Probable retraso hasta finales de octubre de la entrega de los nuevos B787 Dreamliners

307
0
Compartir:

Es probable que la entrega de los nuevos B787 Dreamliners se retrase al menos hasta finales de octubre, ya que Boeing no logró convencer el pasado jueves a la Administración Federal de Aviación (FAA) de EEUU para que aprueben su propuesta de inspeccionar el avión, según informó el pasado fin de semana el diario The Wall Street Journal.

El pasado mes de julio, el regulador aeronáutico norteamericano confirmó que algunos 787 aún no entregados a las aerolíneas tenían un problema de calidad en la fabricación que la compañía tenía que solucionar. La FAA rechazó la reciente propuesta de inspección del fabricante de aviones. Los clientes pueden tener la oportunidad de rehacer sus pedidos en la medida en que el retraso persista.

Boeing suspendió las entregas del 787 a finales de mayo después de que la FAA expresara su preocupación sobre su método de inspección propuesto, diciendo que estaba “esperando datos adicionales de Boeing antes de determinar si la solución de la compañía cumple con las regulaciones de seguridad”. En mayo, la FAA había emitido dos directivas de aeronavegabilidad para abordar los problemas de producción de los aviones en servicio.

El 737 MAX y el 787 del fabricante de aviones estadounidense se han visto afectados por problemas eléctricos y de otro tipo desde fines del año pasado, y solo reanudó las entregas de los 787 en marzo después de una pausa de cinco meses, solo para detenerlos nuevamente en mayo.

Dos importantes legisladores estadounidenses dijeron en mayo que estaban buscando registros de Boeing y la FAA sobre problemas de producción relacionados con el 737 MAX y el 787 Dreamliner. La FAA dijo que estaba investigando fallos de fabricación que involucraban a los 787 Dreamliners. Boeing dijo en agosto que las aerolíneas que operan sus 787 Dreamliners retiraron ocho aviones de servicio como resultado de dos problemas de fabricación distintos.

En el pasado mes de junio, en una conferencia, el presidente ejecutivo de Boeing, Dave Calhoun, dijo que los 787 estaban “funcionando maravillosamente”. Pero agregó que “la FAA, con razón, quiere saber más sobre los análisis y controles de proceso que implementamos, que son diferentes a los que teníamos anteriormente, para que podamos ser más perfectos”. Calhoun dijo que esperaba que la revisión de la FAA centrada en Boeing se “midiera en meses y no más que un año”.

Fuente: /actualidadaeroespacial.com

Compartir: