Comenzará el juicio por la caída de un avión de la Fuerza Aérea

236
0
Compartir:

21/06/2023 La Nación – Nota – Seguridad – Pag. 28
Gabriel Di Nicola

Acusados. Dos oficiales serán juzgados por la muerte de los seis tripulantes del Learjet que se estrelló tras despegar en La Paz
Pasaron 17 años y tres meses de la tragedia del Tango 21, un Learjet 35A que se estrelló tres minutos después de haber despegado del aeropuerto El Alto, en La Paz, Bolivia, adonde había volado con seis militares en un viaje oficial de ayuda humanitaria. Los ocupantes de la aeronave murieron. Mañana comenzarán a ser juzgados en los tribunales de Comodoro Py, en Retiro, un aviador militar y un comodoro, ambos retirados de la Fuera Aérea, acusados de «estrago doloso agravado por haber causado la muerte a seis personas».

Así lo informaron a la nacion fuentes judiciales. El juicio estará a cargo del Tribunal Oral Federal (TOF) porteño N° 2, integrado por los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Néstor Costabel.

El Ministerio Público estará representado por la fiscal Gabriela Baigún.
Los dos acusados fueron identificados por los voceros consultados como Sebastián Segura, de 52 años y oficial retirado, y César Sprenger, de 65 años y comodoro retirado. En el momento de la tragedia, Segura era jefe de la escuadrilla Operativa Learjet de la II Brigada Aérea, con asiento en Paraná, Entre Ríos, y Sprenger era jefe del Grupo Aéreo 2 y jefe de la II Brigada Aérea, según el requerimiento de elevación a juicio firmada por el fiscal federal Gerardo Pollicita.

«En virtud de las pruebas se encuentra demostrado, con el grado de certeza exigido en esta instancia, a través del cuadro probatorio expuesto, tanto la materialidad de los hechos como así también la responsabilidad que les corresponde a los imputados Segura y Sprenger en los sucesos investigados», explicó en su momento el fiscal Pollicita al presentar el citado dictamen.

El día de la tragedia, la nacion había informado: «La Fuerza Aérea Argentina (FAA) precisó que el avión Learjet Tango 21 logró levantar vuelo a las 16.27, hora argentina, en el aeropuerto militar El Alto, pero a los cinco minutos no pudo mantener la altura, se estrelló y estalló en tierra, lo que provocó la muerte inmediata de los seis tripulantes».

Las víctimas fueron el capitán Fernando Francos, el primer teniente Matías Simonetti, el suboficial auxiliar Javier Brondi, el suboficial principal Juan José Otero y los suboficiales auxiliares César Aimino y Jorge Peralta.

La aeronave, matrícula FAA-046, perteneciente a la II Brigada Aérea con asiento en Paraná, había viajado a La Paz para entregar medicamentos y prestar ayuda médica, y había trasladado al por entonces ministro de Salud del gobierno de Néstor Kirchner, Ginés González García, que retornó a la Argentina en otro vuelo.

La causa judicial que ahora llega a juicio comenzó después de la denuncia presentada por el piloto y cineasta Enrique Piñeyro, quien tras la tragedia denunció a toda la línea jerárquica de la Fuerza Aérea y del Ministerio de Defensa por haber permitido que el Tango 21 operara en el aeropuerto El Alto, de La Paz, a 13.400 pies de altura, un 34% por sobre los 10.000 pies establecidos por el fabricante de la aeronave como límite de operación.

«Se trataba de aviones que por indicación de fábrica no podían volar a más de 10.000 pies y lo hacían a El Alto, el aeropuerto internacional más alto del mundo. Tenían un procedimiento para burlar los motores del avión a partir de los 10.000 metros», explicó a la nacion una fuente judicial.

En junio de 2011, el fallecido juez federal Claudio Bonadio había procesado a otros cuatro militares, además de Sprenger y Segura, pero finalmente, dos brigadieres, un comodoro y un vicecomodoro fueron sobreseídos.

Procedimientos cuestionados «Mediante la actuación de los imputados [por Sprenger y Segura] se resolvió enviar tripulación que tenía únicamente conocimiento teórico de los procedimientos ideados para superar los límites para los que se encontraba certificado el diseño y uso de la aeronave; sin el adiestramiento necesario, ni en simulador ni en situaciones reales de estos procedimientos extraordinarios.

No existió esfuerzo alguno por parte de los imputados por reducir el riesgo introducido, sino más bien se acrecentó el mismo al decidir tanto el piloto como el copiloto de la misión, sin tener en cuenta la experiencia previa de los mismos a cargo de una aeronave en este tipo de condiciones y/o aerostación», sostuvo el fiscal Pollicita en el requerimiento de elevación a juicio.

El debate, en principio, tiene previstas diez audiencias. De ser encontrados culpables, los dos acusados podrían recibir penas de entre diez y 25 años de cárcel.

El Learjet cayó cerca del aeropuerto El Alto

Compartir: