La aviación arremete contra Hong Kong por el Covid

438
0
Compartir:
Actualizado 19 diciembre, 2021 || Por R.P.

Hong Kong fue siempre un lugar de comercio, dinámico y activo. Sin embargo, su adhesión al principio de cero Covid ha convertido al aeropuerto, uno de los más importantes de Extremo Oriente, en un lugar detestado por las aerolíneas. La situación generada es absolutamente absurda. Primero, está arruinando a la compañía aérea local, Cathay Pacific, y después ha puesto de uñas a las demás aerolíneas, que no quieren volar al que antes fue un hub estupendo en la región.

Quien lanza las críticas es nada menos que Akbar Al Baker, el director ejecutivo de Qatar Airways, que rechaza la norma que prohíbe seguir operando en la terminal a las aerolíneas que han traído pasajeros infectados. “No se puede simplemente cerrar la industria de la aviación porque alguien se infectó entrando (en) el avión de alguien”, dijo al South China Morning Post el responsable de Qatar.

Al Baker agregó que estaba “un poco decepcionado” de que Hong Kong permaneciera cerrado y esperaba que una gran parte de la flota de Cathay volviera a volar. Qatar Airways es el tercer accionista más grande de Cathay, con una participación del 9,6 por ciento comprada en 2017.

Según las reglas de Hong Kong, si una aerolínea trae demasiados pasajeros infectados en una ruta en particular, tiene prohibido volar en esa ruta durante dos semanas. Esas reglas se han endurecido por los temores de la variante Omicron, de la que Hong Kong registró 14 casos hasta el viernes. Qatar Airways ha sido prohibida cinco veces desde noviembre de 2020.

El mes pasado, British Airways anunció que suspendería los vuelos de Hong Kong después de que se requiriera que los miembros de la tripulación se pusieran en cuarentena luego de una prueba positiva de Covid entre el personal. A principios de este mes, se informó de que Cathay se ha visto afectada por una ola de renuncias de pilotos, con empleados que citan agotamiento y creciente resentimiento. Algunos vuelos de Cathay operan en un sistema de circuito cerrado, lo que requiere que los pilotos pasen semanas viajando dentro de las burbujas del avión al hotel para evitar activar la cuarentena cuando regresan.

El gigante mundial de la distribución de paquetería, FedEx, dijo el mes pasado que reubicaría a sus pilotos en el extranjero y cerraría su base de tripulación en Hong Kong, citando las políticas anti-coronavirus de la ciudad.

Compartir: