Milei quiere privatizar al menos 10 empresas públicas: por qué Aerolíneas pica en punta

148
0
Compartir:
19/12/2023 iProfesional.com – Nota

Por José Calero

Al menos un tercio de las 33 empresas públicas que controla el Estado Nacional ocupan parte de las legendarias libretas Moleskine negras del Presidente.

Quienes frecuentan el nuevo esquema de poder libertario -aún en construcción- , aseguran que las sorpresas sobre la herencia recibida brotan de cada cantero de la Casa Rosada. Más allá del estado calamitoso en que se recibió el edificio que representa el poder en la Argentina -este lunes el gobierno difundió un video con detalles sobre el tema-, lo que causa estupor a diario es que «los mismos que se jactaban del «Estado presente, ahora venimos a descubrir que se caracterizaban por la ausencia total de presencia estatal en cuestiones que consideramos centrales para la República», según la lectura que hizo un militante libertario de la primera hora, con acceso a algunos centros de poder decisión.

Entre esas impactantes cuestiones de Estado heredadas del cuarto gobierno kirchnerista de Cristina, Massa y Alberto, Milei se agarró la cabeza cuando vio la suma sideral que el Tesoro puso en este 2023 para que las empresas estatales puedan seguir funcionando. La cuenta, proyectada hasta fin de año, y última devaluación incluida, arroja unos 6.000 millones de dólares. «Son 6 mil palos verdes que se podrían haber utilizado para otros objetivos que consideramos centrales, no para financiar la agencia de colocaciones de La Cámpora», es la frase enfática que surge de un autodefinido «gurka mileísta», que participa de algunos monitoreos a fondo que se empezaron a hacer en algunos ministerios, y arrojan una inconsistencia tras otra.

Un caso testigo, que podría conocerse en las próximas semanas, es el de programas de organismos multilaterales que financian proyectos en el desaparecido Ministerio de Educación. El nuevo secretario de Educación, Carlos Torrendell, estaría muy disconforme con lo poco auditado hasta ahora: cargas horarios incumplidas, tareas superpuestas, gente con asignaciones de 8 horas -y salario acorde-, para realizar supuestas tareas que en realidad tomarían 4, y una «miniagencia» de colocaciones destinada a la militancia donde se nombraban tres personas para hacer la tarea de una, son algunas de las posibles irregularidades detectadas.

A esto se suma el operativo «nombramientos en planta permanente» lanzado por el gobierno kirchnerista para «dejar gente afín en cada ministerio, secretaría, dirección y hasta el personal de maestranza», dice una persona que está empezando a hurgar en otro ministerio clave del organigrama que podría deparar ingratas sorpresas a partir de enero.

Juicios millonarios
Para colmo, el rumor en el centro del poder es que estudios jurídicos habitualmente utilizados por el kirchnerismo están armando equipos para «asesorar» a quienes fueron efectivizados en el último año -que están en la mira del nuevo gobierno-, con el fin de lograr que retengan cada pequeño espacio de poder, o al menos le saquen el mayor jugo posible a la teta del Estado, como ocurre con los profesionales de la propaganda que le siguen ganando juicios millonarios a la TV Pública, Radio Nacional y la agencia Télam.

«Todo sea por armar el ´canuto´ que nos permita sostenernos hasta que volvamos «, es la orden que baja del Instituto Patria, donde Cristina Kirchner pretende estar más activa que nunca en los próximos meses, cuando tendría que enfrentar sorprendentes avatares judiciales.
A propósito de ese instituto que es usina propaladora de la ideología kirchnerista. Algunos legisladores libertarios tendrían la mira puesta sobre el sistema de financiación del «Patria», y podría haber novedades después del verano. ¿Más nubarrones judiciales para Cristina Kirchner?

Las empresas públicas te dan sorpresas
Al menos un tercio de las 33 empresas públicas que controla el Estado Nacional ocupan parte de las legendarias libretas Moleskine negras que Milei casi siempre tiene debajo de su brazo izquierdo cuando aparece en público.

Allí, con subrayado doble, aparece el nombre Aerolíneas Argentina s, que junto con YPF son las dos grandes compañías donde La Cámpora se abroqueló durante estos cuatro años, para colocar a militantes rentados, algunos de los cuales terminaron cobrando en noviembre un sueldo de 10 millones de pesos.

Milei ya aclaró que ninguna compañía estatal está en condiciones de ser privatizada. «Primero hay que ponerlas en valor» , repite. Por eso no podía creer lo que ocurrió con los aviones de Aerolíneas moviéndose como si fueran de juguete en medio del inédito temporal que causó muerte y destrucción el último fin de semana.

El gobierno inició una auditoría a fondo para tratar de determinar por qué los Boeing de la empresa de bandera fueron los únicos que no tenían colocados los soportes especiales que se ponen en las ruedas cuando hay amenaza de «evento climático». En aeroparque se recibieron alertas de hasta posible tornado entre tres y cuatro horas antes de que la tormenta llegara a la Capital para arrastrar todo a su paso. ¿Fue impericia, o sabotaje?, es la pregunta que se hacen algunos mileístas duros.

Dato positivo
Entre tanta oscuridad, hay un dato positivo: Aerolíneas fue la única empresa estatal que este año no tuvo que recibir ayuda del Tesoro para afrontar gastos operativos. Cómo financió su déficit, es la pregunta inmediata que surge. Lo que hizo fue emitir un bono dollar linked (un seguro antidevaluación) por 100 millones de dólares. El resto de las empresas del Estado recibieron este año casi 1,5 billones de pesos, unos 6.000 millones de dólares antes de la última devaluación.

Ante semejantes datos, cómo se avanzará con las privatizaciones es la gran duda a mediano plazo. A esto se suma un interrogante que empezó a cobrar forma en las últimas horas. Después de ver la «desidia con la que respondió parte del personal directivo de Aerolíneas ante la furia de la tormenta -diez aviones quedaron fuera de servicio mientras se movían descontrolados y chocaban escaleras, rampas y todo lo que hallaban a su paso en el aeroparque metropolitano-, sumada al rechazo de algunos gremios aeronáuticos a la idea de hacerse cargo de la aerolínea por un año para «ponerla en valor», Milei podría ir camino de cambiar de idea, y proponer que Aerolíneas Argentinas sea una de las primeras empresas públicas en tratar de pasar a manos privadas. ¿Habrá algún interesado?

Compartir: