Último vuelo del Grumman S-2T Turbo Tracker 2-AS-24 de la Armada Argentina

61
0
Compartir:

El 16 de julio tuvo lugar el último vuelo del Grumman S-2T Turbotracker, matrícula 2-AS-24, perteneciente a la Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina (EA2S) de la Armada Argentina. La aeronave era desde hace algún tiempo atrás la única unidad en su tipo en servicio en el Comando de Aviación Naval, operando desde la Base Aeronaval Comandante Espora.

Una vez tocó tierra, el Turbotracker 2-AS-24 fue conducido al Arsenal Naval Comandante Espora (ARCE), a los efectos de ser preservado en las instalaciones. Este hecho marca un antes y un después para la Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina, al no poseer ninguna aeronave operativa con la que cumplir su misión principal. El último antecedente de una situación similar data del año 2013, cuando, producto de las sucesivas restricciones presupuestarias y financieras, dejaron fueron de servicio a las tres unidades con que contaba la unidad. Recién para el año 2016 fue recuperado el 2-AS-24, que el 16 de julio plegó sus alas por última vez.

Se espera que, durante las próximas semanas, que pueden ser meses, el Turbotracker matrícula 2-AS-23 sea puesto en servicio, con que recuperar mínimas capacidades. Sin embargo, no cambia el tenor de la situación que afecta a todo el Comando de Aviación Naval de la Armada Argentina: la merma constante de capacidades.

Al día de la fecha, en el caso de los Grumman S-2T Turbotracker no han trascendido planes para su reemplazo por un nuevo sistema de armas. Lo mismo puede aplicarse a otras unidades como el Escuadrilla Aeronaval de Exploración, la cual no cuenta con ninguna aeronave P-3B Orion operativa, mientras se espera retomar los trabajos en el 6-P-56 localizado en FAdeA, que se encuentran completado en un 70 %. El resto de las unidades, actualmente almacenadas, presentaron serias novedades estructurales durante sus inspecciones.

De no mediar medidas inmediatas que reviertan la situación, la Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina acompañará a la Escuadrilla Aeronaval de Exploración y al Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS) sin unidades operativas. La situación que atraviesan las unidades no deja ser paradójica, al ser sus medios indispensables para efectuar misiones de guerra submarina, antisubmarina, vigilancia y patrullado en los espacios marítimos jurisdiccionales argentinos. El retiro del servicio operativo del Turbotracker 2-AS-24 sirve para contradecir de manera rotunda a los discursos de funcionarios, actuales y pasados, donde resuenan, como ecos vacíos, las palabras Soberanía Atlántico Sur. Es hora de emprender acciones concretas para que las palabras den paso a los hechos.

Fuente: zona-militar.com

Compartir: