Boeing se hunde en pérdidas por cargos de 4.500 millones ligados a retrasos del 787.

84
0
Compartir:

Boeing dijo el miércoles que incurrió en cargos de 4.500 millones de dólares en el cuarto trimestre por su programa 787, oscureciendo el tan esperado regreso del fabricante de aviones estadounidense a un flujo de caja positivo impulsado por el repunte de las entregas del 737 MAX.

El fabricante se hundió en pérdidas después de dos trimestres de beneficios debido a los cargos. Las acciones de Boeing cayeron un 3,6%, ya que la serie de cargos y la incertidumbre sobre el programa 787 eclipsaron el sorprendente retorno a un flujo de caja libre positivo y los planes para aumentar la producción de los 737 y 777, informó Reuters.

Los resultados trimestrales ponen de manifiesto los retos a los que se enfrenta Boeing en su intento de recuperarse de la pandemia de coronavirus y de las crisis de seguridad del 737 MAX, al tiempo que navega por las corrientes industriales y regulatorias de sus mayores buques insignia, el 787 y el 777X.

Su capacidad para reanudar las entregas a las aerolíneas depende de las aprobaciones de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

«Tendremos que completar la revisión de una gran flota de aviones», dijo el presidente ejecutivo de Boeing, Dave Calhoun, a los analistas en una conferencia telefónica celebrada el miércoles. «No hay forma de atajarla… Me gustaría que fuera más rápido, pero no puedo acelerarlo».

Cuando se le preguntó si las entregas se reanudarían en abril, como esperan algunas personas del sector, Calhoun dijo que el calendario lo fijaría la FAA.

El programa se mantiene en un ritmo de producción bajo, con una previsión de retorno gradual a cinco por mes con el tiempo, dijo Boeing. Calhoun y el director financiero Brian West dijeron más tarde a los inversores en una llamada que las entregas y el servicio del 737 MAX se reanudarían en el crucial mercado de la aviación de China en el primer trimestre.

Boeing reveló un cargo no monetario de 3.500 millones de dólares antes de impuestos relacionado con los retrasos en las entregas del 787 y las concesiones a los clientes, y otros 1.000 millones de dólares en costes de producción anormales.

Boeing había previsto previamente que los bajos índices de producción y el reajuste del 787 debido a los defectos de fabricación y a las inspecciones y reparaciones necesarias darían lugar a unos 1.000 millones de dólares de costes anormales, lo que situaría el precio global en unos 5.500 millones de dólares.

«Aquí vamos de nuevo», dijo Rob Stallard, analista de Vertical Research Partners. «Al igual que vimos con el 737 MAX, Boeing ahora está acumulando cargos masivos en el 787 sin un final firme a la vista, y su destino en manos de la FAA».

La empresa registró una pérdida operativa de 4.540 millones de dólares en el cuarto trimestre, finalizado el 31 de diciembre, frente a la pérdida de 8.380 millones de dólares del año anterior, cuando la empresa registró un cargo de 6.500 millones de dólares debido a los retrasos en su programa de aviones 777X.

Aun así, Boeing generó un flujo de caja positivo en el cuarto trimestre, lo que representa su primer trimestre de caja positivo desde principios de 2019, impulsado por las entregas del 737 MAX a medida que los viajes aéreos se recuperan de la pandemia. El flujo de caja de 2023 sería «materialmente» más alto que el de 2022, dijo West.

Boeing indicó que su programa 737 estaba produciendo a un ritmo de 26 por mes, por encima de los 19 jets en el trimestre anterior. Dijo que estaba en camino de alcanzar los objetivos de producción de 31 por mes a principios de 2022, aunque se enfrenta a los riesgos de la cadena de suministro como la escasez de mano de obra y piezas.

Boeing también dijo que tiene como objetivo aumentar su producción de 777/777X a 3 aviones por mes en 2022 desde 2 anteriormente, impulsado por los pedidos de 777 cargueros en medio de la creciente demanda de carga aérea. Reiteró sus planes de entregar el primer 777X a finales de 2023.

El aumento de los ingresos y de los márgenes operativos en su División de Servicios Globales se vio afectado por una depreciación de activos de 220 millones de dólares debido a la fluctuación de la demanda y de los precios, dijo Boeing.

El fabricante también asumió un cargo de 402 millones de dólares antes de impuestos en su programa de aviones cisterna KC-46, debido a los cambios en los requisitos de los clientes para el sistema de visión remota del avión y a las interrupciones en la cadena de suministro.

La deuda se redujo a 58.100 millones de dólares, frente a los 62.400 millones de principios del trimestre, dijo Boeing.

Fuente: aviacionaldia.com

TagsBoeing
Compartir: