Malvina, el avión que vale por dos entrenadores

688
0
Compartir:

30/08/2020 La Voz del Interior (Córdoba) – Nota – Cuerpo Principal – Pag. 14

La aeronave que desarrolla Fadea reemplazará a otros dos aviones que se utilizan en el entrenamiento de los cadetes de la Fuerza Aérea. Qué requerimientos tiene la fábrica cordobesa.

Diego Marconetti

El jueves pasado se produjo el puntapié inicial para el desarrollo del IA-100 Malvina, el avión entrenador que producirá la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) en sus instalaciones ubicadas en la zona oeste de la ciudad de Córdoba.

Ingenieros especializados de la empresa estatal junto con sus pares de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) empezaron a avanzar en el diseño de esta aeronave que valdrá por dos.

¿Por qué? Porque viene a reemplazar a dos aviones que se utilizan en la formación de los cadetes de la Escuela de Aviación, ubicada en el predio contiguo a Fadea. Allí se capacita a los futuros aviadores militares del país, que luego optan por hacer un “posgrado” para pilotear helicópteros, aviones de transporte y carga o los cazabombarderos.
El director general de Investigación y Desarrollo de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier Pedro Cunietti, explicó a La Voz cómo es la formación de los aspirantes a aviadores militares.

La primera aeronave con la que toman contacto los cadetes es el Tecnam P-2002, diseñado en Italia, pero ensamblado bajo licencia en Mendoza. “Es un avión elemental, muy sencillo, y permite tener un primer contacto del futuro piloto con la actividad aérea. El nivel de complejidad de operación es bajo. Tiene tren de aterrizaje fijo, con limitaciones en el vuelo que no permiten la realización de maniobras”, detalló Cunietti. Fue adquirido en 2016.

Luego de las primeras horas en los Tecnam, los aspirantes pasan al Grob
G-120, de origen alemán y alquilados a la FAA por Fadea. “Es un avión de otra tecnología, con motor turbopropulsado que permite una serie de instrucción más avanzada en lo que tiene que ver con navegación y con maniobras acrobáticas”, resumió Cunietti.

Los cadetes terminan su instrucción militar en los T-6C Texan II, comprados a Estados Unidos en 2017.
¿Dónde se ubicaría el Malvina en este esquema? “El Malvina, de acuerdo con los requerimientos que iluminan hoy este nuevo diseño, reemplazaría al Tecnam y al Grob. Con lo cual la formación de nuestros aviadores quedaría centrada en el Malvina inicialmente y en el Texan”, explicó el brigadier.

“Es una combinación que se considera óptima en la currícula que se desarrolla en otras fuerzas aéreas del mundo, desarrolladas o con mayor disponibilidad de medios. Con una currícula centrada en dos aviones y con un proceso evolutivo razonable en un año se consigue un curso para que alguien esté con la calificación de aviador militar”, añadió el director de Investigación de la FAA.

El desarrollo
La presidenta de Fadea, Mirta Iriondo, recordó que se empezó a hablar de la necesidad de un avión de entrenamiento cuando los Mentor presentaron los primeros problemas.

“En 2013 se comienza con esta idea, y nace el programa IA-100, con distintos hitos tecnológicos. Allí, la FAA plantea un avión de entrenamiento elemental: tren no retráctil y motor no acrobático. Fadea hizo el primer demostrador tecnológico, que no es un prototipo, sino que es un equipo sobre el que se prueba. Ese demostrador voló en 2016”, detalló.

Cunietti aclaró que el demostrador tecnológico se diferencia del prototipo porque se asume que no tendrá las características, incluso de ergonomía de cabina, de motorización ni de equipamiento de navegación que tendrá el producto final.

“Pero sí fue una plataforma valiosa para probar técnicas de fabricación, que es trabajar en un avión que es material compuesto”, destacó.
Así, el Malvina no será de aluminio, sino que su fuselaje se trabajará con un material creado con resinas sinté  

 

Compartir: