El Gobierno portugués cesa a la cúpula de TAP por indemnización ilegal

246
0
Compartir:

07/03/2023 Hosteltur.com – Nota

La exadministradora Alexandra Reis recibió 500.000 € al dejar la compañía en febrero de 2022. El Gobierno portugués cesa a la cúpula de TAP por indemnización ilegal. Luís Rodrigues asumirá como consejero delegado y presidente del consejo de administración

El Gobierno de Portugal anunció este lunes el cese de la cúpula de la aerolínea TAP Air Portugal, de capital estatal , después de que una inspección concluyese que fue ilegal la indemnización de medio millón de euros pagada a la exadministradora Alexandra Reis.

El ministro de Finanzas, el socialista Fernando Medina, dijo en rueda de prensa que es necesario «pasar página» en la gestión de la empresa y comunicó el cese de la consejera delegada de TAP, Christine Ourmière-Widener, y del presidente del consejo de administración, Manuel Beja.

El presidente del grupo SATA (aerolíneas del archipiélago de Azores), Luís Rodrigues, asumirá las funciones de ambos cargos
Esta decisión se produce a raíz de una indemnización pagada a la exadministradora Reis, cuando dejó la compañía en febrero de 2022. Meses después, fue nombrada secretaria de Estado del Tesoro y la polémica generada por la indemnización y su nuevo cargo acabó en una crisis para el Gobierno socialista, con su dimisión y la del ministro de Infraestructuras, Pedro Nuno Santos.

La Inspección General de Finanzas (IGF) concluyó, en un informe hecho público este lunes, la «nulidad» del acuerdo entre TAP y Reis y que la aerolínea tiene derecho a reclamar la devolución de la mayor parte (unos 450.000 euros) de la indemnización que fue pagada , informó Medina.

La IGF también detectó «deficiencias graves» en la relación entre la administración de TAP y el Estado, como accionista único de la aerolínea, y recomendó que fuese «evaluada» su actuación, lo que llevó al Ejecutivo a decidir el cese de los dos máximos responsables de la compañía
El ministro señaló que no tendrán derecho a recibir ninguna indemnización, ya que se considera un despido «procedente», aunque recordó que Ourmière-Widener y Beja pueden recurrir la decisión en los tribunales. El resto de la administración, al menos por ahora, se mantendrá en funciones.

El nuevo líder de TAP no recibirá ningún bono por el ejercicio de sus funciones, como sí estaba previsto para la anterior consejera delegada.
TAP es propiedad del Estado portugués, que tiene actualmente en sus manos el 100 % del capital tras aumentar su posición para salvarla tras los daños sufridos por la pandemia, y la aerolínea está bajo un plan de reestructuración. El gobierno tiene previsto lanzar en breve el proceso de reprivatización de la compañía, por la que ya han manifestado interés el grupo hispano-británico IAG -matriz de IberiaBritish Airways y Vueling-, Air France y Lufthansa.

Compartir: