Dato clave en la investigación: la sala de reuniones donde se habló de la #GestapoSindical fue gestionada por la mano derecha de María Eugenia Vidal

258
0
Compartir:

La sala del Banco Provincia donde en 2017 se reunieron espías, funcionarios y empresarios para coordinar la persecución a sindicalistas, así como la logística del encuentro, estuvieron a cargo de Soledad Borsani, amiga personal y estrecha colaboradora de María Eugenia Vidal. El dato ya consta en la causa.

Soledad Borsani, la mano derecha y amiga de la infancia de María Eugenia Vidal, fue quien gestionó el salón del Banco Provincia para la reunión del 15 de junio de 2017 en la que el entonces ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, se entusiasmó con la conformación de una «Gestapo» para perseguir a los sindicatos.

El nombre de Borsani surgió del intercambio de mensajes que mantuvieron un empleado y una funcionaria del Bapro mientras arreglaban los pormenores para la velada.

El dato –que está en poder del juez federal Ernesto Kreplak– apunta directamente hacia la exgobernadora, que ya está imputada en la causa.

El 13 de junio de 2017, Emilia Jaime –asesora del directorio del Banco Provincia y persona de confianza del entonces titular del Bapro, Juan Curuchet– le mandó un WhatsApp a uno de los empleados de carrera del organismo, Guillermo Squillari, que dio inicio a toda la saga de la reunión que se conoció tras la aparición de un video que habían grabado los servicios de inteligencia.

Dato clave en la investigación de la #GestapoSindical: la sala donde se hizo la reunión fue gestionada por la mano derecha de María Eugenia Vidal

Dato clave en la investigación de la #GestapoSindical: la sala donde se hizo la reunión fue gestionada por la mano derecha de María Eugenia Vidal

«Guille, mañana nos pidieron de gobernación que dispongamos de una reunión. La estoy organizando con Vicky, va a ir ‘Pato’ temprano para armarlo pero necesito que vos avises en seguridad para que los dejen pasar y los guíen (que Oscar los acompañe si está a esa hora, sino alguien para que no se pierdan o se queden atorados en un ascensor», escribió Jaime.

«Unas 12 personas se van a anunciar para ver a Julio Garro. Se va a hacer en el SUM del 7mo piso. Es mañana 9hs», completó.

Jaime parecía muy comprometida en la tarea de organizar la reunión pedida por el gobierno provincial. «Cualquier cosa me llamás a mí», le recomendó a Squillari.

«Y si ya entré al médico y pasa algo importante llamás directamente a Soledad Borsani al celu y lo ves con ella», amplió. A los seis segundos, le aclaró: «Que fue quien me pidió esto».

La advertencia se repitió después por audios que se dieron a conocer en el ciclo Toma y Daca Radio en AM750 donde se la escucha a Soledad Borsani, mano derecha de Vidal, reservando la sala del Banco Provincia. «Guille: Vos avisale esto a Stefy. No sea cosa que después la gente que iba a reunirse con Daniel y Mariano caiga en esta reunión. Acordate que te estoy diciendo que tenemos que tener total discreción y ser muy reservados con esto. Después, que Stefy se quede ahí o esté cerca, cosa que no llegue nadie y se mande al SUM, ¿viste? Gracias».

La relación Vidal – Borsani

Vidal y Borsani son amigas desde los dos o tres años, según reconstruyó la periodista Mara Laudonia en el libro La Gobernadora. Soledad era la vecinita de enfrente de la casa de la abuela de la actual diputada. Por esa cercanía, se convirtió en su compañera de juegos durante la infancia. Fueron inseparables desde preescolar, cuando Soledad consiguió una vacante en el colegio Nuestra Señora de la Misericordia, del barrio porteño de Flores. Según la revista Noticias, fue la propia Vidal la que se «amotinó» para que su amiguita se hiciera con un lugar en el colegio.

Siendo gobernadora, Vidal volvió a la institución y dijo: «Lo mejor que tengo me lo dio mi familia y esta escuela». Las dos, Vidal y Borsani, son parte de un grupo de cinco amigas que, entre otras cosas, compartía un grupo de chat.

Según Laudonia, Borsani es madrina de una de las hijas de Vidal y la exgobernadora es madrina de la hija de Borsani.

La revista Noticias decía que, mientras Vidal ejercía la gobernación bonaerense, su amiga le manejaba la agenda, le elegía la ropa y hasta le organizó la fiesta de quince años de su hija menor. Todo un vínculo bastante cercano.

Compartir: