La Justicia decretó, finalmente, la quiebra de Avian Líneas Aéreas

66
0
Compartir:

24/04/2024 AviacionNews.com – Nota

El último lunes, el juez German Pérez Castañeda, a cargo del Juzgado Comercial Nº 26, decretó la quiebra – solicitada por la misma empresa – de Avían Líneas Aéreas, la empresa que, aprovechando el aliento de “la revolución de los aviones”, impulsada por el gobierno de Mauricio Macri y su ministro de Transporte Guillermo Dietrich, desarrolló en la Argentina el polémico empresario boliviano, polaco, colombiano German Efromovich. La aerolínea regional, pensada para operar en la Argentina, nacía bajo la sombre de Avianca SA – donde Efromovich era el principal accionista, aunque luego fue expulsado por sus socios – y Avianca Brasil, que sucumbió poco tiempo.

El segundo párrafo de la sentencia, es por demás elocuente en cuantos a los motivos que llevaron a la justicia a decretar la quiebra de la aerolínea. “En el escrito en despacho la deudora manifestó que, en virtud de la inexistencia de actividad comercial actual, como así también de las nulas perspectivas de retomarlas, y debido a la imposibilidad de avanzar en la venta de las aeronaves de la compañía, concluyó en que no se encuentra en condiciones de cumplir con el acuerdo homologado en autos. En ese sentido, solicitó se decrete su propia quiebra.

Encontrándose reunidos los requisitos dispuestos por el art. 63 LCQ, RESUELVO: Declarar la quiebra indirecta de AVIAN LINEAS AEREAS SA (CUIT N°30-66351285-0), inscripta en la Inspección General de Justicia el día 16 de noviembre de 1993, bajo el N°11396 del libro 114 Tomo «A» de Sociedades Anónimas”.

La decisión del juez, posibilita ahora que el activo principal de la empresa, sus dos ATR 600, de 72 asientos, comprador a fábrica en 2016, de ocho años de antigüedad ahora, pero solo dos años de uso, que se encuentran preservados en un hangar de Aeroparque, puedan ir a remate.

El ingreso de Efromovich en Argentina fue bastante accidentado ya que, para ahorrar tiempo y trámites, el grupo Synergy adquirió la empresa de taxis aéreos Macair SA, de propiedad de Franco Macri, padre del presidente. Estrategia que no le sirvió de mucho – al contrario – para ganar tiempos.

Un par de meses más tarde, el gobierno argentino llamaba a Audiencia Pública para el otorgamiento de rutas. Allí se dejó en claro que “Avián Líneas Aéreas S.A. – operaría comercialmente como Avianca Argentina bajo un contrato de licencia de marca”.

Según destacaron entonces, la idea era comenzar a operar en el primer trimestre de 2017 y contar con una flota de 12 ART 72-600 para enero de 2018.

Pero lo real es que. hasta mediados de 2019, Avian operó con 2 aeronaves ATR, cubriendo un sector poco desarrollado en la Argentina como es la aviación regional que conecta ciudades más pequeñas, además de aportar tráfico a rutas más demandadas.

En julio de ese año, Avian se presentó en concurso de acreedores, un mes después de dejar de volar, aunque sus directivos prometían, luego de un plazo de ajuste y reestructuración de deuda, reiniciar sus vuelos hacia octubre de 2020. Pero la aerolínea continuó estancada hasta la llegada de la pandemia, prolongando su agonía y anticipando su desaparición.

Sin socios que aporten capital, sumado a las desventuras y complicaciones financieras y judiciales de su accionista, la quiebra parecía inevitable.

Compartir: