Reflotan la opción de comprar cazas F-16 a EE.UU., frente a la oferta china

64
0
Compartir:

05/05/2022 Clarín – Nota – El País – Pag. 18

Contactos. El ministro Taiana apeló a la nueva jefa del Comando Sur, en su reciente visita, para poner fin al «veto británico» a la compra de armamento.
Guido Braslavsky

La larga novela sobre la demorada decisión de comprar aviones caza supersónicos para la Fuerza Aérea tuvo un nuevo condimento en la diplomática visita la semana pasada a Buenos Aires de la nueva nueva jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, la general Laura Richardson.

Richardson se reunió con el ministro de Defensa, Jorge Taiana, y con la vicepresidenta Cristina Kirchner; donó equipos a los Cascos Blancos y se reunió con mujeres militares para hablar del creciente rol de la mujer en el área de la Defensa.
La visita de la general de cuatro estrellas fue «muy de presentación y conocimiento» y no tuvo puntos conflictivos: no se habló de Rusia, ni de China pero en su paso por el Edificio Libertador, el ministro Taiana le habló largamente de Malvinas y la reivindicación de soberanía sobre el archipiélago, contaron a Clarín altas fuentes de Defensa.

En este aspecto, si bien no se mencionaron los F-16 se le habló de la necesidad de poner fin al «veto británico» que existe desde el final de la guerra de 1982 a la compra de armamento por parte de la Argentina. «Se le dijo que eso se debe modificar y que ellos (por los Estados Unidos) pueden contribuir a eso», contaron a este diario las fuentes con acceso a lo conversado.

El tema cobra relevancia porque según las fuentes consultadas, la compulsa por la compra de aviones caza para recuperar capacidades perdidas de la Fuerza Aérea está en un punto donde quedarían en pie solo dos opciones, dentro de la media docena de ofertas recibidas y que están en análisis desde hace años.

Se trata de la larga gestión (se remonta cómo mínimo al final del segundo mandato de Cristina Kirchner, cuando una misión aeronáutica viajó a China) por los cazas JF- 17 Thunder Block III, fabricados entre China y Pakistán; a lo que se sumó la más reciente oferta de Estados Unidos -sonó con fuerza a comienzos de este año- por los F-16 que dejará de usar la fuerza aérea de Dinamarca, ya que se actualizará con F-35.

«Los F-16 son usados y por tanto más baratos, y vamos a revisar bien la contrapropuesta de Estados Unidos», dijeron las fuentes oficiales consultadas, ya que indicaron, EE.UU. mejoró su propuesta tras saberse que los cazas chinos tenían el más alto puntaje en la evaluación de los expertos aeronáuticos.

Pero señalan: «El tema no es solo comprar los aviones sino que vengan con el armamento adecuado, no como sucedió en los 90 cuando el gobierno de Carlos Menem compró los A-4AR Fightinghawk y llegaron con dos misiles y nada más».
La oferta china en este sentido es bien completa, diferenciaron: «Se puede elegir de un catálogo de armamento sin restricciones».

Como se señala en sitios especializados -como aviaciónline.comcomprar aviones de combate no es solo eso, sino opción geo estratégica.

Más en este caso donde aparecen «finalistas» (tras haberse descartado, al parecer definitivamente, las propuesta de Rusia, India, y Corea), China y Estados Unidos, hoy rivales estratégicos globales.

El actual Gobierno parece mantener el péndulo oscilante. «Es una decisión política de envergadura», admiten en Defensa. Hubo ruidos el año pasado cuando en el proyecto de Presupuesto se incluyó la autorización para la toma del crédito por U$S 664 millones, especificando su destino a financiar al «proyecto de adquisición Sistema de Armas JF- 17 Thunder Bloque III». Defensa debió salir a aclarar que la opción china no estaba definida.

Se cuenta aquí que cuando la general Richardson expuso hace un tiempo ante una comisión del congreso de su país y al recibir la inquietud por «los cazas chinos» para la Argentina sorprendió al responder que todo se debía a la «Falklands War». Traducido: que ese ignoto país de América buscaba superar el «veto británico» abriendo una vía con el gigante asiático, también nuestro principal socio comercial.

La Argentina no tiene cazas supersónicos interceptores desde que desprogramó en diciembre de 2015 los últimos Mirage, que habían servido en Malvinas y llegado al final de su vida útil.

Para Estados Unidos y para el Comando Sur, la influencia china es una amenaza a sus intereses en la región. En medios aeronáuticos se comenta que el jefe de la Fuerza Aérea habría recibido el mensaje de que si Argentina se inclina por los cazas chinos, debía olvidarse de los repuestos norteamericanos para los C-130 Hércules.

En lo que queda de gestión, que no es mucho para cuestiones de largo plazo como la adquisición de sistemas de armas, el ministro Taiana y la actual conducción de las Fuerzas Armadas aspiran a avanzar en los contratos para la compra de los cazas; la adquisición de submarinos, y de blindados a rueda para equipar a una Brigada.

Submarinos y cazas, en especial, son armas que permitirían una defensa del territorio -el octavo en extensión del mundo, resaltan- ante una eventual agresión, en línea con la «estrategia multicapas» que expuso hace poco el jefe del Estado Mayor Conjunto, teniente general Juan Martín Paleo, en la Escuela Superior de Guerra Conjunta: usar la extensión territorial como una ventaja, buscando «degradar al agresor desde las mayores distancias».

Todos proyectos que requieren de financiamiento internacional. A las dificultades externas como el «veto británico» o quedar en medio de la disputa entre Estados Unidos y China, se suma en lo doméstico otra barrera, la crisis económica recurrente que en las prioridades de los gobiernos siempre posterga la inversión en defensa nacional para mejor ocasión.

SE SUMA AL OTORGADO EN MARZO, DE 14%
Anuncian 10% de aumento desde mayo para las Fuerzas Armadas

El Ministerio de Defensa informó ayer que se dispuso una nueva actualización en los haberes para el personal militar de las Fuerzas Armadas «conforme los importes establecidos para las distintas jerarquías».

Miembros activos y retirados recibirán a partir de mayo un nuevo aumento del 10% que se suma al ya otorgado en marzo pasado del 14 %, correspondiente a la política salarial 2021, dando como resultado un total del 64% en el incremento salarial, según precisó la cartera que conduce Jorge Taiana.

El aumento se otorgó por Resolución conjunta (con fecha 29 de abril pasado y publicada en el Boletín Oficial) de defensa y el Ministerio de Economía, en línea con «reconocer una adecuada jerarquización con relación a la capacidad, responsabilidad y dedicación» a la actividad».

Compartir: