Piden un embargo al país por unos US$230 millones

537
0
Compartir:

17/11/2021 La Nación – Nota – Economía – Pag. 17
Sofía Diamante

Lo reclaman en EE.UU. holdouts que mantuvieron vigente su demanda
Dennis Hranitzky está de vuelta. El abogado que ayudó al fondo NMLElliott Capital Management en su contienda contra la Argentina e incluso confiscó la Fragata Libertad en Ghana solicitó el embargo de activos que tenga el país en la Reserva Federal de Nueva York.

Según el economista Sebastián Maril, que sigue de cerca los juicios contra la Argentina en el exterior, esto implica un total de US$230 millones, aproximadamente.
El pedido de embargo se suma al reclamo que realizó en Estados Unidos también el fondo Titan Consortium por el pago de US$327 millones que la Argentina le debe por el fallo en contra que tuvo en el Ciadi ?el tribunal arbitral del Banco Mundial?, a raíz de la expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral.

Hranitzky representa a tres fondos buitres que demandaron al país por un remanente de deuda que entró en default en 2001 y no entró en ninguno de los tres canjes que el país ofreció desde entonces, los de 2005, 2010 y 2016.
Los tres fondos son Attestor Master Value, Trinity Investments y Bainbridge Capital.
«Estos tres fondos presentaron en febrero pasado su consentimiento para que se iniciara un pedido de discovery, que es una herramienta muy utilizada en Estados Unidos y sirve para hacer pedidos de embargos de activos. Este juicio estuvo en silencio durante nueve meses hasta que la semana pasada se presentó un informe confidencial al cual el público no tuvo acceso. Ahora aparece este archivo, que tiene fecha de hace 10 días. Es un pedido de embargo que le mandan al Departamento de Justicia y del cual ya está aprobado por la Corte», explicó Maril, director de Research for Traders.
En abril de 2016, el entonces gobierno de Mauricio Macri pagó US$9300 millones a parte de los holdouts que tenían deuda en default de 2001. Para hacer frente a los primeros compromisos, se emitieron los bonos Globales, que el año pasado el ministro de Economía, Martín Guzmán, reestructuró junto con los títulos dados en los canjes de 2005 y 2010.
El pago de 2016 permitió que el fallecido juez Thomas Griesa levantara las cautelares que impedían al país pagarle al resto de los bonistas que sí habían entrado en los canjes de 2005 y 2010. Así, ese año el país salió del default técnico en el que estaba. Además, se firmaron nuevos acuerdos que eliminaron juicios en Nueva York, lo que explica que el monto total pagado ascendiera luego a US$11.000 millones para 2019.

Pero aún quedaba un remanente de holdouts que mantuvieron la demanda vigente (no entraron en los canjes de 2005 y 2010, ni aceptaron la propuesta del gobierno de Macri). Los juicios que quedan son por bonos que tienen un valor nominal de menos de US$250 millones; de esos, hay US$140 millones en un juicio de tres fondos que trabajaban juntos. Si se lograra un acuerdo con la propuesta que se hizo en 2016, el pago sería de unos US$375 millones.

Compartir: