Lufthansa y Shell se alían para avanzar en combustible de aviación sostenible

31
0
Compartir:

Shell International Petroleum Co Ltd y Lufthansa Group han firmado un Memorando de Entendimiento (MoU) para avanzar en el suministro de SAF en aeropuertos de todo el mundo. Las partes pretenden acordar un contrato por un volumen total de suministro de hasta 1,8 millones de toneladas de SAF a partir de 2024, en un plazo de siete años.

Tal acuerdo sería una de las cooperaciones comerciales más importantes de SAF en el sector de la aviación, así como el mayor compromiso de SAF de ambas compañías hasta la fecha.

La cooperación permitiría al Grupo Lufthansa promover la disponibilidad, el aumento del mercado y el uso de SAF como un elemento esencial para un futuro de la aviación sin emisiones de CO2. El Grupo Lufthansa ya es el mayor cliente de SAF en Europa y aspira a seguir siendo uno de los grupos de aerolíneas líderes en el mundo en el uso de queroseno sostenible. El MoU se basa en la ambición de Shell de tener al menos el 10% de sus ventas mundiales de combustible de aviación como SAF para 2030.

SAF: el combustible del futuro de la aviación

SAF es un combustible de aviación que se produce sin el uso de fuentes de energía fósil, como el petróleo crudo o el gas natural, y muestra un ahorro de CO2 en comparación con el queroseno convencional. Existen varios procesos de producción y diferentes materias primas están disponibles como fuentes de energía. La generación actual de SAF, que ahorra un 80% de CO2 en comparación con el queroseno convencional, se produce principalmente a partir de residuos biogénicos, por ejemplo, de aceites de cocina usados. A largo plazo, SAF puede permitir una aviación prácticamente neutral en CO2.

El Grupo Lufthansa ha estado involucrado en la investigación de SAF durante muchos años, ha creado una extensa red de asociaciones y está impulsando la introducción de combustibles de aviación sostenibles de próxima generación en particular. Se presta especial atención a las tecnologías con visión de futuro power-to-liquid y sun-to-liquid, que utilizan energías renovables o energía solar térmica como portadores de energía.

Al usar SAF, los clientes del Grupo Lufthansa ya pueden volar sin emisiones de CO2. Además, pueden documentar sus emisiones de CO2 reducidas con certificados auditados y hacer que los ahorros de CO2 se acrediten en su balance de CO2 individual.

Fuente: actualidadaeroespacial.com
Compartir: