PLANES PREVENTIVOS: ENFERMEDAD CELÍACA

777
0
Compartir:

En condiciones normales, todo alimento ingerido pasa por un proceso de digestión que lo degrada en componentes más simples y pequeños para que puedan ser absorbidos en el intestino delgado. Para que esto se cumpla es necesaria la existencia de vellosidades que se ubican en la cara interna de dicho intestino, vellosidades que actúan a semejanza de las raíces de un árbol.

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por una inflamación crónica de las vellosidades del intestino delgado, causada por la exposición a la gliadina, que es un componente del gluten, proteína que se encuentra en el trigo, la avena, la cebada y el centeno (TACC). Dicha inflamación acorta la longitud de esas vellosidades con la consecuente disminución de la capacidad de absorción intestinal.

Historia: ésta enfermedad se conoce desde le siglo I d. C., cuando el médico greco-romano Areteo, la describió con el nombre de koiliakós que significa “el que sufre de los intestinos”. Pero fue recién en la 2da mitad del siglo pasado donde se determinó correctamente el papel del gluten en el desarrollo de la enfermedad, el rol del sistema inmune y el daño intestinal.

Patogenia: la enfermedad puede presentarse en cualquier etapa de la vida, aunque suele ser diagnosticada en la infancia, siendo más frecuentes en personas de piel blanca y en climas tropicales. Es de origen genético aunque no hereditaria, pero los hijos de celíacos tienen más posibilidades de serlos también.

Habitualmente, en los niños comienzan las primeras manifestaciones luego del 6to mes de vida, cuando a la leche se le comienza a agregar otros alimentos de origen vegetal.

En los adultos, suele desarrollarse en asociación con otras enfermedades autoinmunes o luego de un desencadenante, que en las mujeres suele ser el primer parto, y en los hombres cualquier intervención quirúrgica.

Cuadro clínico: la pérdida de las vellosidades normales del intestino delgado, y la consiguiente disminución de la superficie de absorción origina variadas formas de presentación de la enfermedad, por lo que se la podría agrupar de la siguiente manera:

1. Enfermedad celíaca con síntomas: aunque clásicamente se consideraba que le EC únicamente producía síntomas digestivos, en la actualidad son cada vez más numerosos los síntomas que se le atribuyen. Por eso podemos distinguir dos grupos importantes:

Enfermedad celíaca clásica: en la que predominan los síntomas digestivos. Aparece en niños menores de dos años y en adultos entre los 30 y 40 años. Los síntomas más frecuentes son: diarrea con heces voluminosas, malolientes y brillantes, pérdida de peso, falta de apetito. Los niños suelen mostrar aspecto desnutrido, tristes, con distensión y abultamiento del abdomen y nalgas aplanadas y retraso en el crecimiento.

• Enfermedad celíaca atípica: puede aparecer en cualquier edad y predominan los síntomas no digestivos: retraso del crecimiento, retraso del desarrollo y pubertad, anemia por falta de hierro que no responde al tratamiento, raquitismo, úlceras en la boca y aftas y alteración en el esmalte de los dientes, osteoporosis, trastornos neurológicos variados, edemas, etc., irritabilidad, depresión, infertilidad y abortos reiterados. Pueden presentar edemas de cara y miembros

2. Enfermedad celíaca sin síntomas específicos: se agrupan a aquellos que presentan dermatitis hepetiformes y se asocian a otras patologías importantes como la diabetes mellitus, el síndrome de Down y otras enfermedades autoinmunes (artritis reumatoidea, síndrome de Sjogren, esclerodermia, colitis ulcerosa, tiroidities de Hashimoto, psoriasis, sarcoidosis, etc)

Diagnóstico: se basa en la concurrencia de sospecha clínica, serología y biopsia intestinal.

Sospecha clínica: surgirá del análisis de las condiciones del paciente, evaluando signos, síntomas, evolución de la enfermedad y su relación con la dieta y otras enfermedades, especialmente las autoinmunes.

Serología: las pruebas serológicas detectan y cuantifican anticuerpos en sangre específicos para la enfermedad celíaca, y también ayudan a decidir a qué pacientes se le deben realizar la biopsia.

Las más utilizadas son:

• Anticuerpos séricos IgA antitransglutaminasa tisular humana (a-tTG-IgA): es la prueba indicada por el Ministerio de Salud de la Nación.

• Anticuerpos antigliadina (AGA): se siguen usando en niños menores de 18 meses, ya que los niveles de otros anticuerpos suelen ser negativos.

• Anticuerpos antiendomisio (EMA): son muy específicos pero algo menos sensibles.

• Anticuerpos atipéptidos deaminados de gliadina (DGP), se comenzaron a usar a partir del año 2000.

Biopsia intestinal: tomando una muestra del duodeno por vía endoscópica.

Tratamiento: además de la terapia específica para cada una de las complicaciones generadas por esta enfermedad (señaladas en “Cuadro clínico”), el único tratamiento para la celiaquía es la total y absoluta ausencia de gluten en la dieta del paciente.

Por tal motivo es fundamental conocer cuáles alimentos no debe consumir. Éstos son:

• Pan de harinas de trigo, avena, centeno y cebada (TACC)

• Bollos, pastas italianas, pastas de sopa, galletas, bizcochos, magdalenas y pastelería en general.

• Sémola de trigo.

• Alimentos malteados.

• Chocolates, excepto si existe información expresa del fabricante respecto de la ausencia de gluten.

• Infusiones y bebidas preparadas con cereales: malta, cerveza, agua de cebada.

• Turrón, mazapán.

• Patés y conservas.

• Queso fundido.

• Algunos fiambres: mortadela, morcilla, salchichas, etc.

También debe conocer cuáles son los que puede consumir porque no contienen gluten:

• Leche y derivados lácteos naturales.

• Carne, pescado, mariscos frescos.

• Huevos.

• Frutas.

• Verduras, hortalizas, legumbres: arvejas, lentejas, batatas, soja y papas.

• Azúcar y miel.

• Aceite, sal, vinagre, pimienta, levaduras sin gluten.

• Café y té naturales, manzanilla, poleo, etc.

• Bebidas carbonatadas.

La prueba terapéutica que consiste en administrar productos con gluten en aquellos pacientes que tuvieron buena evolución luego de la supresión de los mismos, no es aconsejada por todos los especialistas

Dieta sin gluten: la dieta libre de gluten no puede curar la enfermedad, pero la controla, de modo que se consigue la completa normalización clínica del paciente.

Es importante observar los envases de los productos buscando la etiqueta que informe si es un producto sin gluten, como así también el de los medicamentos que puedan contenerlo en sus excipientes, pero como norma general, si se sospecha que un producto puede contener gluten no debe consumirse.

En el Servicio de Gastroenterología Pediátrica del Hospital HIEA Sor María Ludovica de la Ciudad de La Plata tienen un mensaje para los padres que dura 8 segundos pero puede establecer una dieta para realizar durante 80 años, que dice: “Su hijo es celíaco, no debe comer nunca más alimentos naturales o industrializados que pueda contener, lícita o ilícitamente, gluten de trigo, avena, cebada y centeno. Si hace esa dieta será un niño sano, lindo y fuerte”

Legislación argentina:

• Ley Nacional Celíaca: 26.588. Su decreto Reglamentario 528/2011 establece la obligatoriedad de las Obras Sociales enmarcadas en las leyes 24660 y 24661 a brindar cobertura a sus afiliados del 70 % de la diferencia del costo de las harinas y premezclas libres de gluten respecto de aquellas que poseen gluten. O sea, que no es que la Obra Social debe abonar la totalidad del costo mensual de los productos libres de gluten, sino del 70 % de la diferencia entre el valor de éstos y los que contienen gluten. Para tales fines, se reintegra un monto fijo mensual determinado por el Ministerio de Salud de la Nación.

• Resolución 201/2011 de Salud Pública dice en su Artículo 1º: Apruébase e incorpórase al PROGRAMA MEDICO OBLIGATORIO la pesquisa a través del marcador sérico IgA Anticuerpos anti transglutaminasa tisular humana (a-tTG-IgA) para la detección de la enfermedad celíaca. Y en el Artículo 2º establece: Apruébase e incorpórase al PROGRAMA MEDICO OBLIGATORIO la biopsia del duodeno proximal para el diagnóstico de la enfermedad celíaca.

• Día Mundial de la Condición Celíaca: 05 de mayo

Compartir: