Tenerife: a 45 años del accidente de aviación más devastador de la historia mundial

231
0
Compartir:

24/09/2022 elnoticierodigital.com.ar – Nota

Han pasado 45 años desde que dos aviones de pasajeros Boeing 747 colisionaron en una de las Islas Canarias, Tenerife. Como resultado del que sigue siendo el accidente más mortífero de la historia de la aviación, 583 personas perdieron la vida. El vuelo 4805 de KLM.

¿Qué sucedió aquel 27 de marzo de 1977? Dos aviones de pasajeros Boeing 747, que operaban como el vuelo 4805 de KLM y el vuelo 1736 de PanAm, colisionaron en la pista del aeropuerto de Los Rodeos, ahora conocido como aeropuerto de Tenerife Norte.

Ambos vuelos debían aterrizar en el aeropuerto de Gran Canaria pero fueron desviados a Tenerife tras la detonación de una bomba en la terminal del aeropuerto de Gran Canaria.

Las Islas Canarias son conocidas por sus inviernos suaves y sus cálidas primaveras soleadas, y el vuelo de KLM, que procedía de Ámsterdam, estaba lleno de personas, principalmente holandesas, que escapaban del frío clima del norte de Europa.

El peor choque de aviones de la historia
El vuelo de PanAm, con origen en Los Ángeles y escala en Nueva York, estaba lleno de estadounidenses de edad avanzada que debían unirse a un crucero en Gran Canaria. A causa de la bomba, ambos vuelos y otros que debían aterrizar en Gran Canaria fueron desviados a Tenerife, por lo que el aeropuerto norte de Tenerife se congestionó rápidamente, y muchos aviones tuvieron que aparcar en la calle de rodaje.

Por todo esto, el estacionamiento en la calle de rodaje obligó a los aviones que querían despegar a utilizar la pista para ponerse en posición. Debido a la ubicación del aeropuerto cerca del mar y a su altitud de más de 600 metros, no es raro que las nubes restrinjan la visión. El día del accidente, la alta densidad de nubes dificultaba a la torre de control y a los pilotos la visión de lo que ocurría a su alrededor.

Al avión de KLM se le permitió rodar por la pista y alinearse para el despegue. El avión de PanAm recibió instrucciones de rodar por la pista y tomar la tercera salida a la calle de rodaje. Ya retrasado y con prisa por despegar, el capitán del avión de KLM inició su carrera de despegue sin que se lo permitiera el Control de Tráfico Aéreo. No sabía ni podía ver, debido a las nubes, que el avión de Pan Am seguía en la pista.

Los detalles del accidente
La colisión y el incendio resultante mataron a todas las personas a bordo del avión holandés y a la mayoría de los pasajeros del avión estadounidense. Sin embargo, 61 personas del avión de Pan Am sobrevivieron porque estaban sentadas en la parte delantera de la aeronave.

Por qué sucedió el desastre de Tenerife
Tras una exhaustiva investigación, el capitán Veldhuyzen van Zanten fue declarado culpable por intentar despegar sin haber recibido permiso. KLM argumentó que se debió a una falta de comunicación entre la torre y los pilotos, pero finalmente admitió su culpa y aceptó indemnizar a los familiares.

Una representación visual del choque que dio origen a “la tragedia de Tenerife”.
Como consecuencia de lo que ahora se llama “El desastre de Tenerife”, se introdujeron cambios radicales en la aviación internacional, como por ejemplo:
-El énfasis en el inglés como lengua de trabajo común y el uso de frases estándar
-El Control de Tráfico Aéreo (ATC, en inglés) no puede utilizar palabras como OK o Roger
-La palabra “takeoff” (despegue) se pronuncia ahora sólo cuando se da permiso para el despegue real
-Hasta que se conceda el permiso real para el despegue, los pilotos y los controladores de ATC deben utilizar la palabra “salida”.

Todas las autorizaciones del ATC a las aeronaves ya alineadas en la pista para el despegue deben incluir el prefijo “mantener posición”.

Después de la catástrofe también se modificaron los procedimientos operativos de la cabina de mando, haciendo mayor hincapié en el trabajo en equipo y la toma de decisiones en equipo.

Se dijo a las tripulaciones de vuelo con menos experiencia que desafiaran a sus capitanes si creían que algo no era correcto. Se aconsejó a los capitanes que escucharan lo que sus oficiales subalternos tenían que decir y evaluaran lo que decían.

Además, tas el accidente, el gobierno español instaló un sistema de radar en tierra en el aeropuerto de Tenerife Norte para evitar que algo así volviera a ocurrir allí.

Compartir: