Presupuesto limitado, falta de capacitación y bases no aptas: las trabas para volar los F-16

70
0
Compartir:

24/04/2024 El Cronista Comercial – Nota – Economía & Política – Pag. 12

DETRÁS DE LA COMPRA DE LOS AVIONES SUPERSÓNICOS
Martín Dinatale

Los 24 cazas que compró la Argentina a Dinamarca se podrán empezar a utilizar recién en dos años. Hay un largo proceso que cumplir y problemas de financiamiento, entre otras dificultades.

Más allá del anuncio del Gobierno por la compra de los 24 aviones F16 supersónicos estadounidenses que se hizo a Dinamarca, la operación que llevó adelante la Argentina tiene su lado B que implicará: los detalles de la financiación total, el acondicionamiento de las bases aéreas que deberán recibir las flotas, la capacitación de los pilotos o mecánicos, la recepción de repuestos y la coordinación operativa con otras áreas de las Fuerzas Armadas. En el mejor de los casos, para que los aviones F-16 estén en condiciones de «operatividad militar plena» hay coincidencias en el Ministerio de Defensa y el ámbito castrense en que la Argentina en no menos de dos años podrá contar con las aeronaves en vuelo pleno.

«Nos tomamos un año y medio al menos para recibir a los aviones. Y vamos a tener que mover las manos igual, porque hay muchas cosas para hacer», dijo el jefe del Estados Mayor Conjunto, brigadier Xavier Isaac cuando le preguntaron por los pronósticos de los tiempos en que la Argentina se concretará la puesta a punto de los aviones supersónicos recién comprados.

BASE AÉREA Y FINANCIAMIENTO La VI Brigada Aérea de Tandil será el lugar desde donde van a operar los F-16. Pero para esto se debe reacondicionar esa base porque hoy no está apta en tecnología o infraestructura para recibir aviones supersónicos Isaac admitió que «la Argentina estaba tan retrasada en lo que es su tecnología para recibir un avión de este tipo, que tenemos que arreglar una brigada».

La base aérea de Tandil debe ser refaccionada por completo para adaptarse a un sistema de armas de estas características y tan sofisticado. «Hará falta alta hacer modificaciones importantes de estructura para poder recibir en condiciones a un avión de estas características», añadió el jefe del Estado Mayor Conjunto que viajó a Dinamarca junto con el ministro de Defensa, Luis Petri para concretar la compra de los aviones F16.

Todo esto sumado a la capacitación especial que deberán recibir los pilotos y mecánicos de la Fuerza Aérea requerirá de un presupuesto que hoy no tiene la Argentina. En lo inmediato, el presupuesto que existe se deberá a destinar para un primer pago de los u$s 650 millones que fue el acuerdo total sellado con Dinamarca. Se trata de unos u$s 40 millones iniciales para este año que serán pagados por Argentina y luego serán financiados por Estados Unidos.

Según dijeron en el Gobierno por la compra total hay un acuerdo con Washington para financiar la totalidad de los 24 aviones F-16. Sería a una tasa del 2% aunque no está claro ese número. De allí que el exministro de Defensa, Jorge Taiana, dijera hace unos días que «la mejor oferta era la de los aviones de China».

CAPACITACIÓN DE PILOTOS Fuentes de Defensa añadieron que la adaptación a los F-16 requerirá de una «modernización de los estándares de seguridad, una modernización de los oficiales y de los suboficiales que van a operar con estas máquinas».

Para el entrenamiento de los pilotos hay dos opciones: pueden ir los pilotos argentinos a Dinamarca por un tiempo o se puede buscar un tercer país como Estados Unidos para entrenar en aviones similares.

También se evalúa que vengan instructores hacia la Argentina.
Pero no está claro si Dinamarca cuente con la disponibilidad para esto.
Los F1-6 serían usados para el control de todo el aeroespacio, el control de la pesca ilegal, la intercepción de aviones ilegales que vayan a Malvinas, el combate al narcotráfico en el Norte y la posibilidad de interoperar con nuestros países vecinos como Brasil y Chile

El ministro Luis Petri viajó a Dinamarca en nombre del Presidente para sellar la adquisición de las aeronaves de origen estadounidense.

Compartir: