TAP redujo sus pérdidas un 66,7 % en primer trimestre, hasta 121,6 millones

247
0
Compartir:

La aerolínea portuguesa TAP perdió 121,6 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone una mejora del 66,7 % respecto a los números rojos del mismo período de 2021, tras triplicar sus ingresos operativos.

«La actividad presentó mejoras significativas en comparación con el primer trimestre de 2021 y demostró que la empresa está retomando los niveles operativos prepandémicos de 2019 de forma consistente y progresiva», señaló la compañía en un comunicado remitido este viernes al mercado.

Los ingresos operativos se triplicaron respecto a los tres primeros meses de 2021 -cuando Portugal estuvo bajo confinamiento-, hasta alcanzar los 490,6 millones de euros, lo que representa además el 80 % de la cifra del mismo período de 2019, informó EFE.

Este crecimiento fue impulsado sobre todo por los ingresos de pasajeros: TAP transportó a 2,1 millones de viajeros, cinco veces más que en el primer trimestre del año pasado, y se sitúa en el 62 % de los niveles prepandemia.

Además, entre enero y marzo TAP operó el triple de vuelos que un año antes, con la reapertura de nueve destinos que estaban temporalmente suspendidos.

También contribuyó la mejora de los ingresos del segmento de carga (+45,3 %) y de mantenimiento (+37,5 %).

Los gastos operativos crecieron un 46,3 %, sobre todo por el aumento de los costes de combustible y los de operaciones de tráfico, mientras que los de personal cayeron un 32 %, con una reducción de 828 trabajadores respecto a la plantilla de marzo de 2021.

En total, la aerolínea tiene actualmente 6.698 trabajadores.

El ebitda se situó en 58,1 millones gracias a los «progresos significativos en la ejecución» del plan de reestructuración, según destacó la consejera delegada de TAP, Christine Ourmières-Widener.

La Comisión Europea dio luz verde a ayudas estatales que rondan los 3.200 millones de euros para TAP a cambio de un plan de restructuración que obliga, entre otras contrapartidas, a desprenderse de tres empresas consideradas «no esenciales».

Una de ellas era el negocio de mantenimiento en Brasil -con cerca de medio millar de trabajadores-, que el grupo decidió cerrar de forma gradual en vez de intentar venderlo, ante las pérdidas que acumulaba.

El Estado luso tiene actualmente el 100 % del capital de la aerolínea.

También es propietario del 72,5 % del grupo TAP, donde están el negocio de mantenimiento en Brasil, participaciones en empresas de asistencia en tierra y catering y la compañía aérea regional Portugália.

TagsTAP
Compartir: