La industria aérea necesitará dos años para recuperar la oferta de vuelos previa al coronavirus

432
0
Compartir:

09/05/2020 Clarin.com – Nota

Crisis
Con rutas internacionales sin operar y cierre de fronteras, la caída en Sudamérica es del 83 por ciento.

Que la situación del mundo es acuciante y que el turismo está en crisis no es ninguna novedad.
Estando todavía en cuarentena empezamos a ver países que ensayan sus primeros pasos en el desconfinamiento –el lunes 4 de mayo abrieron los museos en Alemania y este viernes 8, por ejemplo, abrieron las playas de Barcelona aunque solo para hacer deporte -; y al mismo tiempo, expertos ya hablan de nuevos brotes y oleadas que ahondan la incertidumbre .

En este contexto, la industria aérea global es una incógnita : con gran parte de sus flotas en tierra y pérdidas millonarias, la recuperación será muy lenta.

“Las rutas internacionales están inoperativas en todo el globo por el cierre de fronteras . Se sigue volando en relación a vuelos sanitarios y de carga . En cuanto a pasajeros, hay varios países donde se siguen realizando vuelos de cabotaje , por ejemplo en Estados Unidos , Brasil , Suecia , Japón , Corea del Sur , y dentro de la Unión Europea entre otros”, señala a Clarín el experto Daniel Montero Ferreiro, presidente de la Junta Directiva de la Red Iberoamericana de Investigaciones en Transporte Aéreo.

Las cifras son contundentes: en enero 2020, en Sudamérica había 1.800.000 asientos de avión disponibles por semana. Actualmente hay 300.000 asientos semanales . Se calcula que para enero 2021, la oferta aérea mundial será de alrededor del 60% de la que había un año atrás.

Vista del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini vacío (Xinhua/Martín Zabala)
“La caída de la oferta en la región es del 83%. Y el número no es mayor por la operación de cabotaje que aún se mantiene en Brasil ”, explica Montero Ferreiro. Según sus cálculos y teniendo en cuenta la reciente resolución de la ANAC –que no permite operar vuelos desde/hacia la Argentina hasta el 1 de septiembre y por lo tanto tampoco comercializar salidas previas a esa fecha- “creemos que en septiembre/octubre la oferta será de unos 700 mil asientos”.

La proyección es una recuperación de al menos el 40% de la capacidad que había en la región a comienzos de 2020.
Ya varios expertos de la industria aérea señalan la pérdida de rutas aéreas cuando se vaya recuperando la actividad en el mundo. Lógicamente, primero habrá que restablecer la conectividad interna y también entre las grandes ciudades del mundo.

“ Se perderán las rutas internacionales que tenían Córdoba, Mendoza, Salta y Rosario. Buenos Aires recuperará su conectividad, aunque habrá menos frecuencias a los destinos al principio. Será un proceso”, señala Montero Ferreiro.
Aún no está claro el panorama, pero Air New Zealand ya anunció que no volverá a operar la ruta entre Auckland y Buenos Aires.

“Siendo optimistas, la oferta aérea se recuperará en un plazo de 24 meses ”, dice el experto.
Como ya se viene anunciando,a las medidas usuales de seguridad –muchas de las cuales surgieron luego del 11S-, se sumarán otras nuevas, propias de la lucha contra el coronavirus . Al menos hasta que haya una vacuna.
Así que tendremos que acostumbrarnos a los controles de temperatura en diferentes instancias relacionadas con el transporte; la obligatoriedad de usar tapabocas y el desinfectante en todos los rincones.

Barbijos o tapabocas, imprescindible a la hora de viajar. Foto Maxi Failla – FTP CLARIN MFA_6536.jpg Z
“Los espacios en el aeropuerto serán rigurosamente desinfectados en un estándar que llegará para quedarse. Será desinfectado todo el equipaje, tanto el de mano como el que se factura para la bodega del avión . En el interior de las aeronaves, se reforzarán los desinfectantes, habrá un mayor recambio en los filtros de los aires acondicionados y se evitará el contacto con el personal de a bordo, quienes también llevarán tapa boca”, agrega.

En cuanto al equilibro entre la rentabilidad y la seguridad – ¿cómo mantener distancia en una clase Economy y que los asientos no cuesten como en First?- hay empresas que presentaron proyectos para incorporar mamparas que marquen una separación entre los pasajeros.

“Entre salud, distanciamiento y rentabilidad, prevalece la responsabilidad . Habrá una nueva conciencia de los pasajeros y eso será lo más importante en este nuevo escenario de cambio”, señala Montero Ferreiro, al tiempo que explica que para las aerolíneas de bajo costo el escenario es peor aún: “muchas de las aerolíneas tradicionales recibirán ayuda de los Estados y (a las low cost ) les será imposible competir en un mercado diezmado por la realidad económica”.

Compartir: