periódico romano Il Messaggero, habitualmente muy bien informado de los temas de la aviación pública italiana, anunció que finalmente, pese a estar en funciones, Mario Draghi, el primer ministro italiano, está a punto de firmar la privatización de Ita Airways, que pasaría a integrarse en el conglomerado de aerolíneas de Lufthansa, aunque con la naviera MSC como accionista mayoritario (MSC y Lufthansa, a un paso de quedarse con Ita Airways).

Con la caída del gobierno, todos los especialistas jurídicos consideraban que no era posible tomar la decisión de vender la compañía. Sin embargo, buscando algún recoveco de la legislación y, por supuesto, aprovechando su gran ascendiente sobre la clase política italiana, Mario Draghi le hará el favor a su sucesor de dejar firmada la venta de Ita Airways, la heredera de Alitalia, que nació en noviembre del año pasado y que aún pierde dinero, lo cual es bastante lógico en una compañía que está creando su red comercial.

La decisión, dice el periódico y reproduce TTGItalia, será tomada en el próximo consejo de ministros. Draghi pone una condición a la venta: que la compañía sea capaz de volar sin ayudas del estado.

El comprador es un consorcio integrado por dos grandes accionistas: MSC, la naviera italiana conocida por su negocio de carga y de cruceros y Lufthansa. Lufthansa sólo pone el 20 por ciento del dinero y MSC el 60. Lufthansa, sin embargo, espera mucho más de lo que pone, porque pretende integrar a Ita en la red de filiales europeas que opera y que está constituida por Brussels Airlines (la antigua Sabena), Swiss y Austrian, además de las filiales alemanas de Lufthansa. Con la operación, el grupo se hace con el control del centro de Europa.

El 20 por ciento restante del capital de Ita estará en manos del estado italiano.

La venta exige al comprador tres puntos claves: garantía de los puestos de trabajo, aumento de la flota y aumento de la red de vuelos. Entre los puestos garantizados no están los del handling ni los de mantenimiento, que siguieron siempre en manos de la desaparecida Alitalia, en proceso de disolución.


Compartir: