«Gestapo» macrista: Marcelo Villegas estuvo en la Casa Rosada antes de la reunión en la que planteó embestir contra los gremios

249
0
Compartir:

Coincidió con Mauricio Macri y Gustavo Arribas.

El exministro de Trabajo de María Eugenia Vidal fue a la Casa de Gobierno el 4 de mayo de 2017. Entró tres minutos después que el entonces jefe de la AFI. Ambos declararon al ingresar que iban a la secretaría privada del presidente.

Un mes antes de la reunión en la que manifestó su deseo de tener una “Gestapo” para avanzar contra los sindicatos, el entonces ministro de Trabajo de María Eugenia Vidal, Marcelo Villegas, pasó largas horas en la Casa Rosada. Ingresó con tres minutos de diferencia con el entonces director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas y se encaminaron hacia la secretaría privada. Mauricio Macri ya estaba en la Casa de Gobierno. La información, revelada por el ministro Martín Soria, pone a Villegas como un interlocutor de las altas esferas nacionales en la cruzada antisindical.

El 4 de mayo de 2017, Macri entró a la Casa Rosada a las 8:24 de la mañana. Una hora y media después, más precisamente a las 09:47, ingresó Arribas, su amigo al que puso al frente de la AFI. Tres minutos más tarde, llegó Villegas. Tanto Arribas como el entonces ministro de Vidal declararon, al ingresar por Rivadavia, que iban a la secretaría privada. Qué sucedió en ese lugar posiblemente sea tarea de investigación para la justicia federal o para la bicameral del Congreso que investiga el accionar de los organismos de inteligencia.

La idea macrista de la «Gestapo» para perseguir a los sindicatos

Villegas fue una de las voces cantantes en la reunión que se hizo el 15 de junio de 2017 en la sede del Banco Provincia en la que participaron otros integrantes del gabinete de la gobernadora, legisladores, empresarios y tres altos funcionarios de la AFI de Arribas: el entonces jefe de gabinete Darío Biorci, el director administrativo de Asuntos Jurídicos Juan Sebastián de Stefano y el director operacional de Contrainteligencia Diego Dalmau Pereyra.

En el encuentro– registrado por la propia AFI– Villegas fue quien hizo gala del apoyo de todas las instancias macristas. “Nosotros hemos tomado una decisión como gobierno”, les explicó a los empresarios. “Cuando digo gobierno, digo gobierno nacional, provincial y municipal –agregó por si no había quedado del todo claro– de comenzar a resolver de forma definitiva la problemática que tenemos en materia de relaciones con la UOCRA de La Plata”. Su presencia en la Casa Rosada podría explicar por qué el entonces ministro hablaba de una decisión de los tres niveles de gobierno.

Minutos antes, Villegas se había entusiasmado con la conformación de una “Gestapo, una fuerza de embestida para terminar con todos los gremios”. Fue él también quien verbalizó que tenían apalabrados a distintos resortes de la justicia para avanzar contra Juan Pablo “Pata” Medina, líder de los trabajadores de la construcción platenses que terminó preso en septiembre de ese año. “No estaríamos hablando con ustedes como mínimo dos ministros, un viceministro de Justicia y un senador nacional si no tuviésemos asegurada la cuestión judicial”, les confió a sus interlocutores.

Los dos ministros que participaban de la reunión eran él y Roberto Gigante, titular de la cartera de Infraestructura provincial. El viceministro de Justicia era Adrián Grassi y el senador –provincial, no nacional– era Juan Pablo Allan. Tanto Allan como Villegas ensayaron una respuesta ante la filtración del video. El senador dijo en Radio con Vos que no le había parecido rara la reunión en ese momento y la calificó como “institucional”. Lo curioso es que los funcionarios de la AFI explicaban cómo armar causas. Villegas, por su lado, salió a decir que el video podía estar adulterado.

La imputación a Marcelo Villegas

Por el momento, Villegas fue imputado por la fiscala federal de La Plata Ana Russo, quien también le pidió al juez federal Ernesto Kreplak que investigue quiénes eran los otros asistentes a la reunión. La fiscala impulsó la denuncia que el lunes presentó la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, tras hallar un video en la exSIDE.

En paralelo, la Bicameral de Inteligencia creó una subcomisión para investigar el asunto del video. La tarea del Congreso –a la que estarán dedicados los diputados Rodolfo Tailhade, Eduardo Valdés y un representante de Juntos por el Cambio– estará enfocada en los tres integrantes de la AFI que se sentaron en la cabecera de la mesa para armar causas contra el “Pata” Medina. La Bicameral no tiene posibilidad de investigar ni a los empresarios ni a los funcionarios que no eran agentes, aunque sí podría pedir sus testimonios para entender cómo se gestó el encuentro.

Un pedido de Comodoro Py

El ingreso de Villegas junto con Arribas a la Casa Rosada fue uno de los hechos que denunciaron los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi, que tiene a su cargo la causa en la que se investiga el accionar de los espías conocidos como Súper Mario Bros.

Este miércoles, Martínez de Giorgi le pidió a su colega platense Kreplak que certificara la causa y que le mandara la prueba que estuviera presentada. En otras palabras, que le envíe el video que encontró la AFI.

Martínez de Giorgi analiza qué medidas impulsar después de que la Cámara Federal porteña dejara únicamente en pie diez de los 38 procesamientos que había dictado el  juez Juan Pablo Augé cuando aún tenía el expediente en Lomas de Zamora.

La aparición del video contrarresta la versión dada por la propia Cámara Federal, a través de los votos de Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, acerca de que los espías, en realidad, eran cuentapropistas y no respondían a un plan masivo de espionaje orquestado por el macrismo.  La filmación, de hecho, muestra en acción a dos de los principales imputados en la causa: al exdirector operacional de Contrainteligencia Diego Dalmau Pereyra y al exdirector administrativo de Asuntos Jurídicos Juan Sebastián de Stefano.

De Stefano fue el gran ganador del fallo de la Cámara porteña junto con el exdirector general Gustavo Arribas. A los dos les dictaron una falta de mérito. De Stefano, un operador en la justicia de la Ciudad que viene del radicalismo y responde a Daniel «Tano» Angelici, fue uno de los hombres con mayor poder de la AFI macrista: concentró el manejo de la relación con los jueces y también pasaron por sus manos las escuchas –que después terminaban siendo filtradas a los medios o alimentando causas penales–.

Fuente: página12 – Luciana Bertoia

Compartir: