Aerolíneas: concesiones y en paralelo, medidas antihuelga

18
0
Compartir:

04/12/2018 00:04 – Ambito.com (Tier 1) – Home –  

Por
La conducción de la línea de bandera retomó ayer el diálogo con los gremios con un doble mensaje que dejó a los dirigentes en estado deliberativo.

El conflicto entre Aerolíneas Argentinas y los gremios del sector corrió ayer por dos senderos paralelos. En uno, que giró en torno de la reunión que mantuvo con los dirigentes sindicales el presidente del directorio de la compañía, Luis Malvido, se distendió la crisis al quedar temporariamente sin efecto las 376 suspensiones de trabajadores que había ordenado la empresa tras una asamblea del 8 de noviembre y al habilitar la negociación de un plus salarial pendiente por la aplicación de la cláusula gatillo sobre los pagos de septiembre. En el otro, el Gobierno implementó medidas para romper eventuales huelgas de personal en plataformas y rampas, y hasta facilitó la contratación de pilotos extranjeros.
El doble mensaje dejó en estado deliberativo a las organizaciones de pilotos, APLA y UALA; técnicos aeronáuticos (APTA); personal en tierra (APA); jerárquicos (UPSA), y tripulantes de cabina (AAA) que acudieron a la cita con Malvido. A esas novedades ayer se sumó la confirmación de que Aerolíneas Argentinas perderá en 2019 dos de los 12 aviones de su flota internacional al no renovar sus alquileres ni reemplazarlos por otros.
El más elocuente en sus críticas fue Pablo Biró, titular de APLA, que a la salida de la reunión aseguró que Malvido hizo una presentación donde quedó en evidencia la poca preparación que tiene para conducir la compañía y sentenció: en el circo de la revolución de los aviones le tocó hacer un papel muy triste, el de un payaso que no tiene la capacidad de causar ninguna gracia. Los dichos del gremialista están en línea con la postura dura que asumió el frente que integran APLA, APTA, UPSA, APA Y UALA y del que los Aeronavegantes no participan aunque sus reclamos sean similares.
En lo inmediato la convocatoria de Malvido descomprimió la disputa al afirmar que no se harán efectivas de momento las 376 suspensiones. De todos modos aclaró que seguirán en esa situación sólo en tanto dure la paz social en la compañía. También se manifestó concesivo respecto del factor que espiralizó el conflicto: la aplicación del gatillo 2018 sobre los salarios de septiembre, cuando para la compañía ya había perdido vigencia la paritaria de este año y debían rediscutirse las condiciones de pago. En este punto admitió que podrá discutirse el 6,5% que los gremios reclaman más allá del resultado global de la paritaria nueva, que debería regir a partir de octubre de este año hasta el mismo mes de 2019.
Más allá de esas concesiones en los sindicatos condenaron una resolución que publicó ayer la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) en Boletín Oficial que habilita la intervención de la Fuerza Aérea y la Policía de Seguridad Aeroportuaria en tareas de plataforma y rampas en los aeropuertos frente a situaciones excepcionales. Esa habilitación, que rigió durante el G-20, se extendió desde ayer por 30 días más, lo que fue relacionado con una medida rompehuelga apuntada a los trabajadores en tierra.
Algo similar habían detectado la semana pasada los pilotos. Otra normativa publicada por la ANAC flexibilizó las reválidas que les exigen a los pilotos extranjeros para operar vuelos en la Argentina. En lugar de los requisitos previos, el organismo tomará como válidas las horas de experiencia acreditadas por esos pilotos, lo que también hizo sospechar a los gremios del rubro que podrá ser utilizado en eventuales paros para reemplazarlos por profesionales de otros países.

 

Compartir: