Air France: los sindicatos aceptan un cambio interno impensable

508
0
Compartir:

TRANSAVIA SUPLANTARÁ A HOP! Y AIR FRANCE EN RUTAS INTERIORES.

Es verdad que muchos directivos de aerolíneas sabrían cómo convertir su empresa en un modelo de gestión pero están atados de pies y manos. Porque una aerolínea es la hija de su historia de compromisos con los bancos, con los fabricantes, con el poder político, y con los trabajadores. Si Ryanair revolucionó el mercado es porque empezó hace veinticinco años y porque no cedió nunca a los fundamentos de una política de control de costes. Pero Iberia, Lufthansa o Air France son otra cosa.

Pero esta es la oportunidad. Ahora se puede aceptar lo que jamás antes se habría pensado como posible. Y en esta agenda está Sphor, Cruz (Gallego/Walsh) y, naturalmente, Ben Smith. Este miércoles, este último, el máximo responsable de Air France KLM, consiguió lo impensable: los pilotos del grupo han aceptado que el operador de los vuelos domésticos franceses pase a ser Transavia y no Hop!. Esto es un logro histórico que puede sentar las bases de verdad para una Air France viable; este era uno de los grandes lastres que impedía que la compañía francesa funcionara.

El sindicato SNPL convocó un referéndum y el 90 por ciento de los afiliados votó a favor de que entre Transavia a cubrir estas rutas. Smith no debía de creerlo. Se cambia la estructura sobredimensionada y carísima de la antigua Air Inter, después Air France y más recientemente convertida parcialmente en Hop!, por Transavia, una low cost holandesa, competitiva, ágil, sencilla, que lleva tiempo esperando para expandirse por Francia.

Durante esta crisis, esta noticia no tendrá demasiada importancia porque los problemas del grupo se centran en el largo radio, donde las pérdidas son tremendas, como en todos los grupos de largo recorrido. Pero, una vez se vuelva a la normalidad, la casa podrá empezar a estar en orden. Además, Air France tenía un segundo problema y es que el Gobierno le dio ayudas a cambio de que abandone las rutas en las que tiene competencia del tren de alta velocidad, lo que le obliga a reordenar su red. En Francia, Easyjet desde hace años, y Ryanair desde hace dos, se han instalado en las redes regionales, con una política muy agresiva, ante la que Air France no tenía nada que hacer con sus costes. Otra cosa es Transavia.

Los vuelos interiores de Air France perdieron el año pasado, 2019, 200 millones de euros, precisamente por su ineficiencia y por la dureza de la competencia.
Con este acuerdo, se pueden cerrar rutas, se trasfieren otras a Transavia y los slots de Orly pasan a ser de esta compañía filial.

Al mismo tiempo, los sindicatos negocian el despido de casi ocho mil trabajadores en Air France y varios miles más en KLM.

Fuente: preferente.com
Compartir: