Se disparan hasta 100% los precios de los pasajes para viajar por Argentina en avión

180
0
Compartir:

30/11/2021 Clarín – Nota – Tema del Día – Pag. 3

Impacto en el turismo local
Emilia Vexler

A la suba la relacionan con el cepo a las cuotas en vuelos al exterior, la alta demanda y la baja frecuencia de vuelos. Aerolíneas también incrementa sus tickets.
A tres días de haber comenzado el cepo a la venta de pasajes en cuotas para viajar al exterior por la crisis del dólar, el aumento de precios en los vuelos nacionales también se confirma entre agentes de viajes y aerolíneas.
Desde el sector dicen a Clarín que hay sorpresa y enojo entre quienes buscan destinos locales y los ven más caros que la semana pasada.

En el caso de plataformas de viajes como Despegar, el aumento se refleja en los tickets. ¿Ejemplos? El mismo vuelo, para una persona, ida y vuelta a Bariloche por Aerolíneas, para febrero, tenía un valor de 32.000 pesos siete días atrás, frente a los 36.000 que se piden ahora. Otro caso es Ushuaia. Pasó de $ 49.658 ida y vuelta, $ 24.829 cada pasaje por Aerolíneas, para viajar en la primera quincena de febrero, en 6 cuotas, con algo de interés, a $ 99.740. Volar a Mendoza, desde Buenos Aires, también para febrero, entre el 4 y el 11, el costo era de $ 15.000 por JetSmart y $ 23.000 por Aerolíneas. Hoy es de $ 19.796 y de $ 32.554 respectivamente.

«El precio de los vuelos nacionales está recontra disparado. Hay una saturación de la oferta. Con el impulso de Previaje, el reintegro del 50%, hay muy pocos cupos para viajar en temporada alta por nuestro país. La gente mira ahora hacia el final del carnaval, marzo, o Semana Santa, para que sea más barato. Pero si comparás a 2019, los proveedores se aprovechan, porque se los subsidia, y están vendiendo más que al doble», dice a este diario otro de los principales jugadores del mercado.

El valor de volar por Argentina subió más del doble que la inflación. Entre junio y septiembre, hubo un ajuste del 123% en los tickets de cabotaje contra igual período del año anterior.
Y los internacionales aumentaron un 87%, según un estudio del buscador Viajala publicado la semana pasada.
En los últimos 12 meses, a octubre, la inflación acumuló un 52,1%.
Entonces, las tarifas para volar por el país más que duplicaron al índice general de precios.
Una de las razones del aumento es que hay muy pocos vuelos para volar por Argentina frente a la cantidad de gente dispuesta a hacerlo, pese a que las aerolíneas ya están aumentando la frecuencias en los principales destinos turísticos del país.

Según los últimos datos de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), que incluye octubre, plena temporada baja, la ocupación de los aviones rondó, en promedio, el 80%. Por eso se estima que, frente a que cada vez es más difícil para el bolsillo argentino viajar al exterior, la opción del verano 2021/22 será en nuestras tierras, y que, así, los precios seguirán altos hasta marzo.

«La oferta de vuelos nacionales es baja para un mercado que se está recuperando rápido, aunque no llega al 50% respecto a 2019. Argentina tiene una lenta recuperación si se compara con la región. Como el precio de los pasajes es dinámico, a más lleno el avión, más caro el pasaje. Faltan aviones para compensar», dice a Clarín Darío Ratinoff, gerente Comercial de JetSmart para Argentina y Uruguay.

Esta low cost, al igual que su colega Flybondi, aún analiza el impacto real del cepo a las cuotas de los pasajes al exterior sobre la reserva concreta de pasajes para viajar por Argentina. Pero el norte vacacional de las y los potenciales viajeros parece no orientarse más allá de nuestras fronteras.
«JetSmart está volando más que en 2019. Aumentamos la cantidad de vuelos en general e inauguramos cinco nuevas rutas. Se está volando más a Bariloche, Mendoza, Salta e Iguazú», sigue Ratinoff.
«Somos tres operadores y faltan aviones para esta demanda. No traemos más Airbus porque nos dicen que no hay lugar en el hangar de Aeroparque», insiste, sobre los motivos de los aumentos. Latam se fue del país con 12 aviones que nadie reemplazó.

Tampoco están operativos todos los aviones de Aerolíneas Argentinas.
«Nosotros no modificamos las bandas tarifarias (el piso y el máximo de precio por un mismo pasaje a un mismo destino en la misma fecha) desde que asumimos. De hecho, bajamos el máximo. Lo que suele pasar es que en algunas rutas tenés mucha presión de demanda y eso hace que los precios suban», dicen a Clarín desde nuestra aerolínea de bandera.
Desde las agencias también dicen que hay un pico de ventas entre los destinos que históricamente son más caros: «Se vende más Ushuaia, Calafate y Bariloche, y menos Iguazú».

«Vemos preocupados una caída en la oferta y falta de competencia, lo cual se traduce en precios más caros.
Respecto de 2019, hay un 56% menos de gente volando dentro del país con una tarifa que se incrementó un 62%.
Es urgente que las autoridades intervengan para incentivar a que más empresas operen rutas de cabotaje, necesitamos un mercado competitivo», explica a Clarín Daniel Hana, presidente del Foro Argentino de Consultores de Viajes (FACVE).
Por otra parte, las aerolíneas subieron sus precios (si no fue la tarifa máxima fue el costo por equipaje) para recuperar lo perdido durante 2020, cuando no pudieron operar. El precio del combustible también subió.
¿Bajarán los precios en las vacaciones? Si la demanda reacciona bien, que es lo que se avisora, no. También se viajará «más caro» por Argentina.

Hay que recordar que el programa Previaje sigue vigente para volar desde febrero a diciembre 2022. Pero si no se logran vender tan rápido los vuelos, es probable que haya más promociones para llenar los aviones que aterrizarán en suelo patrio.

Las cuotas para el turismo nacional no están alcanzadas dado que en su mayoría están vinculadas al programa Ahora 12. «La medida que tomó el Banco Central no estaría afectando a la financiación del turismo por Argentina», dicen desde FACVE.

Compartir: