Boeing emite 25.000 millones de dólares de deuda y rechaza la asistencia estatal

601
0
Compartir:

El lunes pasado, en pleno control de daños después de haberse bajado abruptamente del acuerdo con Embraer, David Calhoun dijo que Boeing iba a recurrir a los mercados de capitales para conseguir dinero fresco, necesario para que la compañía tenga margen operativo en los -por lo menos- dos años terribles que tiene la industria por delante.

Ayer jueves, la compañía anunció que colocó 25.000 millones de dólares en bonos con vencimientos de tres a cuarenta años, con una tasa de interés del 5,15%. Esta deuda nueva se suma a los 39.000 millones que la empresa tenía a fines de marzo.

Entre esos 39.000 millones, están los 13.000 que obtuvo de un grupo de bancos a fines del año pasado. La demora en la vuelta al servicio del MAX y la pandemia se llevaron puesta la idea de Boeing de tener esos fondos como una «reserva», y ya se los gastó enteros.

Justo el miércoles la calificadora Standard & Poor’s le había bajado la calificación a Boeing a BBB-, el último grado antes de irse al descenso de los bonos basura. Es decir que por ahora, mantiene la categoría de «Investment Grade», pero debió agregar una cláusula en la que compensa a los tomadores de estos bonos nuevos si en algún momento bajan.

Por supuesto que la tasa que pagan los bonos ayudó fuertemente al interés de los inversores, ya que en 2019 había emitido una serie de bonos a 10 años con una tasa del 2,96%. Esto muestra la necesidad de dinero de Boeing, y le pone una presión extra importante para generar las ganancias que le permitan el pago bajo las condiciones pactadas.

«La sólida demanda de la oferta refleja un fuerte apoyo a la fortaleza a largo plazo de Boeing y la industria de la aviación», dijo Boeing en un comunicado emitido hoy. «Como resultado de la respuesta, y a la espera de la concreción de esta transacción prevista para el lunes 4 de mayo, no planeamos buscar financiamiento adicional a través de los mercados de capitales o las opciones del gobierno de los Estados Unidos en este momento».

Con esta decisión, Boeing renuncia a obtener una parte de los 17.000 millones de dólares que el gobierno norteamericano, a través del CARES Act, había separado para las empresas consideradas estratégicas. Claro que esa plata no iba a llegar gratis: implicaba la cesión de una parte de las acciones de la compañía y un control más estricto de las finanzas de la misma.

David Dohnalek, vicepresidente senior de Boeing, dijo el jueves a los posibles inversores en la oferta de bonos que la compañía creía «la liquidez adicional obtenida a través de esta emisión de bonos nos brinda suficiente margen para administrar nuestro negocio en el futuro previsible ”.

Recuperar las tasas de producción -reducidas fuertemente el lunes- será clave para recuperar un ritmo de ganancias que le permita cumplir con los pagos, y Calhoun dijo el miércoles que cuando Boeing estabilice la producción, «estaremos en buena forma para comenzar ese proceso de devolver dinero a nuestros acreedores». Y concluyó con la pregunta que nos hacemos todos: «Ahora, la cuestión es ver a qué tasa lo devolvemos.».

 

Compartir: