UN NUEVO RADAR DE VIGILANCIA AÉREA ARGENTINO POTENCIA LA VIGILANCIA Y CONTROL DEL ESPACIO AÉREO EN EL ATLÁNTICO SUR

170
0
Compartir:
7 marzo, 2022 AIRLINE92

Un RPA (Radar Primario Argentino) diseñado y producido por INVAP será instalado a partir del 1 de mayo en la ciudad fueguina de Río Grande para potenciar las capacidades argentinas de vigilancia y control del espacio aéreo en el Atlántico Sur, según anunció el ministro de Defensa, Jorge Taiana, durante una visita a la mencionada ciudad con motivo de la inauguración de una nueva ruta aérea de Líneas Aéreas del Estado (LADE), que conectará la ciudad santacruceña de Río Gallegos con ese lugat hasta dos veces al día, operando con aviones De Havilland of Canada DHC6 Twin Otter de la Fuerza Aérea, de la que depende LADE. Este radar móvil estaba a disposición del Comando Conjunto Aeroespacial (COCAES) en la base de Merlo (Provincia de Buenos Aires).

En el marco del Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVYCA) se decidió su traslado al que ya opera en la base de Río Gallegos para fortalecer las capacidades para identificar aeronaves no cooperativas y tránsitos aéreos irregulares en el Atlántico Sur. Taiana fue recibido en Río Grande por el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, con el que compartió un encuentro en un centro cultural. El ministro afirmó que el radar que se instala acá en mayo representa un aumento en el control y vigilancia que tiene que hacer Argentina del Atlántico Sur. Con el Sinvyca empezamos por el Norte y fuimos bajando, pero quisimos adelantar la instalación del radar de Río Grande, porque hay una necesidad concreta de monitorear nuestro Sur. En los últimos meses todos supimos de un incremento en las operaciones aéreas en nuestras islas y tenemos la responsabilidad de estar al tanto de esos movimientos.

El ministro sostuvo que este es un día de mucha alegría para todos los que creemos que Argentina tiene una enorme perspectiva de desarrollo si logra recuperar esa mirada integradora de su territorio bicontinental, con especial atención a su ‘pampa azul’, que es algo que se puso específicamente en la directiva de Defensa que el presidente emitió el año pasado. No vamos a atacar a nadie, pero tenemos que tener todos los recursos para defendernos y para generar una disuasión efectivaEn ese sentido es que decidimos fortalecer nuestra presencia en la Patagonia en general y en especial en Tierra del Fuego a pesar del momento difícil económico. En un año cargado de simbolismo por Malvinas elegimos avanzar en el relanzamiento  de la base aérea de Río Gallegos y también en sumar nuevos vuelos a la isla para suturar esa separación, indicó.

Argentina no puede ser fuerte si no puede vigilar su territorio. Por eso también estamos avanzando en la construcción de la nueva base naval integrada de Ushuaia en conjunto con el desarrollo del Polo Logístico Antártico que lleva adelante el Estado provincial. Buscamos fortalecer el puente con nuestro territorio antártico a través de la reactivación de la base Petrel, que va a pasar a ser permanente y que va a ser el otro cimiento del puente que se construye aquí en Tierra del Fuego. La Base Naval Integrada la vamos a empezar a construir antes del invierno. Se va a comenzar con dos naves industriales, se van a acercar los servicios y se van a efectuar los estudios de suelo en un camino del que ya no hay retorno y en el que vamos a empeñar todos los esfuerzos posibles, enfatizó.

Otro objetivo con el que estamos trabajando es consolidar la presencia de las tres Fuerzas Armadas en Tierra del Fuego porque entendemos que multiplicar nuestras capacidades es una necesidad y no hay lugar para actuar en solitario, Creemos que todas estas medidas para fortalecer la presencia soberana de Argentina en el Atlántico Sur son una manera de honrar el sacrificio de todos nuestros héroes de Malvinas, concluyó Taiana. El gobernador Melella afirmó que el pueblo fueguino tiene mucho que agradecer a las Fuerzas Armadas, no solo por origen y por Malvinas. En la pandemia aparecieron las fuerzas para ir casa por casa con los módulos alimentarios y cuando tuvimos que traer insumos y apareció la Fuerza Aérea.

Melella consideró que lo de LADE es una gran noticia. Por restricciones del gobierno anterior LADE tenía que dejar de volar y veíamos en los rostros de sus trabajadores sus lágrimas. Esta nueva apuesta es un orgullo para la Patagonia entera, un gesto grandísimo del Estado que a veces pierde de vista lo que demoramos en cruzar aduanas o esperando la barcaza porque hay mal clima. El comandante de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Xavier Isaac, afirmó que hace muchos años que el único radar de vigilancia que operaba en el Sur de Argentina era el de la Base de Río Gallegos. Que ahora podamos sumar otro radar en Río Grande con un alcance de unos 400 km. nos va a dar mayor eficacia y efectividad en el control de nuestro espacio aéreo.

Al igual que sucede con la vigilancia en el Norte del país, aquí en el Sur los radares también van a estar acompañados por el despliegue de aviones que puedan verificar tránsitos aéreos irregulares en caso de ser necesario. Para eso los aviones de entrenamiento avanzado IA63 ‘Pampa III’ van a tener despliegues regulares desde la base de Río Gallegos, en los que también van a cumplir con misiones de adiestramiento. Para cumplir eficazmente con su tarea la Fuerza Aérea está en las fases finales de selección de un nuevo avión de combate, del que uno de los requisitos rectores es que no contenga ningún componente de origen británico o que pueda ser sujeto a veto, apuntó. Isaac. Asistieron el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Juan Martín Paleo; el de la Armada, almirante Julio Guardia; el del Ejército, general Olegario Pereda, y otras autoridades

Fotografía: Aeropuerto de Río Grande.

Compartir: