Ricardo Cirielli: “Desde el Gobierno no quieren dialogar ni negociar”

48
0
Compartir:

25/11/2018 La Nación – Nota – Sup. Economía – Pag. 2 
Pablo Fernández Blanco

Ricardo Cirielli, secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico, le pide disculpas a los pasajeros varados por los paros, pero sostiene que la tensa situación que rodea a Aerolíneas Argentinas es responsabilidad del Gobierno.


-¿Por qué si los números de Aerolíneas están mejor, la situación parece más compleja que antes?
-El ministro [de Transporte, Guillermo] Dietrich difunde permanentemente datos sobre Aerolíneas Argentinas y Austral que parecen indicar que, día a día, todo mejora. Pero el presidente de las compañías, el ingeniero Luis Malvido, acaba de declarar que Aerolíneas está virtualmente quebrada y que para pagar salarios hay que pedir dinero al Estado. Y eso a pesar de que hace tres meses, en privado, les dijo a los gremios que los números de las empresas estaban bien. Malvido se desmiente a sí mismo y al ministro. ¿Cómo se compatibiliza información tan opuesta? ¿Qué deben creer trabajadores y sindicatos?


-¿Cómo se reparte la responsabilidad por la situación entre sindicatos y Gobierno?
-La política aerocomercial y la administración de las dos empresas públicas son responsabilidad del Gobierno. Los gremios hemos actuado tenazmente, desde que eran propiedad de Iberia, para defender la continuidad de las empresas, los empleos, las condiciones laborales y el poder adquisitivo de los salarios. Es nuestro deber. Los sindicatos no coadministramos, obramos ante las consecuencias de la gestión del Gobierno y la de las compañías. Esta política aerocomercial, cuyo ideólogo es Gustavo Lopetegui, ex CEO de LAN Argentina, según reconoció Dietrich, va en desmedro de Aerolíneas y Austral y beneficia a las decenas de empresas extranjeras autorizadas a volar hacia, desde y dentro del país. Entregamos nuestros mercados aerocomerciales de cabotaje e internacional. Ese crimen no lo comete ningún país del mundo serio, menos en esta era neoproteccionista. A Aerolíneas y Austral le bajan sus subsidios año a año, pero no los pueden compensar incrementando ingresos. Se los arrebatan las aéreas que vienen desde el exterior y las low cost, que compiten deslealmente a precio de dumping. La conducción empresarial luego de Isela [Costantini], funcional a la política aerocomercial, profundizó el perjuicio levantando rutas que cubrieron compañías extranjeras. Aerolíneas, Andes y LAN Argentina (no LATAM Holding), pierden ingresos y mercados por la política aérea. Los contribuyentes no solo subsidian a Aerolíneas y Austral; también a las multinacionales extranjeras Norwegian (Córdoba), Flybondi (Córdoba y Bariloche) y Avían (Tucumán). Lo exigieron a cambio de basarse ahí o volar a esos destinos. Esos subsidios se terminan convirtiendo en nacionales. Habilitar irregularmente el aeropuerto de El Palomar, que debe ser una base militar, para que Flybondi rebaje sus costos un 40%, y cederle a Norwegian el sector militar de Aeroparque, son también subsidios indirectos.


-¿Hasta qué punto no los enemistan profundamente los paros con la sociedad?
-Reiteramos nuestras disculpas a los pasajeros. No buscamos ni provocamos ninguna medida que los complique. El Gobierno impulsó el conflicto. Se negaron y se niegan a pedir la conciliación ministerial. Se hubiera terminado inmediatamente la asamblea y se levantaría el próximo paro. No quieren dialogar ni negociar. Macri busca el enfrentamiento con los gremios, porque cree que obtendrá réditos electorales. Pero durante la asamblea, fueron muchísimos más los pasajeros que lo insultaron y lo culparon de la situación.

Compartir: