Presidente viajero: Javier Milei completa tres vueltas y media al mundo en seis meses

81
0
Compartir:

PROFETA FOR EXPORT – letrap.com.ar

Por Sebastián Iñurrieta

Cuando este jueves llegue a Italia para participar de la reunión del G7, habrá volado más de 153 mil kilómetros. Poco cabotaje: visitó siete provincias.

Apenas pise suelo italiano este jueves, Javier Milei podría recibir el carnet de viajero frecuente: con su octava gira al exterior, que esta vez lo llevará primero a Borgo Egnazia, un antiguo pueblo a orillas del mar Adriático, el Presidente habrá sumado 153.657 kilómetros de vuelos al exterior en sus primeros seis meses de mandato.

La foto de Milei con Trump costó $ 38 millones

Son más de tres vueltas al planeta, teniendo en cuenta los 40 mil kilómetros que roden a la Tierra siguiendo la línea del Ecuador. Le hubiera ganado también la apuesta a Phileas Fogg, el protagonista de La vuelta al mundo en 80 días, ya que lo hizo en menos de un mes.

El 18 de enero salió a Suiza, para participar del Foro de Davos, y regresó al otro día: son 11.315 kilómetros cada tramo. El 6 de febrero partió a Israel, para luego visitar al papa Francisco en el Vaticano y regresó el 13: fueron 12.160 kilómetros de ida, 2.281 hasta Italia y 11.167 de regreso. Suman 48.238 kilómetros en 29 días.

Estas dos giras fueron protocolares: a diferencia de otros que vendrían, en ambas el mandatario mantuvo audiencias y una agenda oficial. Como contó Letra P, a partir de un pedido de acceso a la información que fue respondido por la Secretaría General de la Presidencia, se supo que lo acompañó una veintena de personas y en Roma se hospedó junto a su hermana Karina Milei en el Hotel Intercontinental Rome Ambasciatori Palace, de cinco estrellas, con un total abonado de $5.711.961, en lugar de la residencia que había sido preparada para recibirlo.

El tercer viaje fue uno de los más cuestionados por la oposición. Milei realizó un viaje relámpago de 8.391 kilómetros para participar de la Conferencia de la Acción Política Conservadora (CPAC), un grupo de ultraderecha, que se desarrolló en Maryland, Estados Unidos, entre el 21 y el 24 de febrero. Allí, el mandatario se cruzó con el expresidente norteamericano Donald Trump. Como reveló este medio, el viaje insumió gastos por más de $38 millones.

El 9 de abril, Milei y El Jefe partieron rumbo a Miami (7.126 kilómetros) para recibir, en el Centro Menachem Mendel Schneerson, el reconocimiento de «embajadores Internacionales de la Luz». De ahí, en un charter privado, fueron a Austin (Texas), a 2.173 kilómetros de distancia, para ver por vez primera a Elon Musk. Para el regreso a la Argentina, anticipada por la escalada de tensión en Medio Oriente, Milei canceló el siguiente destino de su itinerario que era Dinamarca. Fueron otros 8.354 kilómetros.

El 6 de mayo, Milei retornó a los Estados Unidos y se volvió a cruzar con Musk, esta vez en Los Angeles (a 9.846 kilómetros), donde también disertó en la conferencia global de inversores del Instituto Milken. Por primera vez, por recomendación del Ministerio de Seguridad, la comitiva argentina voló en el avión presidencial ARG-01, que Alberto Fernández compró por US$ 25 millones y hasta entonces sólo había despegado para llevarlo a Estados Unidos por mantenimiento.

Diez días después, el Presidente desembarcó en Madrid (10.039 kilómetros), donde fue a presentar su libro El camino del libertario, en el auditorio del diario La Razón, y a disertar en un evento de VOX, partido de ultraderecha español. Ese viaje será recordado por sus acusaciones contra la esposa de Pedro Sánchez que tensionaron un conflicto diplomático ya desatado por declaraciones del ministro de Transporte ibérico contra el libertario.

Para justificar la ausencia de una bilateral, el gobierno español reveló que la Cancillería argentina le había descripto el viaje como «una visita privada». Es un término que usan los detractores del Gobierno para criticar las millas que sigue acumulando el libertario.

En la Casa Rosada defienden la agenda exterior mileísta, que hasta ahora no cuenta con bilaterales, bajo el argumento de que Milei es el principal referente para lograr «vender» el modelo libertario en el mundo. La portada de la revista Time es esgrimida como prueba del interés global que genera el economista, si bien en las páginas interiores el perfil que lo retrata está lejos de ser una pieza positiva. En la era de la posverdad, importa más la cáscara que el contenido.

A finales de mayo, el Presidente disertó sobre economía en un evento que reunió a las principales figuras de las empresas de tecnología de Silicon Valley, California. Allí se reunió con Tim Cook y Mark Zuckerberg, ceos de Apple y Meta, respectivamente. En el medio, hizo una parada en El Salvador, donde participó de la reasunción de Nayib Bukele. Entre ida y vuelto, fueron 20.806 kilómetros.

Recién ahora, con su llegada a Italia, Milei tendrá una agenda 100% protocolar de jefe de Estado: primero será uno de los asistentes al G7 y después participará de la cumbre de la paz organizada por el presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky, que se realizará el sábado en Suiza.

La agenda doméstica de Javier Milei

La contracara de las millas internacionales son las visitas de Milei a las provincias argentinas. A una semana de asumir, viajó en el Tango 11 a Bahía Blanca (571 kilómetros), localidad bonaerense que fue afectada por un temporal. También en diciembre, viajó a Mar del Plata (383 kilómetros) para ver la obra de su entonces pareja Fátima Florez. El vocero Manuel Adorni lo definió como un viaje personal, no oficial.

El 5 de febrero, previo aterrizaje en Río Gallegos (2.089 kilómetros), fue a la Antártida (otros 1.200 kilómetros más un regreso de 3.600). El 19 de febrero fue a Corrientes (792 kilómetros) para dar un discurso en el 10° aniversario del Club La Libertad. El 5 de marzo participó de ExpoAgro, en San Nicolás (249 kilómetros).

Un mes después, el 4 de abril, tuvo un viaje fugaz a Ushuaia (2.352 kilómetros) para recibir a la comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, Laura Richardson. El 19 de abril fue la figura central del Foro LLao Llao en San Carlos de Bariloche (1.336 kilómetros). El 25 de mayo fue a Córdoba (647 kilómetros) para el fallido Pacto de Mayo con los gobernadores que había convocado el 1 de marzo en el Congreso. Y el 6 de junio, visitó la exposición Agroactiva, en Armstrong (390 kilómetros).

El recorrido total de cabotaje suma 20.329 kilómetros, lo que representa un 12% de lo acumulado en viajes al exterior.

Antecedentes

Alberto Fernández eligió a Israel como su primer viaje como Presidente y alcanzó a realizar, a dos meses de asumir, una gira europea antes de decretar el 20 de marzo de 2020 el confinamiento por la pandemia de covid-19.

Mauricio Macri también fue bastante viajero: realizó dos vuelos en diciembre de 2015 y 55 al cumplir sus primeros 12 meses en el cargo. Pero, a diferencia del libertario, priorizó las visitas domésticas.

Entre el 21 de diciembre de 2015 y el 14 de junio de 2016, el fundador del PRO tomó 31 vuelos. Sólo tres de ellos fueron al exterior: Paraguay, Colonia, Uruguay y Davos, Suiza, recordado por haber llevado al opositor Sergio Massa. El resto, visitas al interior del país: Santa Fe, Buenos Aires, Jujuy, Río Negro, Corrientes, Formosa, La Pampa, Salta, Mendoza, Misiones, Entre Ríos, Chaco y a la que más fue (tres veces), Córdoba.

Compartir: