Trascendental acuerdo para usar hidrógeno directo en vuelos

205
0
Compartir:

Un programa muy razonable para encontrar soluciones viables al problema de mejores combustibles y, adicionalmente, reducir las emisiones.

CFM International (CFM), la compañía que conforman en partes iguales GE y Safran Aircraft Engines, firmó un acuerdo de colaboración con Airbus para establecer un programa que investigará el uso del hidrógeno en un motor casi convencional que se montará sobre un Airbus A380 que realizaría pruebas de vuelo a mediados de la presente década.

El objetivo del programa es ensayar primero en tierra y luego en vuelo, un motor de combustión directa alimentado por hidrógeno que podría derivar en un avión de cero emisiones que podría entrar en servicio alrededor de 2035.

Para lograr estos complejos objetivos, CFM modificará los sistemas de combustible, la cámara de combustión y el control de un motor con compresor GE Passport, para que funcione directamente con hidrógeno. El motor, que se ensambla en los EE. UU., fue seleccionado por su tamaño físico, avanzado diseño y por la capacidad de flujo de combustible que requiere y soporta. Según el proyecto, el turbofan se montará a lo largo del fuselaje de un banco de pruebas volador, un A380, para permitir que las emisiones del motor, incluidas las estelas, se controlen por separado de los motores tradicionales que estarán impulsando realmente la aeronave.

“La capacidad de combustión de hidrógeno es una de las tecnologías fundamentales que estamos  madurando como parte del Programa CFM RISE. Reuniendo las capacidades colectivas y la experiencia de CFM, nuestras empresas matrices, y Airbus, logramos tener el equipo ideal para demostrar con éxito un sistema de propulsión de hidrógeno”, dijo Gaël Méheust, presidente & CEO de CFM.

Un avión de demostración es fundamental para desarrollar una nueva tecnología de aviación y el A380 parece ser el adecuado para la misión y se utilizará principalmente para establecer la viabilidad de diseños, procesos, combustibles, materiales y equipos, tanto en tierra como en el aire. Los datos obtenidos se utilizarán luego para refinar y certificar el producto terminado.

Airbus tiene una larga trayectoria en el planteo y ejecución de programas que prueban tecnologías innovadoras. La familia E-FAN, por ejemplo, investigó el potencial del vuelo totalmente eléctrico y la versión E-FAN-X permitió estimar el potencial del la propulsión eléctrica híbrida. Asimismo, los demostradores Vahana y CityAirbus que desarrolló Airbus, probaron ser invaluables para promover la visión del fabricante en materia de movilidad aérea urbana sostenible.

Ahora, el demostrador ZEROe será útil para ensayar con el hidrógeno como combustible directo. El avión tendrá abordo cuatro tanques con hidrógeno líquido que alimentarán un motor de combustión que estará montado en la parte superior trasera del fuselaje del avión. El sistema de distribución de hidrógeno líquido constará de un equipo que gasificará el hidrógeno líquido antes de introducirlo en el motor en donde se producirá la combustión que brindará la propulsión.

Esta no es la primera experiencia de Airbus con un vuelo propulsado por hidrógeno, ya que entre 2000 y 2002 el fabricante fue un socio clave en el proyecto de investigación Cryoplane de la Unión Europea.

CFM ejecutará un amplio programa de pruebas en tierra antes de pasar a los vuelos en el más grande de los aviones fabricados por Airbus.

“Este es el paso más importante que ha dado Airbus para dar comienzos a una nueva era de vuelos propulsados por hidrógeno desde la presentación de nuestros modelos conceptuales ZEROe en septiembre de 2020”, dijo Sabine Klauke, directora técnica de Airbus. “Al aprovechar la experiencia de los fabricantes de motores estadounidenses y europeos para avanzar en la tecnología de combustión de hidrógeno, la iniciativa internacional está emitiendo un claro mensaje de que nuestra industria está comprometida a hacer un vuelo de cero emisiones”, agregó la ejecutiva.

CFM comparte la ambición de Airbus de cumplir la promesa que hizo al firmar el objetivo del Grupo de Acción del Transporte Aéreo (ATAG, por su sigla en inglés) en octubre de 2021, que aspira lograr que la industria de la aviación cumpla el ambicioso cronograma que la llevaría a las cero emisiones netas de carbono para 2050. Verdaderamente este sí parece un programa muy trascendente y razonable para encontrar soluciones viables al problema de mejores combustibles y, adicionalmente, reducir las emisiones.

CFM, junto con GE y Safran Aircraft Engines, tienen una relación de larga data con Airbus, una empresa con la que han establecido un excelente historial de entrega de productos de alto rendimiento que satisfacen las necesidades de las aerolíneas clientes.

Basado en información de CFM y Airbus.
Compartir: