«Che, Negro, tírame un vuelo», el pedido de un kirchnerista

268
0
Compartir:

28/04/2022 La Nación – Nota – Economía – Pag. 17

El santacruceño Juan Forlón se refirió así a los reclamos de los gobernadores para que se sumen frecuencias
La cosa venía formal, hasta que al final, el santacruceño Juan Forlón, expresidente del Banco Nación durante el tercer gobierno kirchnerista, pidió nuevamente la palabra para volver sobre la importancia en la conectividad del país que tiene Aerolíneas Argentinas.

El dirigente kirchnerista pidió ser medido a la hora de someter a la empresa estatal a una competencia regulada. Justamente este concepto había sido tirado sobre la mesa segundos antes por el radical y presidente del Colegio de Auditores, Jesús Rodríguez.

«Estoy de acuerdo en que debemos analizar varias cuestiones de eficiencia», empezó el exbancario. Entonces, esbozó un diálogo y una conclusión. «?Che, Negro, tirame un vuelo?, dicen los gobernadores. ?No, disculpame, no puedo porque no es rentable…? Eso no puede pasar, Aerolíneas cumple con ese rol integrador. ¿Eso justifica cualquier gasto? No, pero hay que tener cuidado. Ojo al piojo», remató.

Luego del «ojo al piojo» de Forlón hubo tiempo para una voz más.
Tomó la palabra el radical jujeño Alejandro Nievas. «No compartimos la idea de privatización. Quienes sí lo han hecho es el gobierno de Carlos Menem; pero eso no está en nuestra cabeza. Es muy importante que se señala el continuo aumento de los subsidios. Tiene que ver con la salida de la pandemia, pero es una alerta porque se podrían hacer otras cosas. No es un tema menor, lo seguiremos hablando».

«Como argentino me siento orgulloso de Aerolíneas Argentinas. Fue una de las pocas empresas que respetaron los pasajes y los respetó. Cuando se iba a Rusia o China fue Aerolíneas», se embanderó Francisco Fernández al dar su opinión frente a los $73.000 millones de subsidios. Luego hablo de «Doña Rosa», y sin nombrarlo de Bernardo Neustadt. «A Aerolíneas se le debe respeto, hay que cambiar algunas cosas. Cuando uno viaja en un avión de Aerolíneas viaja seguro. Porque los aviones se revisan, no sé si eso se hace en una empresa privada porque está el interés económico», arremetió el auditor.

Durante toda la charla se habló de gasto público y de mejora en la gestión. Pero todos, oficialistas y oposición, se ocuparon de remarcar que no hay planes de pensar en una estatización. «No es cuestión de pensar todo en blanco o negro. Hay muchas cosas que se pueden hacer», dijo Rodríguez en un momento.
Los discursos terminaron y se regresó al balance. Se votó y se aprobó con «salvedades» un balance que tuvo $200 millones de subsidios diarios. No hubo ni «ojo» ni «piojo».

Compartir: