Qantas y Airbus invertirán para poner en marcha la industria australiana de biocombustibles

24
0
Compartir:

El Grupo Qantas y Airbus, en virtud de un acuerdo histórico, invertirán hasta 200 millones de dólares para acelerar el establecimiento de una industria de combustible de aviación sostenible (SAF) en Australia. La Asociación Australiana de Combustible de Aviación Sostenible fue firmada por el CEO del Grupo Qantas, Alan Joyce, y el CEO de Airbus, Guillaume Faury, en Doha, antes de la AGM de la IATA.

Debido a la falta de una industria local de SAF a escala comercial, Australia está exportando actualmente millones de toneladas de materia prima cada año, como canola y sebo animal para convertirse en SAF en otros países. El Grupo Qantas, que se ha comprometido a utilizar el 10% de SAF en su combinación general de combustibles para 2030, está abasteciendo SAF en el extranjero. Esto incluye el 15% de su uso de combustible fuera de Londres actualmente y 20 millones de litros cada año para vuelos desde Los Ángeles y San Francisco a Australia a partir de 2025.

Los combustibles sostenibles reducen las emisiones de gases de efecto invernadero en alrededor del 80% en comparación con el queroseno tradicional y son la herramienta más importante que las aerolíneas tienen actualmente para reducir su impacto en el medio ambiente, especialmente dado que se pueden usar en los motores actuales sin modificaciones.

La asociación entre Qantas y Airbus invertirá en iniciativas de SAF y materias primas desarrolladas y producidas localmente. Los proyectos deberán ser comercialmente viables y cumplir con un estricto conjunto de criterios en torno a la sostenibilidad ambiental.

Airbus y Qantas acordaron trabajar juntos en la iniciativa de sostenibilidad como parte de los pedidos recientemente anunciados de la aerolínea, incluido el A350-1000 para operar vuelos sin escalas del Proyecto Sunrise desde Australia a Nueva York y Londres y la selección del A220 y A321XLR bajo la renovación de la flota nacional del Proyecto Winton del Grupo Qantas, así como aviones de bajas emisiones para su subsidiaria Jetstar.

La nueva flota ofrecerá una reducción significativa en el consumo de combustible y las emisiones de carbono de hasta un 25% desde el primer día y todos ya están certificados para operar utilizando un 50% de SAF.

Pratt & Whitney, cuyos motores GTF fueron seleccionados recientemente por Qantas para sus nuevos aviones de la familia A220 y A320neo, también está contribuyendo a la empresa. La compañía apoya un mayor uso de combustibles alternativos más limpios, incluido SAF, al tiempo que avanza continuamente en la eficiencia de la tecnología de propulsión de aeronaves.

Qantas ha iniciado un proceso de conversación con sus principales clientes corporativos sobre su interés en acceder a compensaciones SAF para los vuelos de su organización. Este aporte está dando forma al diseño de un programa que también podría extenderse a individuos en una expansión del programa de compensación existente que Qantas ya tiene en marcha. Se espera que este nuevo programa se lance a finales de este año calendario.

Fuente: actualidadaeroespacial.com
Compartir: