Para ampliar el negocio de Flybondi, el macrismo quiere desalojar un barrio de más de 100 familias

122
0
Compartir:

26/12/2018 20:50 – ElDestapeWeb.com (Tier 2) – Nota –  

Con el apoyo de sus referentes locales y nacionales, el macrismo busca dejar sin casa a 140 familias para hacer otro mega negocio relacionado con el aeropuerto low cost de El Palomar.
A través de una maniobra conjunta entre el oficialismo Ramiro Tagliaferro, la Fuerza Aérea Argentina (FAA), el Ministerio de Defensa y dependencias nacionales, el macrismo intenta forzar el desalojo de alrededor de 1200 personas que viven en el Barrio Aeronáutico de El Palomar para realizar un mega emprendimiento turístico-comercial.
El ímpetu privatizador de Cambiemos sigue su marcha inalterable en uno de sus sitios predilectos: El Aeropuerto Militar de El Palomar, donde permitió las operaciones de la polémica línea comercial low cost Fly Bondi, que ahora busca ampliar con un mega negocio.
Mediante una ordenanza votada por el oficialismo en el Concejo Deliberante de Morón, Tagliaferro logró una importante reforma al Código de Ordenamiento Urbano (COU) municipal de forma irregular, ya que no realizó la Audiencia Pública correspondiente. De esa forma, el jefe Comunal macrista convirtió el área residencial del Barrio Aeronáutico (también conocido como Barrio Obrero) en un terreno fértil para los negocios inmobiliarios y turísticos en torno al Aeropuerto.
De acuerdo con el proyecto, en el mismo lugar donde hoy viven 140 familias, Cambiemos permitirá la colocación de cajeros automáticos, mini casas de cambio, servicios de reparto de encomiendas, agencias de turismo de turismo, bares, restaurantes, hoteles y pensiones, entre otros. El Destape intentó comunicarse con la presidenta del Concejo, Analía Zapulla y con el titular del bloque oficialista, Leandro Ugartemendía, pero evitaron responder los llamados y evadir el tema, respectivamente.
Con la modificación a la legislación municipal, la Fuerza Aérea, apoyada por la Agencia de Administración de Bienes del Estado y El Ministerio de Defensa, esgrimió el decreto ley 17091, que lleva la firma del presidente de facto Juan Carlos Onganía, para dejar sin vivienda a los vecinos. La violenta medida no sólo desconoce el contrato de alquiler privado que mantienen los habitantes con la FAA, sino que también malinterpreta los alcances del decreto, que apunta a la concesión de inmuebles para actividades lucrativas.
El barrio creado por Juan Domingo Perón en la década del 50 sobre tierras federales que son administradas por la Fuerza Aérea se convirtió en un sitio codiciado para los amigos del poder a raíz del desembarco de Flybondi, que opera en la pista lindera al lugar pese a las continuas denuncias por irregularidades y fallas (incluso de parte de empleados de la misma compañía).
Es por eso que el macrismo no perdió el tiempo y el pasado 13 de diciembre orquestó los primeros desalojos con la presencia de militares, fuerzas policiales y un camión volquete, pero la resistencia organizada de los vecinos fue más fuerte. No obstante, el peligro de una nueva ofensiva es inminente.
«Pensamos que era una movida como la que hizo en 2012 la Fuerza Aérea, pero ahora está dilucidado el tema a partir de la firma de un acuerdo de reurbanización en el Concejo Deliberante de Morón, afirmó en declaraciones a El Destape, Germán Fragueda, vecino del barrio.
Al tiempo que enfatizó: «En función de que quieren hacer crecer el aeropuerto están desestimando la problemática social y habitacional de los vecinos. Nos tratan como ganado porque encima las viviendas catastralmente no existen. Es evidente el negocio inmobiliario y nosotros somos las víctimas».
En la misma línea, Fragueda señaló que los vecinos están muy mal anímicamente en un contexto agravado por la cercanía de las Fiestas y la falta de alternativas que podrían dejar en la calle a muchos de ellos ya que no tienen vivienda propia.
Para los habitantes del Barrio Aeronáutico la arremetida del modelo privatizador macrista sobre las casas que contienen la historia de sus vidas lleva una larga planificación. Las pruebas son contundentes: Un estudio de impacto ambiental realizada por Aeropuertos Argentina 2000 desconoce la existencia del tejido urbano que comprende alrededor de 300 viviendas; mientras que en la Audiencia Pública para considerar los proyectos de obras y actividades aeronáuticas en el aeropuerto, realizada el 28 de marzo de este año, los vecinos ni siquiera fueron convocados.
De ella sí participaron el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich; el intendente Tagliferro; su par de Tres de Febrero, Diego Valenzuela; Esteban Tossutti, Director de Relaciones Laborales y Gobierno de Flybondi; el director de Comunicaciones y Asuntos Públicos de la low cost Norwegian, Matías Maciel, entre otros.
Entretanto, la Justicia desoye los recursos de amparo presentados por el abogado Carlos Cisneros. El Tribunal Laboral 1 de Morón no cuenta con la composición total de sus jueces y no puede resolver y el Tribunal Criminal 4 de Morón se declaró incompetente por considerar que es una causa de materia federal. Ahora, el reclamo espera por el sorteo de juzgado en la Cámara Federal de San Martín, tiempo en el cual no rige ninguna medida restrictiva contra la lógica privatizadora.

 

Compartir: