La Fuerza Aérea dio de baja a los Pucará que combatieron en Malvinas

606
0
Compartir:

06/10/2019 Clarín – Nota – El País – Pag. 20

LOS AVIONES TURBOHÉLICE QUE ESTUVIERON 44 AÑOS EN SERVICIO

Daniel Santoro

En una ceremonia, se anunció su reemplazó por los IA-58 Fénix, que también se construyen en la Argentina.
Luego de 44 años de servicio, la Fuerza Aérea Argentina dio de baja a los históricos aviones IA-58 Pucará, que combatieron en la guerra de Malvinas, y presentó su reemplazo el nuevo A-58 Fénix.
La salida de servicio de los Pucará se hizo el viernes en un acto realizado en Reconquista, Santa Fe, que empezó con la revista de efectivos . Luego hubo una misa y se homenajeó al personal de los Pucará caído en Malvinas.
En total, la Fuerza Aérea tuvo 55 muertos en Malvinas, la mayoría pilotos.
El acto de despedida fue presidido por el secretario general de la Fuerza Aérea, brigadier Fabián Otero, entre otras autoridades. En sus palabras destacó que la Fuerza Aérea presentó el Fénix que es “una evolución lógica y coherente del noble IA-58 Pucará, que durante 44 años acompañara en tiempos de paz, crisis y conflicto a numerosas generaciones de jóvenes pilotos de combate”. El Fénix comprende “un paso desde una aeronave de ataque a otra que permite efectuar misiones de Inteligencia-Vigilancia- Reconocimiento”. El avión “permitirá aumentar la capacidad de Vigilancia y Control del Aeroespacio Nacional, con un empleo por un período aproximado entre 15 y 20 años”.
El 21 de septiembre había comenzado la navegación final de IA-58 Pucará en configuración de ataque que consistió de un recorrido por distintas bases del país.
Tras 44 años de servicio, en cada arribo dos aeronaves IA-58 Pucará junto a sus tripulaciones, fueron recibidas por el personal local para participar de una ceremonia conmemorativa.
En la oportunidad, diversos veteranos de guerra -entre ellos el comodoro retirado y veterano de Malvinas José Luis Pontecorvo-, tuvieron el honor, luego de muchos años, de realizar vuelos de cortesía, rememorando las acciones vividas durante el conflicto del Atlántico Sur en 1982.
El jefe del Grupo 3 de Ataque, comodoro José Gianotti: “Queremos compartir esta satisfacción del deber cumplido con nuestros superiores, pares y subalternos, con la Patria y con nuestros héroes de Malvinas, que combatieron con bravura, entregando sus vidas sin pedir nada. Traemos nuestro Pucará como homenaje a ellos, y con él traemos 44 años de servicio a la Patria, testimonio elocuente de su efectividad, robustez y eficacia”.
El IA-58 Pucará fue diseñado y construido en la entonces Fábrica Militar de Aviones (FMA), hoy Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” SA (FADEA) de Córdoba. Su nombre en quechua significa “fortaleza”.
En un comunicado oficial, se explicó que se lo creó como “un avión para apoyo de fuego aéreo cercano y de reconocimiento ofensivo, de gran maniobrabilidad”.
En 1969 realizó su vuelo inaugural, en las instalaciones de la Fábrica Militar de Aviones y la etapa de producción duró entre 1974 y 1999, alcanzando un total de 107 aeronaves construidas.
La Argentina exportó varios aviones Pucará a Uruguay, Colombia y Sri Lanka.
Estas naves tuvieron una participación importante en la batalla aérea de las Islas Malvinas, desplegados desde el Grupo 3 de ataque y operando en la Base Aérea Cóndor, en Puerto Darwin.
Durante el Conflicto del Atlántico Sur, el IA-58 Pucará alcanzó “con creces todos los límites para los que había sido diseñado a mediados de los ‘60”. La legendaria robustez de la cual hacía gala, “había protegido a sus pilotos de la lluvia de proyectiles que los cubrían en cada incursión que efectuaban sobre la cabeza de playa en el estrecho de San Carlos, así como también al cerrarse el cerco de las fuerzas británicas sobre la Base Aérea Militar Cóndor, en Darwin”.
Las misiones características de “apoyo de fuego aéreo cercano y de reconocimiento ofensivo fueron ocasiones en las cuales demostró su eficacia y precisión”. Por ejemplo, al momento que la fragata HMS Ardent se encontraba disparando sus cañones contra las posiciones argentinas en Darwin, fueron los Pucará quienes encontraron y destruyeron las posiciones británicas terrestres que reglaban el fuego de la nave inglesa.
Luego aviones británicos salieron a atacar a los Pucará para neutralizarlos y permitir seguir con el guiado del cañoneo. Por ejemplo, un Sea Harrier efectuó tres corridas de tiro con sus cañones de 30 mm para poder derribar al avión del entonces mayor Carlos Tomba, que de todas maneras pudo eyectarse. Otra prueba de la resistencia de esta nave argentina, se dio “con los 50 impactos sufridos , por el IA-58 matrícula A-537, en ocasión de efectuar tareas de apoyo de fuego sobre las tropas inglesas que atacaban Darwin. Una sección conformada por los tenientes Miguel Giménez y Roberto Cimbaro logró derribar, al menos un helicóptero “Scout”, haciendo que un segundo se escapara sin poder completar su misión de traslado de Royal Marines.

Con todo su armamento. El Pucará, dado de baja, en la base de Morón.
El primer prototipo. El IA-58 Fénix que reemplaza al Pucará.
En el aire. Un veterano de Malvinas realiza el vuelo de despedida.

Compartir: