Un Boeing de United Airlines tuvo que aterrizar de emergencia: es el quinto incidente de este tipo en una semana

96
0
Compartir:

13/03/2024 infobae.america – Nota
Rossana Marín

Se trata de una 777-300 que tuvo que retornar a Sídney, Australia, sólo dos horas después de su despegue hacia San Francisco a causa de una filtración de líquido hidráulico.

Un Boeing 777-300 operado por United Airlines tuvo que retornar a Sídney, Australia, apenas dos horas después de haber despegado hacia San Francisco el lunes (Aviación de Nueva York/Youtube/REUTERS)

La última no ha sido la semana de Boeing . Nuevamente, el lunes 11 de de marzo, un vuelo de United Airlines con destino a San Francisco tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en Sídney, Australia, solo dos horas después de su partida, debido a una fuga de líquido hidráulico procedente del área de su tren de aterrizaje. Este incidente se suma a otros cuatro ocurridos en los últimos días, elevando las preocupaciones sobre la fiabilidad de los modelos de Boeing.

La semana pasada se registraron otros incidentes igual de alarmantes. En el primero de ellos, un Boeing 737 de United Airlines se desvió de la pista de aterrizaje hacia una zona boscosa; mientras que otro vuelo con destino a Ciudad de México desde San Francisco tuvo que ser desviado a Los Ángeles debido a un problema con el sistema hidráulico de la aeronave.

En el tercero, un motor se incendió en pleno vuelo después de ingerir burbujas de plástico, y otro vuelo de United Airlines con destino a Japón se vio forzado a desviar su ruta hacia Los Ángeles después de perder uno de sus neumáticos poco después del despegue desde San Francisco.

La FAA reveló fallas en el control de calidad en la fabricación de los 737 Max de Boeing (Aviación de Nueva York/Youtube/REUTERS)
La aeronave implicada en el incidente más reciente era un Boeing 777-300, que llevaba a bordo 183 pasajeros. “El avión aterrizó de manera segura y los pasajeros desembarcaron normalmente por la puerta. Proporcionamos alojamiento para pasar la noche a los pasajeros y los reprogramamos para San Francisco”, informó United Airlines en un comunicado citado por ABC News.

Además de los riesgos a la seguridad , Boeing enfrenta crecientes cuestionamientos sobre sus prácticas de manufactura y control de calidad. Un ex empleado de la compañía aeronáutica y denunciante, John Barnett , quien recientemente fue hallado muerto , había alertado sobre la utilización de partes subestándar en los aviones.

De acuerdo con el Daily Mail , Barnett, quien trabajó en la planta de Boeing en Carolina del Sur, supervisando las inspecciones de calidad, había señalado defectos significativos en los modelos 787 Dreamliner y 737 Max, sugiriendo una tendencia preocupante de disminución en los estándares de calidad para acelerar la producción. “No es un problema del 737, es un problema de Boeing”, destacó Barnett en una entrevista previa a su fallecimiento.

El Boeing 777-300 operado por United Airlines sufrió una filtración de líquido hidráulico (Aviación de Nueva York)
Ante esta oleada de problemas técnicos, United Airlines solicitó a Boeing que suspenda el trabajo en los nuevos jets Max 10 , en lo que sería una clara muestra de la disminución en la confianza de las aerolíneas hacia el fabricante. Scott Kirby , CEO de United Airlines , expresó durante una conferencia de inversionistas de JPMorgan el martes 12 de marzo: “ Hemos pedido a Boeing que detenga la construcción de los Max 10 y comience a construir los Max 9 ”.

Como si fuera poco, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA), por su parte, reveló que Boeing falló en 33 de 89 auditorías, evidenciando fallas en el control de calidad en la fabricación de los 737 Max. Dicha situación llevó a la FAA a exigir un plan integral para solucionar “problemas de control de calidad sistémico” en un plazo de 90 días. Boeing ha afirmado estar comprometido con realizar las mejoras necesarias para garantizar la seguridad y calidad de sus aviones.

La desconfianza hacia Boeing no es nueva pero sí ha venido creciendo desde el incidente del pasado 5 de enero en el que se desprendió una puerta de acceso de un Boeing 737 Max 9 en pleno vuelo . El 13 de marzo de 2019 los aviones 737 Max de Boeing fueron suspendidos temporalmente por la FAA después de dos accidentes fatales en 2017 y 2019, que cobraron la vida de 346 personas. La reincorporación de estos modelos al uso comercial en 2021 no ha disipado las dudas sobre la seguridad y fiabilidad de los aviones de Boeing.

Compartir: