“Me he rendido con el Cielo Único Europeo; nunca va a suceder. Es un desastre”

148
0
Compartir:

El CEO de Ryanair habló con franqueza en una entrevista de Eurocontrol.

“Muchas gracias Michael O’Leary por una entrevista muy franca y clara de Eurocontrol Aviation Straight Talk”, dice la presentación de la entrevista que el periodista Andrew Charlton hizo al líder de Ryanair el pasado lunes 22 de noviembre.

Verdaderamente O’Leary contestó con franqueza al entrevistador y dio su opinión políticamente incorrecta sobre aviación y ambiente en el contexto de lo que viene luego de la crisis sanitaria del COVID-19, que por cierto no ha sido superada en términos absolutos.

“No tengo fe en que los consumidores estén dispuestos a compensar su huella medioambiental, el año pasado menos del 1% de los pasajeros decidieron compensar las emisiones de sus viajes”, disparó el ejecutivo de la low cost que a partir de septiembre comenzó a revertir su déficit con resultados alentadores.

El ejecutivo estimó que si ese era el camino finalmente habrá algún tipo de impuesto ambiental, aunque los consumidores sólo busquen tarifas bajas para viajar y no estén dispuestos a pagar más por la contaminación.

Sin embargo fue categórico al señalar lo que verdaderamente reduciría las emisiones en la aviación: “Si somos realmente serios y Europa se toma en serio la reducción de la huella ambiental de la aviación, hagamos algo sobre el fallido Cielo Único Europeo, reformando el ATC (…) en 20 años no ha sucedido nada en Bruselas respecto del Cielo Único Europeo. Me he rendido con el Cielo Único Europeo; nunca va a suceder. Es un desastre”, dijo con frustración O’Learly. Luego agregó: “Si pudiéramos eliminar las demoras en el control del tránsito aéreo en toda Europa, eliminaríamos el 95% de las demoras y cancelaciones de vuelos de las aerolíneas. Estimamos que eso reduciría las emisiones de consumo de combustible entre un 10 y un 20% (por eso) No habría iniciativa más importante para introducir en la aviación europea desde la perspectiva medioambiental en los próximos cinco años, entre ahora y 2030, que abordar realmente la reforma del ATC”.

Según el empresario, la disponibilidad de combustible de aviación sostenible (SAF) no será suficiente, los gobiernos “en lugar de poner impuestos ambientales en su producción, están gastando los ingresos en otras cosas”, aseguró O’Leary.

Para uno de los mayores impulsores de los viajes baratos el desarrollo tecnológico en la aviación es de suma importancia, lo cual se puede observar en los nuevos motores y el Boeing 737 MAX que usa 16% menos de combustible y transporta 4% más pasajeros. “En los primeros cinco meses de su uso Ryanair constató una caída en el consumo de combustible de un 20% en comparación con el avión que utilizábamos anteriormente, aunque aclaró que los factores de carga también fueron menores en un 80-82%”.

Otro concepto crítico que vertió O’Leary en la entrevista fue que “los planes de la UE para reducir las emisiones de la aviación serían serios si se excluye a los transportistas de larga distancia”.

Fuente: aeromarket.com.ar

Compartir: