Las aerolíneas se acercan a una nacionalización generalizada

127
0
Compartir:

ANÁLISIS PREFERENTE

Las perspectivas para el primer semestre son ahora muy funestas y auguran la necesidad de ayuda suplementaria
Aún con vacunas los flujos de tráfico aéreo se prevén muy deprimidos durante alrededor de unos dos años.

El escenario de una nacionalización generalizada de las grandes aerolíneas gana enteros con el rebrote de coronavirus que se anticipa para el primer trimestre del año, como fruto del mayor contacto social y los espacios cerrados de estas fiestas navideñas.

Las aerolíneas tradicionales han llegado exhaustas a final de año pero con la esperanza de que puedan recuperarse una parte del pasaje en el próximo 2021. No obstante, las perspectivas para el primer semestre son ahora muy funestas, y auguran la necesidad de ayuda suplementaria, porque aún con vacunas los flujos de tráfico se prevén muy deprimidos durante al menos unos dos años.

La posibilidad de restricciones más duras a la movilidad y sociabilidad en las próximas semanas supondrá un golpe letal no solo para el presente de las principales aerolíneas, sino a sus expectativas de recuperación a medio plazo, por lo que, ante un panorama de un par de años de imposible rentabilidad, la opción más factible sea la de una nacionalización generalizada.

La entrada del poder público en el capital de las aerolíneas permitirá una reordenación del sector y de las propias empresas aéreas para adaptar su flota y plantilla a un escenario de demanda deprimida durante dos años, al mismo tiempo que se mantienen más activos de los necesarios a medio plazo con la expectativa de capitalizar un crecimiento del mercado a la larga.

La nacionalización de las grandes aerolíneas se concebirá como algo temporal hasta que amainen las incertidumbres sobre una recuperación que indudablemente llegará como demuestra la paulatina pujanza en China, aunque a un ritmo más lento del esperado y que obligará a reducir la competencia porque las compañías tendrán difícil soportar encima a enconadas rivalidades.

El mapa que tendrá en 2021 sector aéreo traerá unos cambios inimaginables, con quiebras, fusiones y nuevos accionistas insospechados, como muestra que cunde el nerviosismo incluso entre los más grandes que se creían intocables por su posición de dominio.

Así, la única forma de resistir para la inmensa mayoría de grandes marcas aéreas será con el aval de tener a todo un gobierno detrás, y no solo por lo sufrido el pasado reciente y por el mal momento presente, sino sobre todo por las complejas perspectivas a medio plazo para las más dependientes de la clase business y los aviones de doble pasillo.

Fuente: preferente.com
Compartir: