Aerolíneas: el Gobierno busca que los pilotos vuelen más horas por mes

198
0
Compartir:

01/09/2020 Clarin.com – Nota
Luis Ceriotto

Para el regreso de los vuelos

Quiere utilizar la norma de EE.UU, que establece menores licencias y tiempos de descanso. APLA, encabezada por Pablo Biró, rechazó la propuesta.

Con estilo «vintage», Aerolíneas decoró uno de sus aviones para celebrar sus 70 años. Foto: Aerolíneas Argentinas.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) planteó a los gremios de pilotos (APLA) y aeronavegantes (AAA) que modificará el Decreto 671, que regula los tiempos de vuelo, tiempo de servicio y requisitos de descanso. En apariencia se trata de una discusión técnica, pero en realidad es el núcleo duro de una ofensiva del Gobierno para bajar los costos laborales de Aerolíneas Argentinas: lo que se busca con la nueva norma es flexibilizar medio centenar de cláusulas para hacer más productiva la actividad de los pilotos de Aerolíneas a la hora de retomar los vuelos regulares.
Según fuentes del sector, las tripulaciones vuelan un promedio de entre 45 y 50 horas por mes y la intención de la empresa que encabeza Pablo Ceriani sería llevar ese ritmo de trabajo a unas 60 horas por mes. Para ello el paso obligatorio consiste en la modificación de la norma que desde hace 26 años rige la actividad de los pilotos y tripulantes de a bordo y . La intención del Gobierno fue rechazada de plano por el gremio que encabeza Pablo Biró.

“Desde la ANAC se detalló que el proyecto de modificación de los tiempos máximos de servicio y mínimos de descanso de las tripulaciones tendrá como base la Federal Aviation Regulations de Estados Unidos”, informó el gremio, en una comunicación interna a sus afiliados. “Sin perjuicio de estar abiertos a contribuir con nuestros equipos técnicos en este proceso, desde APLA rechazamos de pleno esta propuesta , entendiendo que la realidad del sistema aéreo argentino dista mucho de las condiciones existentes en Estados Unidos”.

El de los pilotos es el más importante (y el más oneroso) de los seis gremios con injerencia en Aerolíneas Argentinas y Austral. En el marco de la pandemia, la línea aérea estatal, presidida por Pablo Ceriani, encaró un proceso de ajuste que incluye la fusión entre Aerolíneas y Austral, la suspensión por cuatro meses de 4.000 de los 12.000 empleados y la jubilación anticipada de unos 1.000 empleados.

«No es posible extrapolar la totalidad de una reglamentación extranjera, sin tener en cuenta el déficit en infraestructura aérea en la Argentina, que aumenta la cantidad de trabajo para las tripulaciones y consecuentemente lleva a una mayor fatiga», agregó APLA en su comunicación interna.

El gremio apeló a cuestiones de seguridad en el vuelo para fundamentar su rechazo. «Una vez más, llamamos a los responsables de la autoridad de aplicación y a las empresas a tomar real dimensión de las implicancias para la seguridad aérea de cambiar la reglamentación de un tema tan sensible como éste, y a comprometerse en la búsqueda de consensos que contengan las recomendaciones y advertencias de los trabajadores».

Además, la empresa adelantó a APLA su intención de extender las suspensiones durante octubre , con una quita salarial más profunda. Y a la vez, en sentido contrario, la empresa comunicó al gremio su intención de subir la edad jubilatoria de los pilotos a 70 años , lo cual también fue rechazado por el gremio.

Si bien la política aerocomercial depende en los formal del ministerio de Transporte y, en lo técnico, de la ANAC que encabeza Paola Tamburelli, lo cierto es que tras la salida de LATAM Argentina del mercado local, Aerolíneas Argentinas pasó a tener un protagonismo excluyente. La línea aérea estatal está presidida por Ceriani, quien a su vez fue designado en ese puesto a instancias del dirigente de  La Cámpora  Marino Recalde, senador nacional por Capital Federal y ex titular de Aerolíneas. Desde ese lugar es donde hoy el Gobierno plantea la pulseada con los pilotos y el frente gremial aeronáutico en su conjunto. “Los aviones ahora son más modernos y la infraestructura de los aeropuertos exige menos condiciones de descanso que hace 20 o 30 años”, dijo una fuente del sector.

El Decreto 671 viene desde 1994, con una modificación posterior del año 2000 tras la tragedia de LAPA en Aeroparque (donde fallecieron 65 personas). Pero la normativa respecto los tiempos de descansos mínimos una vez que el avión regresa, así como los tiempos entre vuelos (postas) y el tiempo máximo para permanecer a bordo sin despegar vienen desde antes aún, agregaron las fuentes: «En Aerolíneas los pilotos siguen volando como se hacía en las demás líneas aéreas en los años 80 «.

Compartir: