Los viajes, instalados en el caos y la incertidumbre

219
0
Compartir:

NI ESTADOS UNIDOS SABE QUÉ NORMAS APLICARÁ EN UNOS DÍAS
Europa sigue cambiando las normas un día para otro y ahora se ha puesto de moda reducir el tiempo de vigencia de las PCR
El problema no son tanto los controles como las incertidumbres permanentes que convierten los viajes en una epopeya

Actualizado 9 diciembre, 2021 || Por R.P.

 

Dos años después, los gobiernos siguen comportándose erráticamente, igual que el primer día. Ahora el mundo del turismo espera a que Estados Unidos se aclare sobre qué va a hacer en estos días de invierno con las restricciones de viaje. Europa, por su parte, sigue cambiando las normas de un día para otro. Ahora se está poniendo de moda reducir el tiempo de vigencia de las PCR, en Estados Unidos a veinticuatro horas, en Francia y Reino Unido a cuarenta y ocho.

El problema que tiene paralizado el transporte es la incertidumbre. Este 20 de noviembre se podía viajar a Gran Bretaña desde España sin problemas, sólo mostrando el certificado de vacunación; a final de mes se introdujo la obligación de hacer una PCR negativa al llegar, dentro de las primeras 48 horas. Apenas una semana después es obligatorio hacerse una PCR en origen y otra al llegar. Al mismo tiempo, el propio gobierno británico decía este martes que entre los contagiados con la variante Ómicron no se ha encontrado ningún caso ni grave, ni ingresado en un hospital.

Por su parte, Estados Unidos decidirá en unos días si va o no a limitar los viajes y cómo, o qué reglas introducir. Una decisión que llegará exageradamente sobre la fecha en la que los viajeros tienen que optar o no por hacer el viaje de invierno.

El problema no son tanto los controles como las incertidumbres permanentes que convierten los viajes en una epopeya. Y, encima, el pretexto de todo este despliegue es una variante del virus a la que aún no se le ha encontrado que cause una problemática seria.

En otros países europeos pasa lo mismo: ayer era el certificado Covid, mañana es otra cosa. En Baleares, sin ir más lejos, hace unos días no se iba a poder entrar a un bar o cafetería sin certificado, lo cual finalmente no se introduce y queda únicamente para los restaurantes. En Alemania, los bares exigen el certificado, pero no comprueban que el nombre coincida con el documento de identidad, con lo que es un brindis al sol.

La Casa Blanca, en Estados Unidos, anunció que los viajeros debían presentar una prueba PCR desde el 6 de diciembre de 2021, con sólo veinticuatro horas de antigüedad, inviable para cualquiera que vuele a ese país desde Europa usando dos vuelos, conectando en otro aeropuerto. En Estados Unidos, sin que se sepa bien qué significa, se ha dicho que se solicitará a todos los pasajeros un certificado que acredite que la información es correcta.

Compartir: