A 8 años de la misteriosa desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines: hipótesis de la catástrofe

86
0
Compartir:

08/03/2022 LaCapital.com.ar (Santa Fe) – Nota

La aeronave perdió contacto con los radares dos horas después de su despegue. Algunos restos fueron encontrados en las costas africanas, pero no se pudo certificar qué fue lo que ocurrió aquella madrugada del 8 de marzo de 2014
Hace 8 años, el mundo era testigo de una de las tragedias aéreas más misteriosos de la historia. El 8 de marzo de 2014, el vuelo MH370 de la compañía Malaysia Airlines desapareció de los radares de control y nunca llegó a su destino. En el avión viajaban 239 personas: 227 pasajeros y 12 tripulantes.

El vuelo partió desde Kuala Lumpur, Malasia, y estaba destinado a Pekín, China. Pero unas horas más tarde del despegue, el avión perdió comunicación con las torres de control tanto de Malasia como de Vietnam, territorio sobre el cual se encontraba al momento de su desaparición.

Las búsquedas e investigaciones se extendieron durante más de tres años sin lograr identificar más que unos pocos restos esparcidos por las costas africanas. Uno de los últimos informes declaró que es «socialmente inaceptable» que hoy en día un avión comercial pueda desvanecerse y que «el mundo no sepa qué fue de él y de las personas que iban a bordo».
La operación de búsqueda y rescate que ha sido considerada la más larga de la historia, así como «una de las operaciones de investigación y búsqueda más difíciles y costosas de la historia de la aviación». Las búsquedas cesaron en 2017, aunque podrían reabrirse de aparecer nuevas pistas.

El modelo de aeronave involucrada en este accidente era un modelo Boeing 777. El mismo es un avión comercial a reacción bimotor de largo alcance y fuselaje (cuerpo del avión) ancho fabricado por la compañía estadounidense Boeing Commercial Airplanes. Es el avión birreactor más grande del mundo, conocido frecuentemente como «Triple Siete».
El Boeing 777 tiene capacidad para transportar a más de 500 pasajeros y un alcance desde 9.695 hasta 17.370 km, dependiendo del modelo.

Tanto las versiones de mayor alcance como la de carga incorporan motores General Electric GE90, así como puntas alares inclinadas y de mayor tamaño. Los demás modelos están equipados con motores Pratt & Whitney PW4000 o bien Rolls-Royce Trent 800. En el caso del vuelo MH370, se trataba del modelo 2H6ER, matrícula 9M-MRO, propulsado por dos motores Rolls-Royce Trent 800.

El 9M-MRO tuvo su primer vuelo el 14 de mayo de 2002, y fue entregado como nuevo a Malaysia Airlines el 31 de mayo de 2002. Al momento del accidente, la nave llevaba acumuladas 20.243 horas y 3023 ciclos de servicio, y había sido objeto de una revisión de mantenimiento en febrero de 2014.

Previo al accidente del vuelo MH370, se registra el caso del vuelo 214 de Asiana Airlines en julio de 2013, el cual fue el primer accidente fatal de un Boeing 777 en 18 años de servicio comercial, que quedó destruido al estrellarse durante su aterrizaje en el Aeropuerto Internacional de San Francisco.

El vuelo tenía que realizar un viaje desde Kuala Lumpur, capital del Malasia, a Pekín, capital de China. La aeronave despegó efectivamente el 8 de marzo de 2014 del aeropuerto de Kuala Lumpur a las 00:41 hora local (UTC +8) y estaba programado para aterrizar en Pekín a las 06:30hs del mismo día.

La última comunicación registrada con los controladores aéreos fue a las 01:21hs, mientras que el contacto por radar con el Centro de Control de Tránsito Aéreo de Subang (Malasia) fue perdido a las 02:40hs, una hora y cincuenta y nueve minutos después de despegar, tiempo suficiente para que el avión hubiera estado volando sobre Vietnam.
En ese momento, el avión se encontraba en el espacio aéreo vietnamita, por lo que debía haber aparecido en los radares de los controladores aéreos de dicho país. Sin embargo, Vietnam negó que el vuelo hubiera establecido contacto alguno con el control aéreo. Al momento de la desaparición del radar de control de tráfico, el avión se encontraba en un punto del mar de China Meridional.

Una fuente no oficial mostró lo que la Fuerza Aérea de Malasia logró captar en sus radares. Según esa información, después de desaparecer de los radares, la aeronave realizó un giro en dirección suroeste, hacia la Isla de Penang, Malasia, y luego voló en dirección noroeste por el estrecho de Malaca hasta las 2:22hs de la madrugada, cuando desapareció por completo.

En todo el trayecto, el avión no transmitió ninguna señal de auxilio o que indicara problemas técnicos o de mal tiempo, y cuando se perdió contacto por radar con la aeronave, se estima que portaba combustible suficiente para 7,5 horas de vuelo.

Dieciséis días más tarde, tanto el Primer Ministro de Malasia, Razak, como la aerolínea Malaysia Airlines, confirmaron que el avión cayó en el Océano Índico al oeste del puerto australiano de Perth. No obstante aquella información, la ubicación exacta no fue precisada y los restos no fueron encontrados.

Las primeras semanas fueron de compromiso total de todos los países cercanos o involucrados. La búsqueda se extendió intensivamente por cuatro semanas, tiempo en el cual determinaron que el avión habría caído en las cercanías de Perth. Sin embargo, a finales de junio de 2014, Australia anunció que comenzaba una nueva operación de búsqueda. Aquella se enfocó en una zona no rastrillada previamente.

A principios de septiembre, seis meses después de la desaparición, los equipos de búsqueda se centraron en 58 puntos, situados a unos 1.600 kilómetros al noroeste de Perth, y dentro de los 60.000 kilómetros cuadrados de océano Índico ya rastreados. Pero las búsquedas continuaban arrojando resultados decepcionantes: ningún esfuerzo logró encontrar los restos del avión.

No fue hasta casi un año y medio después, en julio de 2015, que se hallaron algunos restos en la costa de la isla Reunión, al este de Madagascar, los cuales fueron inicialmente vinculados al caso. El 5 de agosto de 2015, el primer ministro malasio confirmó que el flaperon (parte del ala) encontrado en esa isla pertenece al vuelo MH370. Medio año más tarde, en febrero de 2016, fueron hallados restos en las costas de Mozambique, que según el ministro de Transportes del Gobierno australiano, pertenecían «con casi total seguridad» al avión de Malaysia Airlines desaparecido. Esto lo corroboraron, además, porque el lugar del hallazgo es «compatible con los modelos de las corrientes oceánicas».
Finalmente, el 17 de enero de 2017, tras casi tres años de la desaparición del vuelo, la búsqueda fue suspendida aunque se dejó abierta la posibilidad de reiniciarla si se encontraban nuevas pistas.

Las investigaciones del caso se centraron en varias hipótesis que rondaban entre secuestro y terrorismo o suicidio del piloto.
La teoría del terrorismo surgió a partir de la información obtenida sobre dos pasajeros que embarcaron con pasaportes robados. Según un experto en terrorismo consultado por NBC, es muy extraño que dos pasajeros con los pasaportes robados se encuentren en el mismo vuelo y reserven sus pasajes al mismo tiempo. La investigación se centró en cuatro pasajeros de identidad sospechosa aunque no pudieron relacionarlos con hechos terroristas.

Por otro lado, la idea de secuestro del avión se desprendió de las hipótesis sostenidas sobre las horas de vuelo. En primer lugar, el ejército de Malasia creía que el avión voló durante más de una hora luego de desaparecer de los radares, momento en el que cambió de rumbo. En segundo lugar, el diario estadounidense The Wall Street Journal informó que pudo haber permanecido volando durante cuatro horas después de haber perdido contacto con los controladores aéreos. Estas líneas de investigación se dirigieron hacia la hipótesis de que el avión habría sido secuestrado por miembros de la propia tripulación para suicidarse en el mar.

En 2016, el FBI descubrió que el piloto del avión, Zaharie Ahmad Shah, había estado realizando simulaciones de vuelo en su computadora. Dichas simulaciones marcaban una ruta bastante parecida a la del vuelo MH370, más o menos un mes antes de la desaparición del avión, y señalaban la ubicación sur del océano Índico.

Esa información reforzó la idea de que la desaparición del avión era un acto que Zaharie tenía planeado hacer. Lo que no se pudo dilucidar fueron las causas. Según la investigación, Zaharie no tenía antecedentes depresivos o de problemas mentales ni ningún otro motivo que lo llevara al suicidio. Puede que entonces haya sido obligado a estrellar el avión. Según varios expertos en aviación, esta es la teoría más certera o fuerte sobre lo ocurrido con el vuelo 370.
Los casos de suicidio de pilotos en un avión lleno de pasajeros y la tripulación son muy raros y escasos, sin embargo, existen antecedentes, como el Vuelo 185 de Silk Air en 1997, el vuelo 990 de Egyptair en 1999 y el vuelo 9525 de Germanwings en 2015.

A ocho años de la desaparición, el caso no fue resuelto y los restos no fueron hallados.

Compartir: