Ninguna paritaria logró igualar la inflación y el salario real tuvo un retroceso

106
0
Compartir:

28/12/2018 La Nación – Nota – Política – Pag. 8 
Nicolás Balinotti

El registro anual de aumento de precios cerraría entre 47 y 48%, una marca que resultó inalcanzable para los sindicatos; se acentuó la brecha de las bonificaciones con diferencias superiores a 20%

Ningún sindicato logrará equiparar la inflación en 2018. La suba de los precios hasta noviembre acumula 43,9% y se espera, de acuerdo con las proyecciones de economistas privados, que diciembre cierre en torno del 3%, lo que llevaría el alza anual a 47% o más.
Hay solo una paritaria que sería la excepción porque podría igualar la inflación: la de los gremios aeronáuticos, que se ajustó con la estatal Aerolíneas Argentinas a partir de la cláusula gatillo. Pero la caída del salario real se sentirá en todos los sectores, incluso en los que obtuvieron las paritarias más altas.


En el ranking de los mejores tratos de 2018 despuntan algunas sorpresas, como la del Sindicato de Empleados y Obreros de la Enseñanza Privada, que acordó un aumento de 46,6% con los directores de los colegios y universidades religiosas y es el pacto con porcentaje más elevado. El jefe del gremio es el exárbitro de fútbol Guillermo Marconi, un dirigente con buena llegada a la cúpula de la Iglesia.
Apenas un escalón por debajo figuran los bancarios, quienes el viernes lograron una recomposición adicional que elevó la paritaria anual a 46%. El apretón de manos entre el gremio y las bancas públicas y privadas contempló además un principio de acuerdo para 2019: se otorgará un 7% a cuenta por enero y febrero más un pago de $1000, y la negociación se retomará a partir de la segunda quincena de marzo.
Entre los diez sectores que acordaron paritarias más altas están los petroleros de YPF (45,1%) y los aceiteros (44%), dos industrias que mantuvieron sus bonanzas a pesar de los cimbronazos de la economía doméstica. El primero ató la suba de combustibles a los valores internacionales y apuesta sus fichas al desarrollo del yacimiento Vaca Muerta, el inmenso reservorio de gas y petróleo no convencional que se considera una mina de oro.

Los aceiteros, en tanto, suelen siempre cerrar acuerdos que rompen el molde. Hay varias razones. Una de ellas es que el gremio barnizó su poder en simultáneo con el auge exportador de la soja y ganó peso propio en el Puerto de Rosario a través de sus vínculos con empresas multinacionales como Nidera, Molinos, Dreyfus y Cargill. Además, instauró un sistema de cómputo en el que se asegura el crecimiento del salario básico de acuerdo con la evolución del costo de vida. Hoy el sueldo inicial es de $43.821.


Sorprendió el acuerdo del Sindicato de Comercio, que revisó su paritaria cinco veces en el año, para cerrar un 45%. Abarca a 1,2 millones de trabajadores, pero no en todas las ramas se había logrado garantizar el pago del bono de $5000 que habilitó el Gobierno por decreto.
Sucedió algo curioso con los camioneros, de Hugo Moyano. En junio firmó un 25% de suba salarial cuando una mayoría de gremios había aceptado la pauta de referencia de 15% que había trazado el Gobierno. Fue el primer caso que sacudió el tablero paritario. Luego, con la escalada del dólar y la devaluación del peso, se multiplicaron las readecuaciones en todos los ámbitos, y el de Moyano no fue la excepción: cerró el año con un 40%.


Debajo de la línea del 40% hay una amplia gama de sindicatos, con acuerdos disímiles que van desde el 37 al 24%. Entre ellos, está el sector público nacional, cuya caída del salario real también fue notoria, con un trato de 25% con cláusula de revisión incluida.
En el Gobierno confían en que en 2019 la inflación esté más controlada, sobre todo en el segundo semestre, después de los aumentos de tarifas previstos para la primera mitad del año. En la Secretaría de Trabajo ya trazaron la pauta de referencia en 23% y sin cláusula gatillo. El ministro de la Producción y el Trabajo, Dante Sica, acordó la semana pasada un aumento en esa línea con los trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (Utedyc) y los porteros de Edificios de Renta Horizontal (Suterh).


Pero quien picó en punta fue María Eugenia Vidal. La gobernadora bonaerense cerró con uno de los gremios estatales (UPCN) una suba de 20% anual. El 16% se abonará el primer semestre y el 4%, el segundo. En el primer tramo está vigente la cláusula gatillo, mientras que en el restante es con compromiso de revisión. Es decir, si en el primer semestre la inflación es superior al 16%, se ajustará automáticamente la diferencia.
En la CGT, en tanto, esquivan por ahora el debate salarial de 2019 hasta no tener un panorama económico más claro. «Los techos salariales que quiere imponer el Gobierno son ficticios», marcó el rumbo Héctor Daer, uno de los dos jefes de la central obrera. Sin embargo, algunos dirigentes presionan para hacer un pedido unánime: que se habilite la cláusula gatillo.


«A pesar de las paritarias que ya se adelantaron en 23%, me parece que los gremios van a esperar hasta mitad de año para ver el desarrollo de la economía. Si la macroeconomía no despega, será barajar y dar nuevo. Como sucedió en 2018», argumentó a LA NACION Luis Campos, uno de los responsables del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma.

BARRIOS DE PIE SE MOVILIZA A LOS SUPERMERCADOS

El movimiento Barrios de Pie anunció para hoy movilizaciones a supermercados en la ciudad de Buenos Aires, el conurbano y diferentes provincias para pedirles alimentos para comedores y merenderos. «Nos movilizaremos hacia las cadenas de supermercados para entregarles los listados de los comedores y merenderos que no cuentan con los recursos suficientes para dar respuesta a una situación tan difícil: la de dar alimentos a niños y adolescentes», señaló el movimiento en un comunicado firmado por Silvia Saravia, la coordinadora nacional de la agrupación. Saravia apuntó contra la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, por «no lograr dar una respuesta adecuada a esta situación crítica». Barrios de Pie integra el denominado triunvirato piquetero.

Compartir: