FAA informa ante la preocupación por el 5G

191
0
Compartir:

Boeing y Airbus pidieron postergar el lanzamiento de los nuevos servicios telefónicos.

Los mayores ejecutivos de Boeing y Airbus América solicitaron al gobierno de los Estados Unidos retrasar el lanzamiento de los servicios telefónicos 5G. El pedido es por las potenciales interferencias que la nueva tecnología podría tener sobre la aviación al utilizar la banda C.

“La interferencia del 5G podría afectar negativamente la capacidad de las aeronaves para operar de manera segura”, dijeron, Dave Calhoun, de Boeing y Jeffrey Knittel, de Airbus America, en una carta dirigida a Pete Buttigieg, secretario de Transporte de Estados Unidos.

La carta tomó datos de una investigación de Airlines for America que advirtió que si las reglas de la Federal Aviation Administration (FAA) sobre 5G hubiesen estado en vigencia en 2019, unos 350.000 vuelos comerciales hubieran sufrido retrasos, desvíos o cancelaciones.

El 23 de diciembre pasado, la FAA informó que está trabajando con las industrias de la aviación y de la tecnología inalámbrica para encontrar una solución que permita que la banda C de 5G y la aviación coexistan de manera segura. Sin embargo, la misma agencia advirtió que mientras se encuentran soluciones, podrían emitirse avisos NOTAM que restrinjan las operaciones en áreas donde podría haber interferencia. También proporciona información adicional sobre los sistemas de la aeronave que podrían verse afectados.

La agencia presentó a los operadores documentos recientemente publicados en los que brinda más información sobre los pasos que se siguieron para avanzar con esta tecnología, y cuáles son las áreas que potencialmente podrían resultar afectadas por la interferencia en la banda C por el 5G. No obstante, dice creer que la expansión de 5G y la aviación coexistirán de manera segura.

“Hoy, dimos un paso importante hacia ese objetivo al emitir dos directivas de aeronavegabilidad para proporcionar un marco y recopilar más información del equipo de seguridad de la aviación para evitar efectos potenciales. La FAA está trabajando en estrecha colaboración con la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) y las empresas inalámbricas, y ha avanzado hacia la implementación segura de la expansión 5G. Confiamos en que con la colaboración continua alcanzaremos este objetivo compartido”, dijo la FAA.

El despliegue de banda ancha inalámbrica se realizará en 46 áreas a partir del 5 de enero de 2022. La FCC define a estas áreas como Áreas Económicas Parciales (PEA).

Puntos salientes de los boletines (SAIB) publicados por la FAA

El Boletín de Información Especial de Aeronavegabilidad (SAIB) informa a los fabricantes de aeronaves, fabricantes de radioaltímetros, operadores y pilotos sobre las decisiones tomadas en torno al despliegue planificado de redes de banda ancha inalámbricas en las bandas de 3700-3980 MHz (Banda C).

“Se permitió el despliegue de banda ancha inalámbrica de Banda C en fases para operar en los 100 megahertz más bajos de la banda (3.7-3.8 GHz) en 46 áreas (mercados) a partir del 5 de diciembre de 2021; sin embargo, la FAA no espera que el despliegue real comience hasta el 5 de enero de 2022. “Este SAIB recomienda que los fabricantes de radioaltímetros, fabricantes de aeronaves y operadores proporcionen voluntariamente a las autoridades federales información específica relacionada con el diseño y la funcionalidad del altímetro, y que prueben y evalúen sus equipos en conjunto con las autoridades federales. Los resultados de esas pruebas y evaluaciones deben notificarse a las autoridades de aviación civil (CAA) y los reguladores del espectro correspondientes. La FAA está colaborando actualmente con la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) y la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información (NTIA) para evaluar la necesidad de mitigación más allá de la acción recomendada en este SAIB”, dice el documento.

“Durante los últimos 15 años, la banda de 3 GHz a nivel mundial ha sido objeto de una actividad de armonización para la banda ancha móvil, tanto en la Unión Internacional de Telecomunicaciones como dentro de los grupos regionales. Varios países ya han asignado espectro para implementaciones inalámbricas en el rango de 3 GHz y otros países están haciendo lo mismo. Algunos de ellos en todo el mundo ya están implementando redes inalámbricas en las bandas de 3300-4200 MHz; también han implementado mitigaciones técnicas, regulatorias y operativas temporales, incluidas restricciones temporales de proximidad y energía, en redes inalámbricas de banda ancha que operan en bandas que van desde 3700-4200 MHz. Aún no ha habido informes probados de interferencia dañina debido a operaciones de banda ancha inalámbrica a nivel internacional, aunque este tema continúa siendo estudiado. En los Estados Unidos, ha habido un despliegue de banda ancha inalámbrica en la banda de 3.65-3.7 GHz desde 2007. La FCC inició un procedimiento para autorizar el servicio de banda ancha móvil en la banda de 3.55-3.7 GHz en diciembre de 2012 y adoptó las reglas finales en abril de 2015 y octubre 2018. La implementación comercial comenzó en septiembre de 2019, sin problemas conocidos para los altímetros hasta la fecha”, continúa explicando el documento.

“Con respecto a 3.7-4.2 GHz, la FCC primero se buscaron comentarios sobre la introducción de banda ancha móvil en 2017. En marzo de 2018, la Ley MOBILE NOW ordenó a la FCC que evaluara la viabilidad de las implementaciones inalámbricas comerciales en el rango de 3.7-4.2 GHz. La FCC inició un procedimiento en mayo de 2018 y adoptó el Informe y orden de banda C que autoriza el uso flexible de la banda de 3,7-3,98 GHz en marzo de 2020.

”En febrero de 2021, la FCC completó una subasta de la banda de frecuencia de 3,7 a 3,98 GHz y posteriormente emitió licencias a varios proveedores de redes inalámbricas sujetas a las condiciones de la licencia sobre el tiempo y los parámetros de implementación. Según las reglas de la FCC, el despliegue real de banda ancha inalámbrica se producirá en fases con operaciones que comenzarán sólo en los 100 megahercios inferiores de la banda (3700-3800 MHz) y sólo en 46 áreas o mercados a partir del 5 de diciembre de 2021”.

Los radioaltímetros funcionan entre 4200-4400 MHz. Actualmente, el proceso de aprobación de la FAA para altímetros de radar se basa en la Orden Estándar Técnica (TSO-C87A) de la agencia, para radioaltímetro aerotransportado de bajo rango. La ONG Comisión Técnica de Radio para la Aeronáutica (RTCA), formó un grupo de trabajo para evaluar el impacto de la interferencia de las operaciones de banda ancha inalámbrica en la banda 3700-3980 MHz en los radioaltímetros. En base a ese trabajo publicó un informe titulado “Evaluación del impacto de la interferencia de las telecomunicaciones móviles en banda C en las operaciones del radioaltímetro de bajo alcance” (Documento RTCA No. 274-20 / PMC-2073), ese informe está en plena revisión. Además, la FAA está participando activamente en el comité RTCA / SC-239, que está desarrollando estándares de desempeño operacional mínimo (MOPS) compatibles con la banda adyacente para establecer los futuros diseños de radioaltímetros.

El documento de la FAA alienta a los fabricantes de radioaltímetros a participar en la actividad internacional de desarrollo de estándares de radioaltímetros realizada conjuntamente por RTCA y EUROCAE (una organización europea que se ocupa de crear estándares para la electrónica en la aviación), para establecer los requisitos de rendimiento y métodos de demostración que promueva la compatibilidad con el entorno internacional del espectro de banda adyacente.

La FAA basa su evaluación de riesgos en las condiciones del Informe y la Orden de la FCC sobre la expansión del uso flexible de la banda 3700-4200 MHz (FCC 20-22) y la especificación 3GPP TS 38.104 V17.2.0 (2021- 06). Además, en el caso de que las condiciones de implementación de banda ancha inalámbrica evolucionen, si la FAA tiene conocimiento de más información u orientación relevante, o si la información adicional valida o invalida las preocupaciones sobre una posible interferencia dañina, la FAA actualizará su evaluación de riesgos.

Por lo tanto, en preparación para la implementación de la red inalámbrica de diciembre de 2021 en la banda de 3700-3800 MHz, la FAA recomienda las siguientes acciones y solicita que las partes afectadas envíen información voluntariamente para que la FAA, la FCC y la NTIA la consideren antes de las implementaciones planificadas de la red inalámbrica.

A continuación, el boletín enumera las solicitudes y recomendaciones que se han realizado a los fabricantes de radioaltímetros y de aviones.

Más adelante, la agencia emite instrucciones para operadores y pilotos, a saber:

  1. Revisar los requisitos de la Parte 5 del 14 CFR para los titulares de certificados de la Parte 121, si corresponde. Otros titulares de certificados deben utilizar las herramientas de los sistemas de gestión de seguridad (SMS) para evaluar el riesgo de cada tipo de configuración de radioaltímetro y cómo afecta las operaciones de vuelo típicas.
  2. Recordar a los pasajeros que todos los dispositivos electrónicos portátiles permitidos para el transporte en el equipaje facturado (incluidos los teléfonos inteligentes y otros dispositivos) deben estar apagados y protegidos contra la activación accidental y que el cumplimiento es obligatorio para los dispositivos electrónicos portátiles que funcionan con baterías de litio. Consultar 49 CFR 175.10 (a) (18).
  3. Recordar a los pasajeros que deben configurar todos los dispositivos electrónicos portátiles en la cabina y los que se llevan en la aeronave en un modo de no transmisión o apagarlos. Consulte 14 CFR 91.21, 121.306, 125.204 y 135.144.
  4. Verificar y confirmar la información de los fabricantes de la aeronave y del radioaltímetro sobre los posibles efectos de las interferencias perjudiciales debido al despliegue de banda ancha inalámbrica en la banda 3700-3800 MHz y las posibles intervenciones de los pilotos.
  5. Los explotadores deberían asegurarse de que sus pilotos sean conscientes de la posible degradación de las capacidades del radioaltímetro y de cualquier medio para compensar las anomalías del equipo en vuelo. Considere tanto las lecturas erróneas del altímetro como la pérdida de la función del altímetro.
  6. Los explotadores deben asegurarse de que sus pilotos sean conscientes de la posible degradación de las capacidades de los sistemas de seguridad y otros equipos que dependen de los radioaltímetros y de cualquier medio para compensar las anomalías resultantes. Debe tenerse en cuenta tanto la pérdida de función de los sistemas de seguridad y otros sistemas dependientes como las formas en que pueden funcionar mal.
  7. Los explotadores deberían considerar la posible pérdida de confianza del piloto en los sistemas de seguridad de la aeronave dependientes al evaluar los procedimientos de tripulación existentes y el desarrollo de nuevos.
  8. Los explotadores y pilotos que experimenten anomalías en el radioaltímetro deben notificar al control de tránsito aéreo tan pronto como sea posible. Después del vuelo, se alienta a los pilotos a enviar informes detallados de interrupciones del radioaltímetro o eventos de interferencia, tan pronto como sea posible, utilizando el formulario de notificación de anomalías del radioaltímetro disponible en el sitio web de la FAA.

Fuente: aeromarket.com

Compartir: