Air Europa: la desgracia del pobre

156
0
Compartir:

OPINIÓN

Actualizado 19 marzo, 2022 || Por El sobrecargo

 

Este viernes se supo una noticia fatídica para Air Europa. Yo la temía, pero no pude confirmarla hasta que El Confidencial accedió al dato: la compañía de Hidalgo no tenía asegurado el precio del queroseno para los próximos meses, precisamente cuando las alzas están siendo espectaculares (El alza del combustible golpea con dureza a Air Europa).

De ninguna manera seré yo quien acuse a Air Europa de no prever esta eventualidad. Los lunes todos acertamos la quiniela. En una organización que tiene que hacer ahorros de cualquier manera, es perfectamente comprensible que alguien decidiera suprimir este coste (el precio del seguro, lógicamente, se paga). Había razones para correr el riesgo: la demanda de combustible sigue siendo baja, tenía tendencia a no subir espectacularmente, tampoco había problemas visibles en las zonas productoras, etcétera. Nadie, en su sano juicio, podía seriamente pensar que Rusia iba a lanzarse a una aventura tan disparatada como invadir Ucrania y, tal vez igual de improbable, que Occidente iba a bloquear sus exportaciones.

Por algo no es la única compañía que aceptó correr este riesgo. Alguna otra, muy, muy grande, está atrapada, aunque sus finanzas más saneadas le permiten disimular.

Pero lo peor ha ocurrido y ahora resulta que Air Europa va a tener que pagar el combustible a precios de mercado que, como sabemos, están descontrolados.

Yo creo que ni los cien millones de euros de IAG bastarán para tapar el descosido que este desastre puede provocar en las cuentas de la aerolínea de los Hidalgo. Y, sobre todo, esto se va a ir notando de ahora en más, cada vez de forma más aguda, día a día, implacablemente.
El recurso de cargar a los pasajeros este coste tiene un límite, claro. Si hoy Air Europa era la aerolínea más barata a Latinoamérica, pronto dejará de serlo por este motivo. Y eso empezará a afectar a las ya dañadas finanzas de la compañía.

El desenlace de todo esto es bastante angustioso. Quizás pueda salir adelante, pero francamente, cada día parece que las cosas se ponen peor.


Compartir: